APUNTES RELIGIÓN 3º de ESO

APUNTES COMPLETOS 

OPCIÓN 1

APUNTES COMPLETOS

OPCIÓN 2

APUNTES COMPLETOS

OPCIÓN 3

ANEXO III: PROYECTO TIERRA MEDIA (SANTIAGO VIDAL)

TEMA 1: ¿Quién Soy?

Fuente: https://hgloriarubio.wixsite.com/vida-con-sentido/quien-soy-yo

Introducción

En el tema anterior profundizamos en el sentido de la vida para reflexionar en el nuestro e ir preparándonos para la elaboración de nuestro propio proyecto personal. En este nuevo tema nos preguntaremos por nuestra identidad y aquellos factores que intervienen en ella.

Las actividades del Árbol y de la Jungla  te han introducido en el maravilloso mundo de tu ser. Conocerse “es la clave para dejar de andar por la vida simplemente sobreviviendo, y pasar a vivirla intensamente, pero la respuesta a la pregunta QUIÉN SOY YO (a la que llamamos identidad) es muy compleja…

 

Es en los años de la adolescencia y juventud en los que más clarificamos nuestra identidad, siendo el segmento de la vida en que en menos cantidad de tiempo, más cambios sufrimos, y más decisiones trascendentales tomamos: de los 15 a los 30 años es el momento donde definimos el resto de nuestra vida, precisamente por el tipo de decisiones que tenemos que tomar. Pues antes de tomar decisiones como: ¿quiero casarme?, ¿estoy listo para tener relaciones sexuales?, ¿qué voy a estudiar?, ¿quiero consumir alcohol u otras drogas?, ¿a dónde voy a buscar trabajo? ¿qué valores quiero que guíen mi vida?, es necesario clarificar un poco el ¿quién soy?

Para saber QUIÉN SOY YO en verdad, “es necesario conocerme bien como persona. Solo quien se conoce y se acepta primero, puede tomar el control de su vida y plantearse un proyecto para la misma.-

2.1 Estoy llamado…

(Cfr. Los 6 Pasos De Proyecto de Vida de Un Joven. Autor: Navarro Bulgarelli, Mauricio Javier, San José de Costa Rica)

Las actividades anteriores te han introducido en el maravilloso mundo de tu ser. Conocerse “es la clave para dejar de andar por la vida simplemente sobreviviendo, y pasar a vivirla intensamente, pero la respuesta a la pregunta QUIÉN SOY YO (a la que llamamos identidad) es muy compleja…

Es en los años de la adolescencia y juventud en los que más clarificamos nuestra identidad, siendo el segmento de la vida en que en menos cantidad de tiempo, más cambios sufrimos, y más decisiones trascendentales tomamos: de los 15 a los 30 años es el momento donde definimos el resto de nuestra vida, precisamente por el tipo de decisiones que tenemos que tomar. Pues antes de tomar decisiones como: ¿quiero casarme?, ¿estoy listo para tener relaciones sexuales?, ¿qué voy a estudiar?, ¿quiero consumir alcohol u otras drogas?, ¿a dónde voy a buscar trabajo? ¿qué valores quiero que guíen mi vida?, es necesario clarificar un poco el ¿quién soy?

Para saber QUIÉN SOY YO en verdad, “es necesario conocerme bien como persona. Solo quien se conoce y se acepta primero, puede tomar el control de su vida y plantearse un proyecto para la misma.”

Sabiendo esto, Qué contestarías a la pregunta…

quien soy.jpg
Vídeo: Cómo llegar a ser uno mismoSaber quién soy es la clave para dejar de andar por la vida simplemente sobreviviendo, y pasar a vivirla intensamente, pero la respuesta a la pregunta ¿QUIÉN SOY YO? (a la que llamamos identidad) es muy compleja. De hecho pasamos toda nuestra vida construyendo nuestra identidad, y también reconstruyéndola y reconstruyéndola ya que no somos seres determinados sino condicionados por aquello que nos ha sido dado y aquello que vamos creando.
factores_edited.jpg
dado2_edited.jpg
con Dios.png

Es posible que en el ejercicio anterior hayan salido “respuestas como el nombre, la profesión que quieres estudiar, el rol dentro de tu familia, entre otras.  Pero El “yo” (el quién soy) es más que eso, es la suma de muchos factores que podemos agrupar de la siguiente manera:

• Mis roles sociales: hijo (a), hermano (a), amigo(a), estudiante, trabajador, entre otros,

• Mis características: físicas, biológicas, mis virtudes y defectos,

• Mis valores, mis creencias, aquello que le da sentido a mi vida
• Mis sueños, intereses, gustos, metas,

• Mi personalidad, mi forma de ser,

• Mi ambiente y su influencia en mi familia, mi colegio, mi barrio y mis amigos,

• Mis oportunidades y mis amenazas,

• Mis experiencias de vida, mis alegrías, mis penas, pero sobretodo mis aprendizajes.

Un aspecto muy importante para responder a la pregunta ¿quién soy? es reconocer que toda persona es un ser vocacionado. Todos lo somos. Etimológicamente la palabra “vocación” viene del latín “vocare”, que significa llamado. Y Dios, en su infinita misericordia, nos hace varias llamadas. José Sorando, un salesiano español, en su libro “La Orientación Vocacional” (2000), propone tres llamadas básicas para nuestra vida, que son las siguientes: Vocación a ser persona, vocación cristiana, vocación específica (esta última llamada la trabajaremos en el siguiente capítulo)

2.1.1 Vocación a Ser Persona.

El primer gran llamado es a ser persona. La vida es vocación en sí misma. Es ese llamado a ser lo mejor de nosotros(as) mismos, pero sin dejar de ser auténticos. Es ser la mejor versión de nosotros mismos que podamos ser, en vez de resignarnos con ser una copia de otra persona.

La vocación es un don de Dios, un regalo. “La vocación es el sueño de amor que Dios tiene en el corazón para cada uno y cada una de nosotros(as)” (Sorando, 2000).

Muchas veces los jóvenes cometemos el error de pensar que la vocación se reduce al servicio que realizamos en la iglesia. Pero la vocación a ser persona va más allá́, impregna toda nuestra existencia. De hecho tiene más que ver con lo que se “es” que con lo que se “hace”.”

Lee con atención la explicación de la vocación cristiana que viene a continuación y sintetiza su contenido valiéndote de las herramientas que creas necesarias para dar una charla TED de 3 minutos:

2.1.2 Vocación Cristiana

“La vocación a ser persona es un primer llamado al ser. Este segundo llamado es aún más radical. No es simplemente dejar de sobrevivir para pasar a vivir. El llamado y la invitación que Jesús nos hace es a disfrutar la vida en su máxima expresión, y eso lo logramos tratando de ser como Él en el mundo. Es un llamado a seguirle radicalmente, dentro de la Iglesia, en busca de la santidad.”

No todos comprenden la vocación cristiana pues es necesario reconocer, por medio de la fe, que para el cristiano Jesús es el Camino, la Verdad y la Vida o dicho de otra manera, es el Camino que nos conduce a la Vida Verdadera.

Vivir la vocación cristiana comienza con el encuentro personal con Jesús que invita a seguirle y nos mueve a replantear nuestra manera de vivir, de actuar, y genera en nuestro interior un deseo de conversión “como respuesta inicial de quien escucha al Señor, por Él se dejó seducir, cree y decide ser su amigo, y se anima a seguirlo” (CELAM, 2011: p. 85).

Luego del encuentro y la conversión viene el aprender de él, el nutrirnos de su Palabra y de su vida por medio de los sacramentos y los grupos de oración en los que vamos creciendo en comunidad para vivir intensamente la vida cristiana en familia, en la iglesia y en la realidad social en la que se encuentre, colegio, universidad o trabajo.

Por último, vivir la vocación cristiana nos hace compartir  con los otros  la  alegría de nuestro de nuestra fe y cuidar las relaciones que, como seres humanos, todos tenemos. Revisemos esas relaciones:

1.    Relación con uno mismo: El autoestima. Este punto es muy importante, debido a que no se puede dar lo que no se tiene. Entonces, no se puede amar al prójimo si primero uno no se ama a  sí mismo(a). Esta parte es vital de valorar en este momento del primer paso. No se trata de resignarse con lo que uno es, sino de aceptarse, de amarse, de saberse una persona humana y por tanto no perfecta, pero siempre perfectible. Y en la medida que uno sea consciente de sus errores y se tenga   la disposición por mejorar, entonces en esa medida amarse por quién uno es. Ya dice el refrán popular: “si no se ama uno mismo, ¿quién lo va a hacer por uno?” No hay que compararse con nadie, sino con uno mismo. Hay que tratar de ser siempre una mejor versión de uno mismo, y las cosas en la vida mejorarán notoriamente.

2. Relación con el mundo: Se trata de ser un profesional cristiano, independientemente de la profesión. De ser un estudiante cristiano, un trabajador cristiano, un empresario cristiano, un agricultor cristiano. Aquí lo importante no es tanto lo que se hace para vivir, o lo que se sueña con hacer. Se trata más bien de entender que eso que se hace es la manera en que se está  relacionando  con  el  mundo.  Y como estudiante, como trabajador, como profesional, como empresario, como ama de casa se puede dar lo mejor de uno para hacer de este un mundo mejor, para construir la civilización del amor. A veces creemos que es muy  poco  lo que podemos cambiar, que hay que ser político u obispo para cambiar la situación de nuestro país. Pero aunque estos roles sociales son de suma importancia, cada uno está llamado a ser cristianos ahí en el rol que tenemos en este mundo.

Para un momento y pregúntate

¿Desde mi situación actual, qué estoy aportando para hacer de este mundo un poco más humano, más justo, más solidario, más feliz?​

3. Relación con los demás: Ser es amar, y amar es ser. Es la reciprocidad del amor. Se trata de entender que somos seres creados para amar, y para ser amados. Tenemos que dejarnos  amar  por  Dios  (Él siempre nos ama primero), y luego amarnos a nosotros mismos y  amar  al  prójimo.  Esta    es la clave de la vocación cristiana: la vivencia  del amor.

4. Relación con Dios: Es poder ver la vida como el máximo don (regalo) que Dios nos dio. Y saber que esta vida Dios nos la regaló con un propósito, y es  el de la santidad. Dios quiere que seamos santos. Y nos da toda una vida eterna para lograrlo.

Ahora bien, el cristiano debe de serlo en todo momento. No se trata de ser cristiano en misa o cuando se está en un grupo juvenil. No se trata tampoco de alejarse de “lo mundano” por ser cristiano. Todo lo contrario, el llamado a la vocación cristiana se tiene que vivir ahí donde se está, en los diferentes ambientes. Se trata de ser cristiano sí en la pastoral juvenil, pero también en la familia, en el barrio, en “el cole” o “la u”, en el trabajo, con los amigos y amigas, con la pareja. Es ver en el cristianismo un estilo de vida. Mejor aún, su estilo de vida.

Un estilo que no sólo debe abarcar el “ser”, sino también el “hacer”. Una vez que soy cristiano, ahora sí actúo como cristiano. Es decir, actuaré como un cristiano lo haría en los estudios, en el trabajo, en la familia, con la pareja, en los deportes, los pasatiempos, en todas las áreas de la vida. No se trata de hacer todo bien, se trata de amar lo que se hace, y sobre todo hacerlo con amor.

No se si eres de los jóvenes que piensan que hay personas más “vacacionadas” que otras, o que existen “mejores vocaciones” que otras. Pero la verdad es que todas las vocaciones son esenciales para la vida de la Iglesia: todas las personas desde su forma de ser y sus acciones pueden (y deben) generar nuevas formas de servirle “al prójimo” y de evangelizar.

Saber que desde mi realidad soy cristiano. Y desde esa realidad se puede ser santo. Juan Pablo II nos decía que: “La vocación del cristiano es la santidad, en todo momento de la vida. En la primavera de la juventud, en la plenitud del verano de la edad madura, y   después también en el otoño y en el invierno de la vejez, y por último, en la hora de la muerte.”

En este mundo hay muchas personas y cada una de ellas tiene una historia personal con Dios. Unos le han tenido cerca siempre y otros muchos son los que se encuentran con Él en un momento determinado de la vida y gracias a ese encuentro da un vuelco su existencia…

 “Antes que el dinero y la fama, quiero formar una familia cristiana”

https://www.youtube.com/watch?v=OtypJz1qVJQ

https://www.youtube.com/watch?v=C4jWt-j09KY

vocacion cristiana.jpg

“Celia es malagueña, tiene 21 años y estudia en la Universidad de Navarra. El pasado 15 de diciembre, iba por el campus camino de la biblioteca para dar un repaso antes de su último examen y volver a casa por Navidad. Eran las 8:32 de la mañana cuando un camión que dio marcha atrás la atropelló. Estuvo a punto de morir. El accidente ha marcado su vida, pero no como una desgracia, sino como un renacer. Lo explica ella misma en este video: Renacer de las cicatrices”

 “Pongamos de moda pedir ayuda”

¿Tú también estás harto de fingir?

Pablo España es un chico de 26 años. Estaba harto de fingir, de no ser quién de verdad era. Fue creando un personaje y escondiéndose tras las corazas que se iba poniendo por miedo e inseguridad, fruto de una autoestima más bien baja. Vivía atrapado bajo el caparazón de las apariencias, del todo va bien, del soy feliz, yo controlo y voy a salvar el mundo porque lo puedo todo; pero no era feliz, estaba vacío porque vivía en una farsa que cada vez le angustiaba más. “Pongamos de moda la familia”

con el mundo.jpg

Así se podría resumir el cambio tan radical que experimentó María Arratibel en su vida. Ella antes era de las que se reía de la religión. La fe no era nada, hasta que pasó a serlo todo

Recuerda que la propia vocación es el llamado que Dios te hace, ¿qué le vas a responder?

2.2  Mi identidad personal-

Es en los años de la adolescencia y juventud en los que más clarificamos nuestra identidad, siendo el segmento de la vida en que en menos cantidad de tiempo (unos 15 años aproximadamente), más cambios sufrimos y más decisiones trascendentales tomamos.

Nuestra identidad es el resultado de una serie de factores fisiológicos, experienciales y sociales que debemos conocer con el fin de llegar a nuestro desarrollo pleno y feliz. 

a.Factores fisiológicos

Nuestro cuerpo es una máquina perfecta que poco a poco va desarrollándose hasta llegar a la plena maduración. Externamente podemos ver cambios significativos pero es internamente en donde grandes “revoluciones se están realizando. Es muy importante conocernos y saber leer las señales que nuestro cuerpo nos da.

¿Sabes qué está sucediendo al interior de tu cuerpo?  ¿Conoces tus señales especiales? ¿Sabes qué función tiene cada uno de los órganos de tu cuerpo?————————-

dado_edited.jpg
athanas.jpg
Celia_edited.jpg
Pablo_espa%C3%B1a_edited.jpg
Mar%C3%ADa_Arratibel_edited.jpg
cerebro_edited.jpg
b. Experiencia personal y entorno social

El “yo” (mi identidad) está en constante construcción y reconstrucción durante toda la vida (desde el nacimiento hasta la muerte), pero es en la adolescencia donde se toma una mayor conciencia de ello. Se experimentan muchas opciones, se tiene un entorno social, se interioriza lo que se quiere para sí mismo y se rechaza lo que no se quiere; por lo tanto es la etapa donde más se descubre y se construye el “yo”.

Para seguir clarificando la pregunta por el quién soy, es bueno que reflexiones sobre tus gustos, habilidades, limitaciones, sueños, valores, temperamento, tu familia, tus amistades…”, lo que has vivido y el ambiente en el que vives y luego de trabajar el tema, es el momento para tomarte un tiempo a solas y verte a ti mismo para descubrir tus respuestas a estas sencillas preguntas que te guiarán en este fascinante viaje  del  autoconocimiento…

Escucha estos testimonios, quizás sus vidas iluminen la tuya y más si tuviste algún suceso doloroso que no has superado o te preguntas por qué te sucede a ti lo que te sucede…

Analicemos un poco más la vida de Dimitri que es el claro ejemplo de que las experiencias de vida influyen evidentemente en nuestra vida PERO NO LA DETERMINAN. Siempre hay posibilidad de seguir adelante y decidir cortar con la cadena.

Luego de ver su testimonio, ¿con qué te quedas?

Que te sugiere esta frase de Dimitri en su testimonio: “Incluso en mis peores momentos sabía que mi corazón era de Dios”

Tenía 19 años, amaba el deporte y unos meses antes le habían diagnosticado leucemia. Su historia dio la vuelta al mundo, le plantó cara a la enfermedad, por sus ganas de vivir cada día como si fuera el último, pero también por la campaña que abanderó por la donación de médula. Se batieron todos los récords consiguiendo un número histórico de donantes a través de sus llamamientos en las redes, contando su experiencia. Miró de frente a la muerte, no le tenía miedo, y supo sacarle lo mejor a la vida porque no se quedó en lo que le pasaba sino que se propuso no rendirse.

Luego de ver su testimonio, ¿con qué te quedas?

Que te sugiere esta frase de Pablo en su testimonio: «La muerte no es triste, lo que es triste es no saber vivir»

A lo largo del bimestre hemos visto una serie de testimonios que nos han enseñado lo que es la resiliencia, o capacidad para minimizar los efectos negativos de la adversidad y maximizar los positivos.

dimitri.jpg
pablo raez.png
resiliencia.jpeg
resiliencia2.jpeg

El trabajo que has realizado ha supuesto momentos de reflexión, recuerdos, sentimientos… Algunas veces la reflexión ha sido grata y otras muchas no tanto. Sea como sea, tu identidad es suma de tu desarrollo físico, tus experiencias directas y el entorno que te rodea. Si algún aspecto de los reflexionados ha supuesto dolor, te has sentido incómodo, ha revivido situaciones difíciles, lo que debes hacer es buscar con quién hablarlo pues, aunque no lo creas, está dentro de ti y necesita ser sanado. Ese es el reto, el VERDADERO RETO: comenzar a sanar las heridas que hay en tu interior.-

 

1. Las grandes preguntas del ser humano.

1. Lo penúltimo y lo último

No es que el hombre no sepa muchas cosas sobre sí mismo. No se trata de falta de información, sino de la dificultad que experimenta para entenderse a sí mismo. Como si, al analizarse, encontrara piezas que no sabe exactamente para qué sirven, qué función desempeñan; ¿son restos del pasado, como la muela del juicio parece revelar una precedencia rumiante de nuestra especie? ¿son vestigios iniciales del futuro? ¿pero de qué futuro?; porque ¿hay un después?

Cada generación necesita una respuesta actualizada a las grandes preguntas que el hombre se hace sobre sí mismo, y tiene que ser ella misma quien las encuentre. No se aprenden desde fuera; han de encontrarse dentro. A esto se refiere Melville cuando dice que “es vano intentar divulgar lo que es profundo, y toda verdad humana es profunda. De ese minero profundo que trabaja en todos nosotros, ¿cómo puede uno deducir, por el sonido apagado y sordo de su piqueta, adónde lleva su pozo?. Pues todo lo que de verdad es prodigioso y terrible en el hombre, jamás se ha puesto aún en palabras o libros” (H. Melville, Moby Dick).

Las fisuras para descender a lo profundo, a lo interior del hombre, son esas fracturas que el hombre experimenta entre lo que presiente como posible y lo que en realidad obtiene, entre la vida a la que aspira y la que en realidad consigue, la diferencia entre lo proyectado y lo realizado, entre la realidad de su vida terrena y su aspiración radical a traspasar sus estrechos límites actuales e ir más allá. Ese desajuste es tan grande y evidente que constituye para él una fuente de desasosiego y de inquietud. El hombre advierte que ese gran proyecto que es su vida, frecuentemente acaba en una realidad deficiente que le deja insatisfecho.

No es algo que afecte únicamente a los perdedores en la vida, a aquellos a quienes el azar no ha deparado sino papeles insignificantes en la escena social; ni tampoco a aquellos que comenzaron su vida llenos de energía, pero cuyo proyecto inicial acabó degenerando en una realidad mediocre. No; se trata de una percepción general que, aunque naturalmente admita grados, afecta a todos, también a aquellos a quienes la opinión pública tiene por triunfadores.

Quizás este fenómeno se detecte ahora con mayor claridad que en épocas pasadas, en las que permanecía enmascarado por el tópico de pensar que esa tendencia de autosuperación del hombre, cuyo fracaso producía en él esa sensación de frustración, era algo que únicamente la religión ponía en el hombre y no procedía del mismo interior del hombre. Con la puesta en práctica del programa Ilustrado, desaparecido Dios debería haber desaparecido también ese oscuro sentimiento de fracaso, y el hombre habría de vivir en paz consigo mismo. En la práctica las cosas no han ocurrido así.

Hoy conocemos que esa especie de permanente insatisfacción interior pertenece a la esencia íntima del hombre, brota de su propia interioridad. Forma parte del bagaje del hombre ese hambre del espíritu de ir a más, de querer más, de ser más de lo que ahora es; y forma parte también de su propia situación la imposibilidad de hacer plenamente efectivo todo eso a lo que se siente llamado. Una especie de ruptura entre aquello a lo que aspira y aquello que consigue, como un defecto de origen que le llevara a la desesperación o a la locura, porque todos los intentos de moderar esa aspiración o de desviarla hacia objetivos alcanzables se revelan inútiles. Prometeo, aun encadenado y alejado de los dioses, sigue suspirando por algo que le trasciende y que a la vez, paradójicamente, entiende que le pertenece. El hombre es un ser que, cuando trata de encontrar sus propios límites, cuando se decide a viajar hacia los lejanos confines de sí mismo, presiente lo infinito. En la experiencia del amor verdadero, en el acto mismo de creación artística, en la lúcida sorpresa del propio existir y en otras muchas experiencias, se revelan al hombre profundas luces acerca de sí mismo, como relámpagos que rasgaran la oscura tiniebla de su existencia, de su apariencia opaca y gris, y le hicieran entender que el hombre no se explica por completo desde el hombre (Clément).

2. La recuperación positiva del mito

Quizá sea éste el momento -ya que hemos citado a Prometeo- para hablar, aunque sea brevemente, de la función de los mitos en la cultura clásica. Hasta este siglo los mitos fueron considerados como primitivos y elementales intentos de una explicación precientífica y prefilosófica del hombre y del mundo, sin otro valor reseñable que su pintoresquismo y su condición de vestigios remanentes de los primeros balbuceos explicativos que el hombre se ha dado a sí mismo.

A comienzos de siglo, por obra sobre todo de los estudios de Mircea Eliade, comenzó a intuirse una nueva valoración más positiva del mito, y sin duda más real, que el fracaso del positivismo científico en el estudio de la Antropología no ha hecho sino fomentar. Los mitos pasaron a ser considerados más bien como intentos de expresión de lo inefable que vive en el hombre, del misterio profundo que lo habita. Su propia realidad interior se le aparece como inexpresable directamente en palabras, inefable, indefinible, incapaz de ser recogida en la brevedad de una definición que no la traicione. Entonces el hombre aborda la explicación de manera indirecta a través del mito, a través de esos relatos de extraordinaria carga simbólica y dramática, en los que se trata de reflejar algo que está más allá de las palabras: aspectos esenciales del enigmático ser humano, sus conflictos interiores, sus inquietudes de siempre (García Gual).

Los mitos perviven porque, con todo, a pesar de su antigüedad en el tiempo, nos resultan extrañamente familiares, y la fascinación que siguen ejerciendo está sin duda vinculada precisamente a su carácter simbólico: los mitos apuntan a algo que late más allá de la realidad aparente. ¿Cómo no pensar que el mito de Prometeo expresa la convicción de ese algo extraordinario, divino, que el hombre encuentra dentro de sí, que lo hace superior en dignidad al resto de lo creado, vinculado a la muerte pero también a los dioses?; ¿cómo sustraerse a la impresión de que Saturno devorando a sus hijos manifiesta la necesidad que experimenta el hombre de ponerse él mismo y poner su vida a salvo del tiempo que todo lo destruye y lo convierte en el polvo del olvido, la oscura convicción del hombre acerca de que el tiempo y la muerte, por tanto- no debería tener la última palabra sobre él?

Pero volviendo a la cuestión inicial, podemos decir que cuando el hombre ya ni se pregunta por quién es él mismo, cuando la cuestión de su verdadera identidad ni siquiera se plantea porque las grandes preguntas parecen haber desaparecido, los problemas no sólo no se arreglan sino que se hacen más evidentes bajo la forma de angustia, de frustración, de sinsentido. Cuando el hombre no sabe quién es, cuando ignora su propia profundidad, intenta superar los problemas de sentido con respuestas superficiales, pretende curar sus propias contradicciones con remedios que no sirven sino para mitigar algo su dolor hasta la próxima crisis: no se cura el cáncer ni cualquier enfermedad seria con analgésicos. A veces esta especie de vértigo o de angustia no se presenta sino al cabo del tiempo, al cabo de mucho tiempo. Lo cual es un indicio más -casi una evidencia- de la grandeza del hombre. Tenía razón quien dijo que “un hombre puede estar viviendo en la periferia de sí mismo, y pensar que su vida es apasionante”. Pero mucho más apasionante es ahondar, sumergirse dentro de uno mismo y descubrir lo que está oculto a la mirada desde fuera: ese algo oculto que en realidad necesita emerger, brotar, salir a la superficie y desplegarse en acción.

Conviene empeñarse en descender al fondo de uno mismo; y una vez allí, no sólo ver sino también y quizá sobre todo- escuchar. El corazón del hombre actual corre el riesgo de convertirse en una casa llena de ruido, de una barahúnda confusa y multitudinaria de reclamos que lo interpelan y lo invitan a vivir asomado a la ventana de sí mismo cuando no en la calle. Vivir en la época de la comunicación significa residir permanentemente en un mercado en el que se pregonan constantemente todo tipo de mercancías. Es imposible atender a todos los mensajes que se reciben, pero el verdadero peligro es instalarse en la confusión, quedar enganchados en esa marcha variada, leve y divertida que nos llega a distraer de lo esencial, sentir lo que un autor ha llamado la fascinación de lo inútil (Thibon), y flotar como boyas en la superficie de uno mismo, en el perímetro de la propia vida: dejarse llevar mansamente por la corriente del mero acontecer. Porque el problema no es la existencia de cosas divertidas; es bueno que las haya, y el hombre no debe poder vivir sin ellas. “El hombre -dice Santo Tomás de Aquino- no está hecho para vivir en la tristeza”. El problema verdadero es acabar ignorando las cosas esenciales por haberse rendido incondicionalmente a las puramente divertidas, porque el hombre se incapacitaría así para entender toda la riqueza que se esconde en su propio interior, que convierte su vida en una realidad no sólo interesante, sino verdaderamente apasionante. Quizá el problema más agudo de la Modernidad y de la Posmodernidad sea precisamente éste: que el hombre ha olvidado quién es él realmente, se ha olvidado de su dignidad constitutiva.

En 1964 dos astrónomos, Penzias y Wilson, estudiando las radiaciones recibidas del espacio por un radiotelescopio, descubrieron la llamada radiación de fondo, una radiación de muy baja energía, igualmente distribuida en todo el espacio interestelar, una radiación nada llamativa, nada brillante, pero que sin embargo es esencial, porque resulta ser la confirmación más valiosa, al menos por ahora, de la teoría del big-bang. No estaría nada mal que nosotros alguna vez fuéramos haciendo eso mismo: desconectar las emisiones escasamente interesantes, ir a la búsqueda de nuestra radiación de fondo, que nos dice cosas esenciales sobre nosotros mismos. Escuchar nuestra propia vida con oído musical y averiguar de dónde viene la música fundamental. Esta radiación de fondo tiene que ver con el sentido. La cuestión del sentido es tan esencial, que un autor ha podido decir con verdad que “el hombre es un animal que más que de pan se alimenta de sentido”.

Cuando el hombre se estudia a sí mismo desde esta perspectiva descubre, como hemos dicho, esa especie de defecto de fábrica, esas rupturas como rendijas a través de las cuales parece filtrarse una luz que le dice sobre él mismo mucho más que todas las cosas conocidas y sabidas de antemano, fisuras a través de las cuales percibe y presiente, aunque sea vagamente, algo (Alguien) que le trasciende y que le espera, donde le aguarda su vida verdadera, más verdadera aún y más plena que ésta que vivimos en el tiempo: atisbos del Infinito.

3. La pregunta por el origen

3.1 La extrañeza de existir

El hombre es capaz de conocer muchas cosas sobre el mundo y sobre sí mismo, conocimiento vastísimo y admirable. Todo eso presupone, naturalmente, que el hombre y el resto de los seres existen. Yo conozco, amo, vivo… porque existo. Nos sentimos tan existiendo si se me permite utilizar esta extraña expresión-, tenemos nuestra existencia como algo tan propio y tan logrado, que muchas veces se nos olvida preguntar precisamente por su fundamento. Tan atareados con el hacer, con el propio vivir, olvidamos preguntar por la razón de ese mismo vivir.

Un viejo filósofo pensó, hace ya tiempo, que el hombre se distingue esencialmente del animal porque con su cabeza emerge, por decirlo así, del agua del tiempo. Los animales serían así como peces nadando en esas aguas, arrastrados por el tiempo. Sólo el hombre puede hacer emerger su cabeza de las aguas. Ahora bien, ¿lo hacemos verdaderamente así? ¿No somos a veces también nosotros simples peces en el mar del tiempo, arrastrados por la corriente, sin abarcar con la mirada ni el lugar de donde viene ni al que va? ¿No quedamos absorbidos completamente en los pormenores de la vida cotidiana, en sus apuros y necesidades, de cita en cita, de deber en deber, de suerte que somos incapaces de percibirnos a nosotros mismos? (Ratzinger).

Pero además de la agitación de la vida cotidiana con sus mil pequeñas dificultades, está el hecho, aludido con anterioridad, de que el hombre en la sociedad actual vive en estado de solicitación permanente por parte de los medios de comunicación y de publicidad: cae sobre él una lluvia de información tan abundante, persistente y variada, que al hombre le resulta imposible de procesar y convertir en conocimiento. Se corre el peligro de un cierto embotamiento ante tanta profusión informativa, de modo que no se acierte ya a distinguir lo importante de lo secundario porque todo se le da como si fuera esencial, bien se trate del suicidio colectivo de los miembros de una secta esotérica como del último perfume que Rabanne saca al mercado. Así, lo inmediato puede distraer al hombre de lo esencial y decisivo, de manera que nunca se le hace momento de emerger, de intentar sacar la cabeza del agua y mirar por encima del mar al cielo y las estrellas, a fin de entenderse también a sí mismo, de bucear en el fondo de la propia existencia y preguntarse: ¿quién soy yo? ¿Quién es el hombre?

No sólo la falta de tiempo impide llevar a cabo esa actividad cuya necesidad se impone más que nunca como una cuestión ineludible de primera necesidad: pensar, y hablar sobre lo pensado. Nuestra época se caracteriza por un exceso de percepciones, por una amplísima gama de imágenes que están a la casi permanente disposición de cada uno con una profusión difícilmente imaginable hace unos años. El peligro que se corre es que la sensación secuestre al pensamiento, lo inhiba; y con él la libertad. Sin pensamiento no hay libertad radical sino sólo aparente: puedo elegir cosas, pero no puedo elegir quién quiero ser. Es un peligro realísimo, porque como dice Mondzaine, “el mundo de la producción -de las técnicas de mercado- ha mostrado que, por primera vez en la historia es posible la hipótesis de una suspensión del pensamiento sin que ello suponga forzosamente una interrupción de la vida. Es posible vivir sin pensar, pero la cuestión que se plantearía es si ese vivir con la libertad tan mermada sería propiamente humano”. Para una buena parte de nuestra cultura la visión de la realidad es una visión aplanada; como resultado de la visión científico-positiva y de la mentalidad pragmatista, la realidad ha quedado reducida a cosas y tiempo; y vivir, a una pura labor de optimización organizativa, un intento de hacer el mayor número posible de cosas en el menor tiempo posible.

A veces sin embargo ocurre el milagro de que el hombre se pregunte por la consistencia de esa película por la que habitualmente se desliza como un patinador sobre el hielo: el hombre se pregunta por el espesor de su propia existencia, por el fundamento sobre el que descansa el hecho mismo de existir, y repara en lo que eso tiene de enigmático; ¿me deslizo sobre tierra firme, sobre la costra helada del abismo insondable de un mar o sobre la vaciedad inmensa de la nada?

Nuestra propia historia, el hecho de habernos conocido siempre como ya existiendo, la familiaridad con nuestra personal existencia hace que muchas veces no se repare en esta cuestión. Imagínense, por ejemplo, cuáles podrían ser sus pensamientos ahora mismo si en lugar de haber venido a este mundo hace veinte años y llevar por tanto ese mismo tiempo familiarizados con ustedes mismos y su entorno, hubieran aparecido en el mundo esta noche, tal como son ustedes ahora mismo, es decir, con la misma capacidad de reflexión pero sin ninguna familiaridad con su vida ni con su medio social, es decir, sin una historia previa que convirtiera su estar-aquí en algo cotidiano, mil veces experimentado, sin nada que empañara o disminuyera las dimensiones reales del problema del propio existir. Sería como salir de un sueño; “cuando un hombre ha sido despertado a la realidad de la existencia y de su propia existencia, cuando ha percibido realmente este hecho formidable, a veces embriagador y a veces repugnante o enloquecedor yo existo-, desde ese momento queda apresado por la intuición del ser y las implicaciones que lleva consigo”, queda apresado por las preguntas que el hecho inmediatamente propone (Maritain).

Esa situación nos llevaría en primer lugar a reparar en la gratuidad de nuestra existencia: no hemos hecho nada para nacer, no existimos por decisión propia, no nos hemos dado nosotros mismos nuestra existencia; y, por otra parte, entendemos que tampoco encontramos una razón dentro de nosotros que la reclame como una exigencia. Nada encuentro en mí que dé razón de mi propio existir; y sin embargo, existo. ¿Porqué?, ¿de dónde brota mi propia existencia?, ¿cuál es la fuente de donde provengo?

La pregunta acerca de la propia identidad -¿quién soy?- hace siempre referencia a los orígenes. Pero planteada en su nivel fundamental, no cualquier origen sirve como respuesta o como indicio. La referencia inmediata a los progenitores no soluciona la cuestión; la dilata, pero no la resuelve: a mis padres les afecta la cuestión exactamente igual que a mí, y lo mismo ocurre con todos los antecesores. No avanzamos nada remitiéndonos a los primeros humanos, quienesquiera que hayan sido. Sobre ellos gravita la cuestión con la misma intensidad -no mayor- que sobre nosotros.

Mencionar la teoría de la evolución tampoco lo arregla, porque la misma pregunta afecta a todos los seres, cuya existencia encuentra en ellos mismos tan escaso fundamento como en nosotros. La mención del resto de los seres naturales amplía -sin tampoco resolverla- la significación de la pregunta, que ahora se formularía así: ¿porqué existen los seres, porqué existimos seres que no tenemos en nosotros mismos razón de nuestra existencia? En el fondo es la pregunta radical que se planteó la filosofía existencialista: ¿Porqué el ser, y no la nada? Si esta pregunta no admitiera respuesta la vida sería una paradoja: un imposible hecho realidad, un imposible que sin embargo ocurre.

3. 2 El fundamento trascendente

Kafka describe muy bien esa sensación de irrealidad, de pesadilla descabellada en que se convertiría una existencia sin fundamento, que por eso mismo acaba también por ser una existencia sin sentido, que genera ese particular sentido de angustia existencial que tan profundamente ha marcado la cultura del siglo XX: vivir sería atravesar en la oscuridad un fragilísimo puente, una estructura tan precaria e inconsistente sobre el profundo abismo de la nada que el riesgo de verse engullido por ella es máximo y permanente. Ese es el argumento de dos de sus obras más conocidas, El proceso y El castillo. El protagonista de El Castillo, un topógrafo denominado simplemente K., va destinado a un pueblo porque ha sido contratado para realizar unos trabajos en el castillo del conde de Westwest. Llega a la aldea donde según sus datos se encuentra el castillo del conde, pero ninguno de los habitantes sabe nada del tal conde; unos lo envían a otros, pero ninguno sabe decirle dónde está el castillo, y ante su terca obstinación, los lugareños terminan por pensar que está loco y no le hacen ningún caso. Él sigue haciendo mil esfuerzos para enterarse, pero todos resultan inútiles. Por fin aparece un presunto lacayo del conde que le dice que efectivamente ha sido admitido como topógrafo del conde, pero que por desgracia no hay ningún trabajo para él. Crece su angustia hasta desbordarse: ¿a qué sitio abominable ha venido a parar?, ¿dónde está?, ¿quién manda ahí?, ¿qué sentido tienen esas muchedumbres que vienen y van enormemente atareadas?

Todo le parece a K. una infinita cadena de instancias: ninguna es la definitiva: nadie sabe dar razón de su presencia en aquel extraño lugar, todos aquellos a quienes pregunta le remiten a un ulterior informador. No puede irse, ni sabe por qué está allí, solo en medio de una multitud extraña… No hay posibilidad de perderse, porque todo está lleno de gentes y de informaciones; pero en realidad las informaciones sobran: en un mundo así es imposible que uno se pierda porque sencillamente uno no va a ninguna parte. O lo que es lo mismo, por extraño que parezca: todos, también los tranquilos y afanosos habitantes del lugar, aunque no lo sepan y ni siquiera se lo planteen, todos están igualmente perdidos. Esa situación parece no tener ningún sentido, y eso es precisamente lo que angustia a K. A él y no a los demás, que parecen estar allí tranquilamente. Pero esa es precisamente la clave y la razón de la angustia de K.: él sabe que sí va a alguna parte, que él sí tiene un destino, y que ese destino es totalmente distinto al sinsentido que observa a su alrededor.

Aunque la historia de Kafka parece referirse únicamente al destino del hombre, afecta también igualmente al origen, porque la cuestión del sentido abarca a la vez el origen y el final. Si el hombre se pregunta por su destino es porque entiende que su origen no es fruto del azar. Si su origen fuera puramente casual, la pregunta acerca del final carecería de fundamento. Es decir, el hombre encuentra la certeza -no psicológica, no puramente desiderativa- de que existe necesariamente un ser que tenga en sí mismo la razón de su propia existencia y fundamente y active la mía y la de todos aquellos seres que no tienen en sí mismos la razón de su propio existir, una especie de suelo metafísico que sustente mi existencia y evite que se precipite en la nada, “una existencia absoluta e irrefragable, completamente libre de la nada y de la muerte” (Maritain), un ser trascendente y último. El hombre intrigado por su propio existir encuentra esta respuesta: “Alguien, más allá de mí y por encima de mí, me precede y me sustenta”. No hay sólo mundo, cosas y personas; hay algo más, difícilmente definible con precisión pero aprehensible: el misterio del ser, que lo penetra todo y a la vez lo trasciende todo, “misterio que el filósofo denomina lo Absoluto y el creyente Dios, y del que ni siquiera el que niega ambas denominaciones es capaz de prescindir en su situación” (Buber), el misterio omnipresente del Ser que es Dios. Y aparece también simultáneamente la idea de la vida como don, como algo ofrecido graciosamente, sin mérito ni deuda.

Las demás respuestas que el hombre puede dar a esta cuestión son insatisfactorias o insuficientes; en algunos casos -como en el caso del recurso al azar, puesto de nuevo en circulación por Monod- se trata de respuestas que no responden nada, respuestas que no son más que invitaciones a repetir la pregunta o maneras diversas de decir “no sé”.

4. La plenitud: un afán inalcanzable

4.1 La insatisfacción radical del deseo

El hombre se configura como ser de memoria y proyecto (Ballesteros), en busca de su plenitud, en tensión hacia eso que habitualmente llamamos felicidad. No es cuestión de entrar ahora en el contenido de esta expresión, con la que designamos esa tendencia tan vívidamente percibida como difícilmente explicable con palabras. La buscamos en todo lo que hacemos, en cuerpo y en espíritu; está presente en todos los deseos y en todas las acciones, incesantemente perseguida y nunca alcanzada, siempre entrevista y nunca conseguida. Como ocurre al montañero inexperto que toma por cima lo que no es sino una primera elevación, la felicidad siempre parece encontrarse más allá de todos nuestros intentos.

No parece haber meta que, una vez conseguida, nos satisfaga completamente. Todo ocurre como si el objeto de nuestro deseo, que inicialmente aparecía lleno de frescura, una vez conseguido se marchitara irremediablemente: el agua sólo consigue aplacar temporalmente nuestra sed pero nunca saciarla por completo. Todos los objetivos se revelan incapaces de llenar el recipiente que somos. Pozo sin fondo, nuestros apetitos parecen afectados de una bulimia galopante: el hombre busca siempre más allá de todo lo deseado, sea cual sea la dirección en que se oriente. Y esto, tanto por lo que se refiere a las pasiones -deseos, impulsos- como a la misma voluntad. Ese más, ese afán incolmable que marca todo lo que el hombre hace o desea no es sino la manifestación de ese más que el hombre es. El hombre es más.

En cuanto a las pasiones, es un hecho constatable que el gozo provocado por el deseo satisfecho se gasta; una vez poseído el objeto deseado, la fruición desaparece; la reiteración de lo mismo provoca un gozo decreciente, que puede llegar incluso a desaparecer. Hay que ir cada vez más lejos para reencontrar la misma intensidad del placer: o se aumenta la dosis o se busca otro nuevo, más incitante; pero el ciclo se repite también con este nuevo objeto del deseo.

La experiencia dice que esto es una constante, independientemente del objeto deseado. Uno puede dejarse devorar o destruir por esta espiral ascendente, perderse en el deseo, dejarse aspirar por el torbellino hasta ser engullido. Con gran lucidez lo dice el poeta: “Ignoraba que el deseo es una pregunta / cuya respuesta no existe” (Cernuda); como si la pasión o el deseo fueran interlocutores defectuosos o mal seleccionados que nos obligaran a formularles una y otra vez la pregunta; porque o no responden o no parecen entender la pregunta. Una situación análoga a la que describe aquel viejo chiste en el que una señora entra a una frutería y, sin mediar saludo, pregunta directamente a la dependienta:

– “¿Tiene manzanas?” La frutera responde:

– “Muy buenas”. La compradora, pensando que esas palabras de la frutera son un simple saludo, contesta al saludo con las mismas palabras y vuelve a hacer la pregunta:

– “Muy buenas; “¿tiene usted manzanas?”. La frutera, que tiene unas manzanas excelentes, le responde:

– “Muy buenas”. La compradora, pensando que esas palabras de la frutera vuelven a ser un simple saludo, etc…, porque la situación se podría repetir in infinitum.

Así ocurre con la respuesta de la pasión; se puede entrar en esa especie de espiral absorbente de la que en la práctica -a diferencia del ejemplo de la frutería, en el que cabe la posibilidad de dar media vuelta e irse- puede resultar muy difícil salir. El poeta lo reconoce cuando habla de la experiencia que él padeció:

Yo fui
columna ardiente, luna de primavera
mar dorada, ojos grandes…
Canté, subí,
fui luz un día
arrastrado en la llama.
Como un golpe de viento
que deshace la sombra,
caí en lo negro,
en el mundo insaciable.
He sido”.
(Cernuda)

En los primeros versos, tanto las palabras como el ritmo están sugiriendo el brillo y la luminosidad atractiva del deseo, la espiral ascendente, alegre e intensa del placer. En la segunda parte la atmósfera del poema cambia súbitamente; la suave brisa inicial se convierte en un tornado poderoso de cuya órbita resulta imposible salir, como si el poeta quisiera dar a entender que no hay escapatoria para quien se deja aspirar por ese torbellino que nos precipita hacia la fatalidad. No tener en cuenta esa extraordinaria fuerza de captación y el efecto autodestructivo sobre el hombre mismo que posee el placer masivo, inmoderado y absolutizado, desconocer su dinámica, puede convertirse en un serio error; porque por ser dinámica, es fuerza ciega, necesaria: no admite excepciones.

Conviene quizá advertir que no se está hablando aquí de una valoración moral ni tampoco metafísica del placer, sino sólo fenomenológica: qué es lo que pasa en realidad con el placer sensible, cómo funciona el placer como respuesta a un movimiento del apetito. De todas formas convendría recordar ahora, aunque fuera de manera muy sucinta, que el placer es en sí mismo bueno, tiene una función y una misión positiva en la vida del hombre, de todos los vivientes: moríamos de desnutrición si saciar la sed o el hambre no fueran placenteros; la especie se extinguiría por falta de renovación generacional sin el placer que acompaña al acto generativo, etc. La cuestión moral del acto placentero tiene en cuenta las dos vertientes de la cuestión: por un lado, que el placer es un bien y cumple una función necesaria; y por otro lado, la capacidad que tiene para destruir al hombre, para esclavizarlo, cuando el placer es buscado como fin en sí mismo, desordenadamente, como si se tratara de un absoluto. La respuesta ética, vigente en la filosofía desde la Grecia clásica, apela a la dosificación, a la moderación, al orden y a la medida en el uso del placer para no ser devorado por él, absorbido por el torbellino de la insaciabilidad, con todo el dolor existencial que genera: “Ignoran cuánto tormento encierra el placer” (Anónimo cristiano del siglo II) . Con ese tratamiento se consiguen mitigar los efectos indeseables que se derivan necesariamente es un dato de experiencia- de ciertas formas menos correctas de buscar el placer, pero el problema no se resuelve: la sed existencial sigue existiendo.

Lo que aquí quiere resaltarse es la cuestión de que en el goce del apetito sensible está ausente la plenitud. La fruición es real, y puede ser extraordinariamente intensa, pero no satisface completamente al hombre. Todo ocurre como si esa respuesta que el placer proporciona cuando el hombre le interroga acerca del sentido no estuviera a la altura de la pregunta, como si hubiéramos dirigido la pregunta a un interlocutor equivocado, que precisamente por ser incapaz de responder está dando a entender que la respuesta es negativa.

Esta insatisfacción de fondo no afecta solamente al placer sensible, sino a toda pasión del cuerpo y del espíritu. Nada de cuanto posee o recibe le parece al hombre suficiente, y sólo temporalmente consigue aplacar su ansia. El tiempo le acaba revelando la insuficiencia de lo conseguido, y el hombre cabalga de nuevo en pos de aquello tras lo que presuntamente se esconde su felicidad. “El hombre es más feliz por lo que desea que por lo que posee”, sentencia Bloch. Todo triunfo es efímero, toda meta provisional, siempre hay un más allá. Desde una perspectiva más abarcante, Blondel habla de esa tendencia radical de la voluntad a ir siempre más allá de lo que en cada uno de sus actos desea. Y lo mismo hace Polo cuando indica que la voluntad más que querer esto o aquello, lo que hace es querer-querer, un querer que no agotan ninguno de los fines deseados, ninguno de los objetivos conseguidos. Idéntica apreciación hace el poeta cuando designa a la persona como afán, innumerable y confuso:

“Como esta vida que no es mía
y sin embargo es la mía,
como este afán sin nombre
que no me pertenece y sin embargo soy yo”
(Cernuda)

O Pessoa, cuando afirma:

“Nada me ata a nada.
Quiero cincuenta cosas al tiempo.
Con angustia del que tiene hambre de carne anhelo
no sé bien qué:
definidamente lo indefinido”.
(F. Pessoa)

El poeta resalta la extrañeza ante esa impenitente búsqueda, permanentemente insatisfecha, de la que resulta imposible prescindir. Un afán que, por otra parte, se siente incapaz de dominar y resiste a todos los intentos de domesticación. El hombre no puede extirparse esa inquietud, quitársela de encima; todo ocurre como si él fuera una máquina imparable de querer-querer, de querer más.

Este fenómeno, reconozcámoslo, es verdaderamente extraño. ¿Qué maléfico poder, tan involuntario como inexorable tiene el hombre, que mata cuanto desea? ¿Qué extraña maldición de rey Midas al revés pesa sobre el hombre, que convierte en polvo todo cuanto de valioso y apetecible toca? Si lo que deseo, lo que pienso que me haría feliz, se gasta pronto en el tiempo; si lo que consigo debe ser destruido (mientras que permanece el deseo de seguir deseando), tal vez eso signifique que aquello no era lo que en realidad andaba buscando, aunque lo pareciera. Entonces aparece la pregunta clave: “si esto es así, ¿qué queremos encontrar, qué buscamos en realidad cuando deseamos algo?

4.2 El objeto del deseo: realidad y símbolo

La respuesta a esa pregunta parece apuntar al doble valor del objeto deseado: como realidad en sí, y a la vez como símbolo de algo que está más allá de él y hacia lo cual nos dirige. Lewis expresa la cuestión con gran agudeza: “el deseo que se despierta en nosotros cuando nos enamoramos por primera vez, o cuando por primera vez pensamos en algún país extranjero, o cuando nos interesamos en algún tema que nos entusiasma, es un deseo que ninguna boda, ningún viaje, ningún conocimiento pueden realmente satisfacer. No hablo ahora de lo que normalmente se calificaría de matrimonios, o vacaciones, o estudios fracasados. Estoy hablando de los mejores posibles. Hubo algo que percios, en esos primeros momentos de deseo, que simplemente se esfuma en la realidad. Creo que todos sabéis a qué me refiero. La esposa puede ser una buena esposa, y los hoteles y paisajes pueden haber sido excelentes, y la química puede ser una ocupación interesante, pero algo se nos ha escapado”.

“Si encuentro en mí mismo un deseo que nada de este mundo puede satisfacer, la explicación más probable es que fui hecho para otro mundo. Si ninguno de mis placeres terrenales lo satisface, eso no demuestra que el universo es un fraude. Probablemente los placeres terrenales nunca estuvieron destinados a satisfacerlos, sino sólo a excitarlos, a sugerir lo auténtico. Si esto es así, debo cuidarme, por un lado, de no despreciar nunca, o desagradecer, estas bendiciones terrenales, y por otro, no confundirlos con aquello otro de lo cual estos son una especie de copia, o eco, o espejismo. Debo mantener vivo en mí mismo el deseo de mi verdadero país, que no encontraré hasta después de mi muerte; jamás debo dejar que se oculte o se haga a un lado; debo hacer que el principal objetivo de mi vida sea seguir el rumbo que me lleve a ese país y ayudar a los demás a hacer lo mismo”.

Se apunta como posibilidad la sugerencia de que el hombre no sea de aquí, no sea terrenal, y esté siempre a la busca de su verdadero hogar, que sería un más allá, con otro tipo de existir. Si las prestaciones del hombre superan las que aquí puede ahora realmente conseguir, si la pista en la que ha de correr -que es su vida- se le hiciera pequeña, ¿porqué no pensar que las condiciones actuales de la vida del hombre no son las que originalmente le corresponden, aquellas para las que el hombre fue hecho? Así, esa insatisfacción estaría remitiendo a aquellas condiciones iniciales, de las que vendría a ser como un vestigio, un recuerdo existencial, una añoranza de esa condición inicial más perfecta y un deseo, incorporado al fondo mismo de su ser, de que esa condición ha de recuperarse de nuevo. Ahí queda apuntado el valor del placer -y en general de todo deseo- como una realidad que, aparte de su valor en sí, tiene sobre todo un significado de símbolo, signo y de promesa de lo futuro, de lo que espera al hombre en su verdadera vida.

La señal de tráfico que al borde de la carretera indica la proximidad de una fuente, no sacia la sed; significa que más allá, a la distancia que en ella se indica, se encuentra la fuente. La señal indica el camino, pero es un error tomar el símbolo por la realidad que significa, la señal por la fuente misma: un hombre vaciado en la búsqueda ansiosa del placer a toda costa produciría el mismo patético efecto que un sediento chupando ávidamente una señal de tráfico indicativa de “fuente”. La insatisfacción radical que vive en el hombre apunta la sugerencia -más allá de la filosofía- de que quizá esta vida que estamos viviendo, estas condiciones de vida, no sean las propias, las originales; como si esta vida no fuera aquella para la que estamos hechos y que en el fondo no hacemos sino desear en todo.

Parece, pues insinuarse la sospecha -positiva, en este caso-, que da pie a la pregunta: ¿y si todas esas cosas, esos objetos de nuestro deseo, no fueran más que signos, señales que nos conducen a algo (Alguien) que está más allá de ellos, más allá del hombre: signos indicativos de Dios? ¿Y si en fondo aquello que el hombre busca, Aquel a quien el hombre busca en todos sus afanes, a través de esos símbolos, de esos pálidos reflejos que suscitan nuestro deseo, es a Dios?

Thibon lo expone con toda lucidez: “Habría que hacer ver a los hombres la maravilla de la realidad divina que su sueño presiente y a la vez oculta. Hacerles comprender que el hambre de Dios se esconde en las cosas en apariencia más ajenas a lo divino: sus ocucotidianas, sus pasiones terrenas, su mismo materialismo, porque la materia sólo tiene valor como signo del espíritu. En realidad, todo el mundo busca a Dios, ya que todo el mundo pide a la tierra lo que ésta no puede dar; todo el mundo busca a Dios, puesto que todo el mundo busca lo imposible (…). Pero la desgracia del hombre estriba -y ahí está el nudo de esa perversión que llamamos error, pecado o idolatría- en que, engañado por las apariencias y buscando lo eterno al nivel de lo efímero, puede transformar esos valores temporales, que responden a indiscutibles necesidades, en refugios contra el infinito”.

En una interpretación más amplia, esa ambigüedad, esa doble significación de todo objeto de deseo como realidad en sí y como símbolo que apunta a una realidad ulterior y trascendente puede aplicarse al universo de las cosas creadas, puesto que el universo de lo deseable coincide con el universo de lo existente. Aparece una idea muy arraigada en toda la tradición cristiana: la Creación, el Universo entero, como manifestación y revelación (parcial) de Dios, resplandor y espejo de su gloria. Todo lo creado, en cuanto deseable -o sea, en cuanto existente- apunta hacia su Creador, nos habla de su existencia, nos lo revela de algún modo.

A su vez, la ambigüedad antes aludida entre realidad y signo, sin embargo, nos avisa que la propia Creación puede convertirse para el hombre en velo que oculta a Dios en la medida en que las realidades creadas sean vistas (deseadas) únicamente en su propia realidad y no también en su cualidad de símbolo: la mirada (el deseo) queda tan fascinada por la belleza de las cosas -belleza que es el reflejo en ellas de la Luz creadora- que olvida o evita expresamente preguntarse por la Luz que las alumbra y las saca a la existencia: “vemos las cosas porque existen- afirma San Agustín en las Confesiones-; pero existen porque Tú las miras; sin Ti no existirían”.

Así las criaturas, con su capacidad de deslumbrar y seducir el corazón del hombre, pueden convertirse en obstáculos. El hombre anda expuesto al error de tomar la sombra por el objeto, el signo por lo significado; anda expuesto a perderse entre la cosas, a ser devorado por ellas: cuando el hombre piensa poseerlas, ocurre que en realidad acaba siendo poseído por ellas. Y con su libertad encadenada resulta incapaz para alcanzar su más alta meta.

El hombre puede volcar en pasiones finitas esa sed de infinito que lo espolea (y que, aunque no sepa reconocerlo expresamente, es sed de Dios); pero esa operación se muestra indefinidamente frustrada. En esa operación el hombre puede destruirse o salvarse; se salvará si descubre y no le faltará luz para ello- que sólo Dios puede responder a ese deseo que le constituye (Clément).

 

Tema 3: El hecho religioso.

  • Religión procede del verbo “religare” que significa “volver a unir”
  • El hecho religioso es la relación que se establece entre: lo DIVINO (dioses, fuerzas naturales, seres superiores) y el HOMBRE
  • En principio hay una etapa de ENCUENTRO entre lo divino y el hombre en la cultura en la que se encuentra
  • Le sigue una etapa de RESPUESTA que puede ser positiva, negativa o indiferente

 

 

  • Lo divino se considera totalmente distinto del mundo y del hombre, es lo SANTO y SAGRADO.
  • Es sobrenatural y trascendente: no pertenece plenamente o bajo ningún aspecto a este nivel de realidad.
  • Es misterioso: no se conoce del todo su naturaleza.
  • Ofrece, mediante la fe, sentido y respuestas a la vida del hombre.
  • Cuando hablamos de religiones, quizá unos piensen en algo del pasado, propio de pueblos de la Antigüedad. Otros lo relacionan con la adivinación, cartas, horóscopos…
  • O en manifestaciones del pueblo como romerías, procesiones.
  • El hecho religioso es múltiple, variado, complejo, pues refleja toda la historia de la humanidad.
  • Lo primero que se descubre es que las grandes religiones de la humanidad (Cristianismo, Budismo, Islam, Hinduismo) acogen en sus comunidades a más de 4.000 millones de personas de los 6.000 millones de población global de la Tierra.
  • También se comprueba un renacer de lo religioso al margen de estas grandes religiones. Nuevos movimientos (grupos, sectas) están aumentando en nuestra sociedad. Cada uno, con sus características, son una llamada de atención a las religiones tradicionales: hay un ansia de lo religioso que no necesita de las instituciones.

-Hoy, como siempre, la vivencia de lo religioso condiciona a las personas en todas sus dimensiones (inteligencia, sentimientos, actitudes) y grupos, acompañando su vida, costumbres y los acontecimientos históricos.

  • Las religiones existen porque el ser humano, es el único que se interroga y encuentra o no, respuestas para momentos determinados de su vida y sobre sí mismo, y nota una realidad contradictoria:
  1. Por un lado, somos conscientes de nuestras limitaciones, imperfecciones, no lo sabemos todo, no lo podemos todo, no somos modelos de perfección ni al actuar, ni al sentir ni al pensar. Esta experiencia cotidiana de limitación la vivimos con intensidad y radicalidad y provoca que queramos estar libres de problemas y ser mejores.
  2. Por otro lado, todos queremos ser ilimitadamente felices, que el amor no se acabe nunca, deseamos la verdad absoluta, la justicia para todos: la persona está abierta al Infinito y eso nos lleva a buscar la salvación, el sentido de la vida tras la muerte, más allá de las posibilidades físicas, intelectuales y afectivas de este mundo. Busca esa fuente de sentido que sea el fundamento de sus obras y su vida.
  • Las religiones dan respuesta a ambas experiencias: la sed de Infinito (Trascendencia) y la de limitación o mal, presentando a DIOS como respuestas de sentido y plenitud.
  • Además, las religiones son fuentes de valores fundamentales en la sociedad actual. Los más importantes son:
  1. Unir a las personas con la tradición de generaciones anteriores, con sus experiencias que aún son válidas para nosotros y que debemos transmitir a generaciones posteriores, la experiencia de vivir en comunidad, integrados en un grupo, de potenciar el bien común, potenciando la capacidad de entrega y sacrificio por los demás.
  2. La religión ofrece salvación, es decir, educa en el compromiso moral de luchar por conseguir cotas más altas de felicidad para todas las personas, preparando y encauzando en unos valores de fuerte sentido de responsabilidad ante la vida y el mundo.
  3. La religión aporta sentido. La fe religiosa sitúa al ser humano en un mundo y una historia con futuro, en un proceso que le vincula con las personas y con Dios: el mundo es un hogar para todos y la vida una razón de ser, hay motivos para trabajar, esforzarse, sacrificarse, sufrir y morir.
  4. La religión salvaguarda la dignidad humana. Afirma el valor de la persona, educa en el respeto al otro y en la igualdad radical de todos los seres humanos.
  5. La religión apuesta por la libertad, responsabilidad y solidaridad. Los creyentes son educados para ser personas solidarias y corresponsables en el progreso de la sociedad.
  6. La religión educa la mirada del creyente para ver las cosas, acontecimientos y personas con unos ojos distintos de quien busca sólo utilidad, beneficio o negocio.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Los elementos básicos del hecho religioso

 

                                             

 

El ámbito de lo sagrado, el Misterio, la experiencia religiosa y las mediaciones.

 

El ámbito de lo Sagrado

 

  • Sagrado’ a aquellas realidades en las que experimentamos la profundidad última tanto del misterio humano como de la naturaleza. Lo que en última instancia nos importa.

 

  • Diferente del cotidiano. En aquellas realidades que vivimos como sagradas el ser humano se encuentra frente al fundamento (profundidad) de la existencia.

 

  • Sin esta experiencia no es posible la religión. Es necesario haber descubierto que la realidad está dotada de una profundidad, más allá de lo habitual, de lo cotidiano.

 

 

 

 

El Misterio:

  • En todas las religiones existe Alguien Supremo y Absoluto que recibe diferentes nombres, pero que es la misma realidad y el centro de todas ellas.
  • A la realidad que, para el ser humano religioso, se hace presente en lo ’sagrado’ es a lo que llamamos Misterio. Para el ser humano religioso esta realidad, el Misterio en sus diferentes formas de concebirse, es la realidad básica, última, definitiva para dar sentido a sus existencias.

 

 

Características:

 

  • La primera: el Misterio se vive como una realidad salvífica.

 

  • La segunda característica es doble: Majestad Suprema (es el Valor más importante y el Ser más importante) y fascinante atracción, el hombre es cautivado por Dios, que le produce paz y confianza.

 

  • La tercera también es doble: por un lado el Misterio es vivido como Suma Trascendencia (está más allá de cualquier realidad tangible) y, por otro como Suma Inmanencia (dentro de todo lo que es).

 

  • La cuarta, afecta a la vida del hombre en lo más íntimo de su ser al irrumpir en sus vidas. El hombre queda sobrecogido ante la grandiosidad del Misterio, en silencio, impresionado al compararse con Dios.

 

  • La quinta, es ‘inefable’, no podríamos explicarlo con palabras, pero no se puede evitar hablar de ello. Todas las religiones coinciden en la imposibilidad de describir directamente el Misterio. El hombre ha llegado a él rastreando las huellas de Dios en la realidad que le rodea: la naturaleza, acontecimientos históricos, personas, lugares.

 

 

Experiencia y actitud religiosa:

 

  1. La actitud religiosa: El primer paso, es del Misterio. La actitud religiosa es la acogida del encuentro.

 

  1. Estructura de la experiencia religiosa: tiende a ser una experiencia totalizante, tiende necesariamente a colocarse en el centro vital del ser humano y, por tanto, implica a todas las dimensiones del ser humano.

 

– Es una experiencia ‘extática’, es decir, que ‘saca de sí’

 

  1. c) Variedades de la experiencia religiosa:

 

Experiencias religiosas de la presencia del Misterio (tumbativas): hace referencia a una experiencia religiosa de encuentro con el Misterio, puntual, en un momento dado, de forma muy intensa, realísima, sin ser esperada, con o sin mediación perceptiva. 

«Saulo, conspirando amenazas de muerte contra los discípulos del Señor, se presentó al Sumo Sacerdote y le pidió cartas de recomendación para las sinagogas de los judíos de Damasco, para que si encontraba algunos seguidores de Cristo, los pudiera llevar presos y encadenados a Jerusalén. Y sucedió que yendo de camino, cuando estaba cerca de Damasco, de repente le rodeó una luz venida del cielo; cayó en tierra y oyó una voz que le decía: «Saulo, Saulo, ¿Por qué me persigues?». El respondió: ¿Quién eres tú Señor? Y oyó que le decían: «Yo soy Jesús a quien tú persigues. Pero ahora levántate; entra en la ciudad, y allí se te dirá lo que tendrás que hacer». (Hechos de los Apóstoles, Cap. 9)

 

2º Experiencia mística: “una experiencia interior, inmediata, simple, pasiva, fruitiva -que tiene lugar en un nivel de conciencia diferente del que rige con la experiencia ordinaria de los objetos y sujetos del mundo- de la unión del centro de sí mismo, con el Absoluto, lo divino, Dios, el Espíritu”. No es aislada, sino preparada a través de un largo camino. Tres pasos comunes: renuncia ascética, constancia en la oscuridad, unión transformativa.

   Éxtasis de Santa Teresa, de Bernini

 

3º Experiencia carismática: es una experiencia que se caracteriza por la empatía, que se vive de forma colectiva y a través de una exaltación de la emoción, muchas veces ayudada por medios diversos (músicas repetitivas, alucinógenos, bailes…). 

 

 

4º Experiencia en medio de la vida: Son el tipo de experiencia más comunes. Se produce en la experiencia de la profundidad de lo cotidiano, viendo en los momentos de alegría, belleza, bien, verdad, etc.. de la vida habitual, ventanas al encuentro con el Misterio salvífico. 

                                                

 

 

Mediaciones:

 

Las Mediaciones son todas las realidades a través de las que el ser humano encuentra al Misterio

 

Símbolo y Hierofanía.

 

  1. El símbolo es el lenguaje privilegiado en lo religioso.
  2. El lenguaje simbólico se condensa, en el hecho religioso, en la «hierofanía».
  • Cualquier realidad ha podido ser (tal vez haya sido) una hierofanía en alguna cultura, en algún momento.

 

   Monte Sinaí, en Egipto. Escenario de la entrega de los Mandamientos a Moisés

  • Las hierofanías suelen estar asociadas en grupos.
  • Las hierofanías pueden degradarse o reinterpretarse.
  • La estructura de la hierofanía es dialéctica (desvela y esconde).

 

 

 

2º Tipos de Mediaciones

 

  1. Mediaciones centrales: cada fenómeno religioso, en cuanto fenómeno social, tiene sus propias Hierofanías Centrales, en las que la comunidad de creyentes encuentra el centro de revelación del Misterio. Son irrenunciables para ellos, y determinan todas las constelaciones

 

Ultima Cena de Dalí. La Eucaristía es una mediación central en el Cristianismo

 

  1. Mediaciones interpretativas: “No existe experiencia sin interpretación” (P. Ricoeur). La doxología; frases de enseñanzas breves; los mitos; los ritos; los símbolos de fe; teologías; dogmas.

 

  1. Mediaciones expresivas: Son las mediaciones que ayudan a mantener la experiencia religiosa y a expresarla. Las principales son la oración/meditación y el rito.

Río Ganges. Rito de purificación hinduísta

 

  1. Mediaciones en tiempo y espacio: En el tiempo es la fiesta; en el espacio, como ya indicamos, es el espacio sagrado (natural o construido – templo-).

                                Mezquita de Córdoba

  1. Mediaciones éticas: Son los comportamientos que nacen de la experiencia religiosa y que la mantienen con nueva vida.

 

  1. Mediaciones sociales: Son las mediaciones que apoyan la dimensión social del ser humano religioso: las formas de organización social religiosa (iglesia, culto, denominación); los especialistas religiosos reconocidos (chamanes, sacerdotes, etc..); los formas de control de la disidencia, etc…

                      Rabino judío y sacerdote católico EL HECHO RELIGIOSO ACTUAL

 

1º UN CAMBIO SOCIO-CULTURAL FUNDAMENTAL

 

 En el orden religioso, nuestra sociedad ha vivido un cambio sociocultural de enorme calado. La modernidad ha significado una auténtica

‘revolución’ de la estructura social previa que sostenía la religiosidad de la gente.

 

Antes se vivía en lo que los sociólogos querían llamar una ‘sociedad no diferenciada’ a una sociedad ‘diferenciada’. ¿Qué significa eso? Lo siguiente:

 

  1. Una sociedad ‘no diferenciada’ se refiere a que las sociedades premodernas solían mantenerse unidas con una institución que tenía el monopolio de sentido. Es decir, el sentido de la existencia de los antiguos egipcios venía dado por ‘la’ religión egipcia y sus sacerdotes; el sentido de la existencia de la Edad Media en Europa venía dado por la Iglesia; la de los habitantes de Persia en época del califato abbasí, por el Islam; la del Tíbet por el budismo tibetano. Una institución (Iglesia, lamas, imanes, etc…) es la que dice cómo es el universo, qué es el ser humano, qué significa ser mujer, qué podemos esperar, qué podemos hacer y qué no…

 

 

El que rompía este monopolio y decidía creer públicamente en otra serie de cosas, normalmente era reprimido. El Estado se sentía agredido por manifestar creencias diferentes a las de la institución con el monopolio, y reaccionaba de forma normalmente violenta (exilio, cárcel, tortura, muerte..) Un ejemplo clarísimo es el de la Inquisición: tú eras ‘hereje’ (es decir, sostienes algo diferente a lo que considera permisible la institución con el monopolio) y el Estado te declaraba reo (culpable) de ‘lesa majestad’ (de traición al Estado) y te juzgaba y condenaba (no pocas veces a muerte). Puedes ver el documento adicional ‘Galileo’ con un caso concreto.

 

  1. Por el contrario, una sociedad ‘diferenciada’ es aquella en la que no hay ninguna institución que tenga ese monopolio. Hay pluralidad (esa es la clave) de gente que propone religiones, sentidos de la existencia, salvación, etc… ¿De qué depende lo que tienes que creer? Exclusivamente de ti. Es el individuo el que decide entre las múltiples ofertas que se le ofrecen. Es un nuevo individualismo, que hace que uno crea aquello que considere adecuado.

 

En este tipo de sociedad plural, no es extraño que la gente pueda escoger creencias propias de una religión (identificarse, por ejemplo, con el término ‘católico’) y escoger, a la vez, creencias de otros lugares o de otras fuentes de sentido (declararse ‘católico’ y a la vez creer en la reencarnación, o en el destino, o en horóscopo). Es decir, puede creer una propuesta concreta, o hacer un ‘sincretismo’ tomando cosas de muchos lugares, para hacer su propia síntesis.

 

  1. Por eso, si hacemos caso a las encuestas (mira el archivo de documentación esencial ‘encuestas’) no está en crisis la creencia en la trascendencia (sea del tipo que sea), sino que lo que está en crisis es la institución eclesial. Se puede perfectamente creer en Dios (o en espíritus, o en una ‘energía universal’) pero no en la propuesta global de la Iglesia, ni en que la Iglesia sea creíble.

 

 

2º TRES RESPUESTAS RELIGIOSAS ANTE EL CAMBIO.

 

Ante la crisis de los antiguos paradigmas, caben tres soluciones:

 

  • Regenerar las religiones universales (‘esto aún vale’):

 

Así, las grandes religiones han iniciado diferentes reacciones ante la crisis de la modernidad. En todas ellas las reacciones han sido de tres tipos: 

  • un ‘atrincheramiento’ frente a la pluralidad (el mal está fuera hay que defenderse de esta pluralidad);
  • una ‘rendición’ (es cierto, hemos fracasado, hay que romper con el pasado totalmente) o
  • una ‘negociación’ (es posible renovar nuestra propuesta, sin romper con el pasado, pero sin olvidar el presente). Lee con atención el archivo de la documentación esencial ‘Tipos de creyentes’. Así, es posible reconocer distintas corrientes dentro del cristianismo (liberal-liberador, conservador, tradicionalista); del judaísmo (reformista, conservador, ortodoxo, ultraortodoxo); del Islam (modernista, tradicional, fundamentalista); del Budismo… Puedes leer algo más de este punto en el archivo de la documentación esencial, ‘tres reacciones frente a la modernidad’.

                Osama Bin Laden, líder de Al

Qaeda

 

 

 

  • Recibir una ‘Nueva revelación’, propia de esta época (‘ya no vale lo anterior, necesito algo nuevo’).

 

El mundo ha cambiado y necesitamos ‘nuevas religiones’ (se suelen denominar Nuevos Movimientos Religiosos, NMR). Ya no tiene vigencia lo anterior, porque la Trascendencia ha ofrecido una Nueva Revelación para los nuevos tiempos. Estas nuevas revelaciones, por medio de ‘nuevos profetas’ pueden ser de distintos tipos:

 

1º Una Nueva Revelación cristiana, es decir, que parte de la tradición cristiana milenaria, pero que se complementa con nuevos profetas. Así, los Testigos de Jehová, diversas iglesias evangelistas, la Iglesia de Jesucristo de los santos de los últimos días –Mormones-, los adventistas, La Iglesia de la Unificación (Moon). 

 

2º Una Nueva Revelación que proviene del ‘más allá’. El ‘más allá’ se revela a los hombres de nuevas formas insospechadas antes. 

 

  1. Así, algunos creen que se comunica a través de los espíritus, que hablan por médiums (Espiritismo- la iglesia espírita es una de las grandes religiones en Brasil-).
  2. Otros, a través de extraterrestres que nos mandan sus mensajes a través de contactados (Movimientos ufológicos, como los Raelianos, o, en cierta medida, los niveles más altos de Cienciología, o las ‘lecturas bíblicas’ de J. J. Benítez). Puedes leer un texto curiosísimo del grupo ‘Heaven’s Gate, que se suicidaron para subir a la nave extraterrestre

‘oculta’ –según ellos- tras el cometa Halley, 

  1. Otros a través de maestros ‘ocultos’, que, desde siempre, han estado guiando, desde lugares escondidos, a la humanidad, como sostiene la Teosofía o algunos grupos de la llamada Nueva Era…

 

 

 

3) Recuperar las revelaciones ‘verdaderas’ antes de las religiones universales (‘ya no vale, recupero lo anterior’)

 

Una tercera posibilidad es la que podríamos llamar, ‘opción neorromántica’ o ‘neotradicionalista’ que considera que la verdad de la existencia no estaba en las grandes religiones (cristianismo, Islam, budismo…) sino en las religiones previas a ellas, que estas aplastaron. Las religiones de pueblos de estructura tribal se consideran lugares de verdadera revelación para el presente tecnificado. La verdad está en el pasado, normalmente mitificado, idealizado y reinventado por estos grupos.

 

Así sucede con las religiones de los pueblos indígenas de Norteamericana y el regreso de costumbres y usos chamánicos; o de las religiones sincréticas africanas caribeñas, mezcla de cristianismo y religiones tradicionales africanas (como la santería, el vudú o el candomblé); o de un neolítico matriarcal –que nunca existió- pero que se considera pacífico y maravilloso, dominado por las mujeres, con el culto a diosas-madre (como el grupo religioso que reclama la brujería WICCA o las elucubraciones, absolutamente falsas del ´Código da Vinci’); o el interés de algunos grupos por recuperar rituales célticos – druídicos-, etc…

 

Junto a ello, también resurgen todo tipo de ‘mancias’, formas de adivinación, más o menos tradicionales, que quieren conocer el futuro para dominarlo (quiromancia, tarot, runas, cocos…) o de magias de todo tipo (blanca para cosas buenas, negra para hacer mal a otros, etc..) que pretenden dominar las fuerzas sobrenaturales para dar beneficios a los que acuden a ellas. 

                   Chamán indígena de Sudamérica    

 

 

 

 

 

 

3º INCREENCIAS

 

Por supuesto, pese a que, como hemos dicho, la creencia (sea en lo que sea) no pierde su fuerza, también es cierto que se extiende (no pocas veces conviviendo con creencias mágicas o cualquier otra cosa) una sensación de increencia, es decir, de no creencia en algún tipo de trascendencia. Es importante señalar que no todos los tipos de increencia son ateos, y que aquellas personas que no se consideran ‘religiosas’ no tiene porqué ser increyentes: no pocas veces se consideran así por oposición a la Iglesia, no por falta de confianza en la existencia de Dios, espíritus, energías cósmicas, en que ‘algo tiene que haber’….

 

Las formas en que la increencia se puede presentar son muy variadas:

 

  1. Indiferencia: simplemente se vive con total ausencia de las preguntas últimas de sentido. Se vive en un registro superficial del sentido, sin querer asomarse a más preguntas. Se ‘pasa’ del tema. Es muy habitual en alguna época de la vida, pero según el ser humano va madurando resulta difícil seguir negándose dejarse interrogar por las grandes preguntas.

 

  1. Agnosticismo: se mantiene en duda sobre el tema del sentido. No se considera que se pueda tener respuesta alguna y, por lo tanto, ni se niega ni se afirma. No se combate la creencia, pero no se encuentran razones suficientes para creer (ni descreer).

 

  1. Ateísmo: se afirma el error de las religiones y se afirma la no existencia de trascendencia alguna. Es una postura más clara y afirmativa que el agnosticismo, más combativa y, por tanto, tiene menos éxito social que las dos anteriores formas de increencia.

                            Karl Marx

 

 

 

 

4º UNA NUEVA ÉPOCA. EDUCAR PARA LA BÚSQUEDA, EDUCAR PARA LA CRÍTICA.

 

Por eso, en esta nueva época en la que es cada persona la que tiene que ‘descubrir’ su propio sentido de la existencia, porque no viene dado por la sociedad, es necesario, más que nunca, educar la dimensión trascendente del ser humano.

PERVERSIONES DE LA RELIGIÓN

Dado que hay una auténtica multiplicidad de propuestas de sentido, si la persona no tiene unos recursos críticos suficientes, que le permitan elegir de forma racional, descubriendo lo que construye al ser humano de lo que lo destruye, pueden sufrir con síntesis de sentido muy débiles, o muy poco racionales, que le acaben haciendo daño (depresiones, falta de sentido, decisiones erróneas…). 

 

 

 

Dentro de las religiones tradicionales hemos entendido y utilizado mal la religión, en páginas negras de la historia de la Humanidad y de la vida individual de los hombres. Estas perversiones de la religión son:

  1. La religión como CAUSA DE MUERTE
    • lo largo de la historia se ha usado el Nombre de Dios por numerosas religiones para enfrentarse con enorme crueldad en sangrientas guerras, causa de grandes destrucciones e innumerables muertes.

A veces ha ido de la mano del pueblo conquistador o dominador de pueblos débiles e indefensos, junto con la dominación política y económica, imponiendo su religión por la fuerza. Actualmente algunas zonas del mundo sufren el integrismo, el fundamentalismo y el fanatismo religioso, que utiliza esta visión errónea de la religión.

 

              Primera Cruzada, Biblia s. XIII

 

  1. La religión del MIEDO
    • lo largo de la historia, la religión se ha vivido a veces bajo el signo del miedo y del temor a Dios. Era una permanente y amenazante presencia que atormentaba, atemorizaba y esclavizaba. Dios era rival del hombre, no su Padre, y el hombre debía aplacar la cólera divina practicando la religión para que Dios no descargara su castigo sobre la humanidad.

 

  1. La religión del CIELO

Muchas veces se ha acusado a las personas religiosas de preocuparse de modo exclusivo por el cielo, por lo que podría pasar después de la muerte, actitud que generaba en los creyentes despreocupación por las cosas de la tierra, por sus problemas concretos y por las situaciones inhumanas que se vivían en la sociedad. Esto hizo que las religiones aceptaran situaciones injustas a cambio de promesas de recompensa final.

 

  1. La religión contra la CIENCIA

Históricamente, se han opuesto religión y ciencia. Conocemos procesos y descalificaciones por parte de los creyentes contra científicos que buscaban honradamente la verdad y en nombre de la religión se frenaban progresos y avances de la ciencia.

 

                         Darwin y Galileo CARACTERÍSTICAS  DE LAS RELIGIONES

 

Animistas

 

  • Se encuentran sobre todo en África
  • La divinidad se presenta como ALMAS o ESPÍRITUS en la naturaleza, objetos
  • Ejercen influencia positiva o negativa sobre el hombre

 

Totémicas

 

  • Se encuentran en América del Norte, en las tribus indígenas
  • La divinidad se representa con esculturas o pinturas con un poder mágico, los TÓTEM, que simbolizan plantas, animales y fenómenos o fuerzas de la naturaleza

 

 

Reveladas

 

  • Son las 3 religiones monoteístas. Judaísmo, Cristianismo e Islam
  • Basan sus doctrinas en un mensaje que procede de la divinidad y que se recoge en los LIBROS SAGRADOS (Ley, Nuevo Testamento, Corán)
  • Son religiones HISTÓRICAS porque Dios interviene en las acciones de los hombres a lo largo del tiempo, del pasado, presente y futuro. Es el llamado TIEMPO LINEAL: no reversible, marcado por esas acciones. Este tiempo tiene dos versiones:

         JUDAÍSMO: el pasado es la Creación, ya que son CREACIONISTAS, afirman que Dios crea la realidad por su voluntad y a partir de la nada. El presente es la Ley de Moisés y el futuro la llegada del Mesías

        CRISTIANISMO: el pasado es la Creación, el presente el Mesías,

Jesús, y el futuro es el Juicio Final

 

 

Naturales

 

  • Surgen como posible solución a las guerras de religión entre Católicos y Protestantes

 

  • Son de carácter filosófico: formadas por NORMAS racionales que dan acceso a las religiones tradicionales
  • Estas normas se basan en las características COMUNES a las religiones, teniendo como límite los DDHH
  • Con el paso del tiempo acabaron en AGNOSTICISMO: no es posible conocer a Dios porque la mente humana es muy limitada y en DEÍSMO, la indiferencia frente a la religión

 

Místicas

 

  • Marcan la DISTANCIA entre el hombre y Dios con el mundo creado
  • Esa distancia se vence mediante un proceso de acercamiento en dos fases: ASCÉTICA o preparación y unión MISTICA
  • El misticismo es importante en el Islam en la Edad Media (los Sufíes) y en el cristianismo con S. Juan dela Cruz y Sta. Teresa de Jesús

Proféticas

 

  • Dios se manifiesta mediante un mediador o PROFETA que Él escoge entre el pueblo para intervenir en la historia
  • Los principales son MOISÉS, JUAN EL BAUTISTA y MAHOMA

 

      Nacionales

 

– Están vinculadas a una raza, pueblo, comunidad o nación con o sin localización geográfica: Judaísmo, Islam

 

Universales

 

  • Su mensaje va destinado a toda la humanidad
  • Son PROSELITISTAS, buscan conversiones: Cristianismo

 

1. LA RELIGIOSIDAD HUMANA: REALIDAD ANTROPOLÓGICA

Desde los inicios de la humanidad el hombre se ve acosado por una serie de inquietudes, y viene haciéndose diversas preguntas relacionadas con cuestiones tan fundamentales como el sentido de la vida, el origen y destino del mundo, el problema del mal o la inmortalidad. ¿Quién soy? ¿De dónde vengo? ¿Habrá existencia después de la muerte? ¿Por qué el dolor, la enfermedad o la injusticia? Son preguntas que desde siempre se ha formulado el hombre.

En esta dirección, la religión supone uno de los mayores desafíos para la razón humana, pues significa la confrontación del hombre con las cuestiones señaladas. A partir de aquí, el hombre se ha ido preguntando, al mismo tiempo, por el papel de la religión en la vida de las personas y de las sociedades. ¿Es la religión un mecanismo del hombre para enfrentar la desesperación? ¿O una opresión que aliena al hombre? ¿Creó Dios al hombre o es una invención de éste? O por el contrario, ¿la religiosidad es una realidad que forma parte de la propia estructura del ser humano, por lo que si se suprime se hiere al hombre en una aspecto esencial? Pese a que un determinado sector social conteste negativamente a La religión supone

uno de los mayores desafíos

la existencia de Dios o cuestione la para la razón humana validez de las creencias religiosas,

la existencia de la religión no puede ser negada. Son innumerables los símbolos, ritos, arquitectura, escultura, acontecimientos sociales… directamente relacionados con la religión, y que muestran que esta y el comportamiento religioso se observa en todas las culturas y acompaña al ser humano desde siempre.

Con todo, como señala Esperanza Bautista, su presencia cons- El hecho religioso es un tante en la historia del ser huma- fenómeno humano que no nos lleva a preguntarnos si la aparece como respuesta

a determinados puntos

religión no responderá, más que a                   críticos de la existencia

una etapa de la historia, a un nivel de la conciencia, o dicho de otro

modo, a una dimensión de la existencia humana. Efectivamente, el hecho religioso es un fenómeno esencialmente humano, pues el hombre no puede desentenderse de dichos problemas. A diferencia de los animales irracionales, el racional no puede vivir ajeno a ellos sin quedar deshumanizado; una vida no pensada no es humana. La dimensión religiosa del hombre es una realidad antropológica que encuentra su fundamento en la capacidad racional del hombre, en la capacidad para indagar y descubrir el sentido de la vida humana.

Dicho esto, como apunta José María Barrio, un estudio del hecho religioso, desde la perspectiva de la antropología, debe partir de dos aspectos fundamentales: por un lado, que el hombre es un «animal cultural», lo que implica que es un híbrido de espíritu y materia, y que la religiosidad es una manifestación concreta de esa faceta espiritual del hombre; y, por otro, que el hombre no puede desarrollarse si no es sobre la base de una autopercepción de sí mismo y del mundo, donde queda incluido el ser consciente de su condición limitada, creatural y gratuita.

En otros términos, el hecho religioso –como venimos afirmando– es un fenómeno esencialmente humano, tan antiguo como el propio ser humano, y que aparece como respuesta a determinados puntos críticos de la existencia, como el sufrimiento, la vida o la muerte. Y, al mismo tiempo, se presenta inseparablemente mezclado con la cultura; lo que significa que se expresa a través de aquellos símbolos, instituciones sociales, estamentos, etc., que son propios de cada cultura. Aspecto en el que nos detenemos a continuación, si bien de forma muy breve.

1.1.                  EL CONCEPTO DE CULTURA

La Real Academia de la Lengua recoge una de las acepciones del vocablo «cultura» como el «conjunto de modos de vida y costumbres, conocimientos y grado de desarrollo artístico, científico, industrial, en una época, grupo social, etc.».

En definitiva, los diferentes modos humanos de pensar y de vivir que quedan reflejados en símbolos exteriores, como el arte y el lenguaje, y en actitudes morales e instituciones sociales, y el conjunto mismo de tales manifestaciones es lo que constituye la cultura humana.

Hay que señalar que la cultura no es algo fijo, sino histórico y cambiante, es abierta y receptiva, pero al mismo tiempo conserva sus rasgos peculiares, siendo perdurable y continua. Toda cultura posee unos valores propios, y entre ellos la religión ocupa un lugar destacado.

1.2.                  LA RELACIÓN ENTRE RELIGIÓN Y CULTURA

Teniendo en cuenta lo dicho, la relación entre religión y cultura se observa claramente en el doble papel que aquella cumple contribuyendo, por un lado, a conservar la cultura, pero también, por otro, a crearla.

No obstante, la relación entre religión y cultura no puede afirmarse que sea del todo simétrica; dicho de otro modo, no puede considerarse que, del mismo modo que la religión es creadora de cultura, también la cultura influye en la religión. Efectivamente, algunas religiones sí pueden verse, o han podido verse alteradas por factores de tipo cultural o por la mentalidad de la época y el lugar. Claro ejemplo de ello es la Iglesia anglicana que se ha visto influida por la cultura democrática en aspectos tanto morales como de organización interna; basta recordar la aprobación, por el sínodo anglicano, de la ordenación de las mujeres.

Sin embargo, las religiones monoteístas permanecen invariables en sus contenidos esenciales, frente a los cambios históricos y culturales. Con ello, se pone de manifiesto que la religión no se reduce a la cultura, pese a ser un elemento de la misma. Un planteamiento reductivo supondría confundir la religión con un conjunto de prácticas rituales, símbolos y ceremonias, vaciándola de contenido, al relegar a un segundo plano su significado esencial: la relación entre el hombre y Dios.

2.               EL CONCEPTO DE RELIGIÓN

Como ya se ha señalado, si preguntáramos acerca de la existencia de la religión, la generalidad de las personas contestaría afirmativamente; pese a ello, resulta muy difícil dar una definición exacta de una realidad tan compleja.

Esta dificultad encuentra su causa en la complejidad misma del fenómeno religioso, sí como en las numerosas definiciones dadas desde muy variadas perspectivas pues, efectivamente, la definición variará según se enfatice uno u otros elementos.

2.1.       APROXIMACIÓN ETIMOLÓGICA

Atendiendo al origen del término religión, podemos señalar cuatro definiciones, de las cuales las tres primeras son las más relevantes:

  • Según Cicerón, la palabra religio deriva de relegere, que significa «leer con atención, observar atentamente». Entiende por religión la «cuidadosa observancia y guarda exacta de todo cuanto pertenece al culto de los dioses» (Cicerón, De natura deorum, II, 28, 72).
  • Para Lactancio deriva del término religare, «religar, atar», expresivo de la vinculación que enlaza intensamente a Dios y a los hombres (Lactancio, Divinae institutiones, IV, 28).
  • San Agustín deriva el término religión del vocablo reeligere, «volver a elegir» a Dios de quien el hombre se había separado por el pecado. En este caso, religión significa que el hombre decide volver a Él, vuelve a reelegirlo (San Agustín, De civitate Dei, X, 32; De vera religione, 25, 113).
  • Otra etimología, menos aceptada por la tradición, es la de Macrobio, quien deriva la palabra religión de relinquere, que significa «lo que queda o se transmite». En este caso la religión es algo recibido de los antepasados.

Santo Tomás de Aquino registró en su Suma de Teología las cuatro definiciones descritas; pero concluye subrayando el elemento común: «la religión dice orden o relación a Dios» (Sum.

Th, II – II, 81, 1).

2.2.                  DEFINICIÓN DE RELIGIÓN

A juicio del profesor Manuel Guerra, la palabra religión comprende actualmente dos dimensiones esenciales: la dimensión subjetiva o interior al hombre –la fe, creencia, el sentido de dependencia, etc.–; y, la dimensión objetivada o exteriorizada tanto a nivel individual como colectivo.

Son varias y numerosas las definiciones de religión que se han dado por los distintos autores, precisamente por la complejidad del tema: así Martín Velasco apunta como posible formulación de una definición: aquel «hecho humano específico, presente en una pluralidad de manifestaciones históricas que tienen en común: estar inscritas en un mundo humano específico definido por la categoría de “lo sagrado”; constar de un sistema organizado de mediaciones: creencias, practicas, símbolos, espacios, tiempos, sujetos, instituciones, etc., en las que se expresa la peculiar respuesta humana de

 

reconocimiento, adoración, entrega, a la Presencia de la más absoluta trascendencia en el fondo de la realidad y en el corazón de los

Alessi: «La religión es esencialmente la recta ordenación del hombre a Dios»

 

sujetos, y que otorga sentido a la vida del sujeto y a la historia, y así le salva»[1]; según Manuel Guerra es «el conjunto de creencias, celebraciones y normas ético-morales por medio de las cuales el ser intelectual reconoce, en clave simbólica, su vinculación con lo divino en la doble vertiente, a saber, la subjetiva y la objetivada o exteriorizada mediante diversas formas sociales e individuales»[2].

A la definición de religión, como apuntan los profesores Gonzalo Lobo Méndez y Joaquín Gómez Oñoro, se llega a través de tres grandes experiencias del hombre: la indigencia y deseo del ser humano; la dependencia de un Ser Absoluto; y la relación con la divinidad.

  1. La indigencia del ser humano: el hombre es consciente que tanto él como el mundo en el que se desarrolla son realidades limitadas; limitación que le origina toda una serie de inquietudes y, por tanto, la necesidad de conocer y dar respuesta a cuestiones como el origen de su existencia y el sentido último de su vida, así como al resto de aspectos previamente comentados.
  2. La dependencia de un Ser absoluto: la experiencia de su limitación lleva al hombre a darse cuenta de que depende de una realidad superior y misteriosa, que le sustenta y ayuda. A partir de su racionalidad, el hombre es consciente de que ese Ser Absoluto y bondadoso es distinto del hombre y del mundo, que es infinito y todopoderoso, y que en él está el principio y el fin de la vida humana y de todas las cosas. A partir de ahí, el hombre se siente comprometido con ese Ser Absoluto, al que suele llamarse divinidad, y brota en aquél el deseo de mantener una relación vital con Él.
  3. La relación con la divinidad: para que se dé la religión no es suficiente que el hombre sea consciente de la existencia de la divinidad, sino que es preciso que la exprese. La religión es el reconocimiento real de la relación vital del hombre con la divinidad, mediante actos internos y externos, y que brota espontáneamente de la experiencia de la limitación del hombre.

Llegados hasta aquí, y con intención de ser sintéticos, nos parece idónea la sencilla y breve definición que –inspirándose en la noción sostenida por Santo Tomás–, propone Alessi: «la religión es esencialmente la recta ordenación del hombre a Dios»[3]; definición en la que se recogen realmente los elementos constitutivos de la religión y que pasamos a desarrollar.

2.3.                  SUS CARACTERES ESENCIALES

Partiendo de esta última premisa, podemos decir que son tres, por tanto, los elementos esenciales que distinguen la religión de cualquier otro fenómeno: Dios, el hombre y la recta ordenación.

  1. La recta ordenación: la religión puede definirse como una relación u ordenación recta entre dos interlocutores, el divino y el humano. Efectivamente, no basta con la simple relación con el absoluto, es preciso que se trate de una relación personalmente vivida con la realidad suprema. Y es preciso que esa relación sea recta, en dos niveles concretamente:
    • En el nivel de certeza teórica: esto es, la certeza subjetiva de que las propias creencias son verdaderas y están objetivamente fundadas.
    • En el nivel ético: es decir, la voluntad sincera de entrar en una relación recta –correcta– con lo divino, seguida de un obrar coherente.

Dicho de otro modo, para que haya religión es necesaria lo que podemos denominar como actitud religiosa positiva, es decir, que la persona acepte la existencia de Dios y quiera entrar en relación con Él.

  1. Dios: el elemento principal de la definición es la realidad sobrenatural con la que el sujeto religioso entra en relación. Las notas que caracterizan a la divinidad serían las siguientes:
    • La experiencia religiosa es la respuesta del hombre a una intervención previa de Dios.
    • La divinidad se presenta como un ser eminentemente real cuya presencia se impone al hombre. Es el Ser por antonomasia, la realidad Suprema, el Absoluto; sólo de este modo puede generar sentimientos de adoración y alabanza, de súplica y sumisión.
    • Es una realidad totalmente distinta y que se sitúa en otro nivel, por lo que exige ser considerada como absoluta y trascendente.
    • Lo sagrado se encuentra dotado al mismo tiempo de una auténtica dimensión personal; lo divino es auténticamente tal en la medida en que se hace un Tú (Dios personal y único).
    • Se presenta como el sumo bien, como valor incondicional; aparece como un Tú que salva, Dios es Creador, Salvador y Redentor de lo creado.
  2. El hombre: el tercer elemento de la definición hace referencia al componente subjetivo, esto es, al hombre: de todos los seres dotados de materia, sólo el ser humano es capaz de religiosidad, en cuanto criatura racional y libre. La razón básica de la religiosidad del hombre es, como ya hemos dicho, su esencial limitación, su indigencia o contingencia y, por tanto, su dependencia real respecto del Absoluto. El resto de seres y cosas distintas al hombre son tan o más contingentes que él, pero no son capaces de reconocer su ser contingente debido a su irracionalidad.

La religión es una manifesPara que haya religión es ne- tación específica del hombre, cesario que la persona acepte una respuesta específicamente la existencia de Dios, y quiera

entrar en relación con Él humana a una intervención de Dios, está inscrita en la misma estructura del ser humano. La res-

puesta religiosa es una actitud: en primer lugar, original, en cuanto diferente de cualquier otra vivencia existencial; en segundo lugar es radical, pues afecta a las raíces del ser humano, en cuanto que afecta a su destino último; e integral, pues quedan implicadas todas las facultades humanas, intelectivas, emocionales y volitivas.

2.4.                  DIMENSIONES DE LA RELIGIÓN

La respuesta religiosa implica a toda la persona, todo su ser, tanto en su dimensión interior como exterior, tanto en su dimensión de individualidad como de apertura social. Ciertamente, la religión, en cuanto que relación del hombre con Dios, se presenta como un acto que se desarrolla en la interioridad propia de la persona; sin embargo, no es un acto puramente interno, sino que se realiza en formas de expresión perceptibles. La religión abarca todas las facetas del ser humano, y el hombre no es sólo interioridad, sino una unidad de alma y cuerpo, de interioridad y exterioridad. En otros términos, la persona no es sólo un individuo, sino también un ser social por naturaleza, por lo que en la medida en que la religión es un proceso humano abarcará todas las dimensiones de la persona.

Se trata de un fenómeno complejo y pluridimensional con una cara visible y social. El reconocimiento personal de Dios requiere, como se viene señalando, mani-

festarse en diversas mediaciones De todos los seres dotados de y expresiones, que constituyen el materia, sólo el ser humano es capaz de religiosidad

lado visible de la vida religiosa.

Dicho esto, desde esta perspectiva social e institucional, en todas las religiones encontramos los contenidos siguientes:

  1. Las creencias: toda religión tiene un cuerpo de doctrina propio, sobre Dios, el hombre y el mundo; cuerpo que responde a las cuestiones esenciales que el hombre se plantea.
  2. La moral: en toda religión existe un conjunto de valores, y se desarrollan determinadas normas religiosas de conducta y actuación, que indican cómo debe ser el comportamiento individual y social digno de la persona, y que se considera expresión de la voluntad de Dios.
  3. El culto: la persona religiosa necesita salvar la distancia que le separa de Dios y acercarse a Él. Todo lo que la persona utiliza para relacionarse con Dios es lo que conocemos con el nombre de «mediación». Dicho ésto, toda religión cuenta con distintos modos prácticos para relacionarse y comunicarse con Dios; no obstante, puede decirse que dos son los actos de culto esenciales que se encuentran en las diferentes religiones: la oración –de adoración, de petición, de acción de gracias–, y el sacrificio –como modo de expiar el mal cometido–.
  4. La comunidad religiosa: toda la creencia religiosa expresa una vertiente social. El proceso religioso de la persona se desarrolla hasta la manifestación pública de una comunidad religiosa en la que está inscrita. El hombre necesita entenderse con otros en el ámbito religioso y saberse de acuerdo con ellos. Es el grupo religioso el que desarrolla, informa y sostiene la conducta

 

religiosa de cada uno de los miembros de la comunidad y, al mismo tiempo, la eficacia de la comunidad religiosa se alimenta de la autenticidad de la conducta de sus individuos.

La religión abarca todas las facetas del ser humano,

no es sólo interioridad, sino una unidad de alma y cuerpo

 

3. TIPOS DE RELIGIONES

Para una mejor comprensión del hecho religioso, y dada la diversidad de religiones existentes, hay que atender a algunos criterios de clasificación de las mismas.

ATENDIENDO A SU CONCEPCIÓN DE LA DIVINIDAD PODEMOS HABLAR DE:

  1. T eísmo: creencia en un dios personal y providente, creador y conservador del mundo.
    • En el politeísmo se cree en la existencia de numerosos En las religiones reveladas dioses, cada uno con auto- es Dios quien sale al nomía y voluntad propia, encuentro de los hombres

para abrirles el camino

pero limitada. Tuvo una                   de la salvación eterna

fuerte presencia en Egipto, Grecia y Roma.

  • El monoteísmo es la creencia en un Ser único y absoluto, origen del mundo y fin de todo lo que existe, en un Dios creador y trascendente. Históricamente el monoteísmo fue anterior al politeísmo, siendo la primera expresión religiosa; de hecho, el politeísmo se presenta como una degradación del monoteísmo.
  1. No teístas: generalmente consideran que no existen identidades divinas absolutas, y tienden a considerar que los dioses son recursos metafóricos para referirse a fenómenos naturales o psíquicos. Ciertas formas de budismo o de taoísmo son los ejemplos más representativos de este tipo de religión.
  2. Panteísmo: es un tipo de fenómeno religioso que identifica el concepto de Dios con el universo y todo lo que en él existe. Es decir, para el panteísmo el universo entero es Dios, y todos los seres –tanto animados como inanimados–, así como las leyes naturales, son manifestaciones de la divinidad.

ATENDIENDO A SU DEPENDENCIA O INDEPENDENCIA DE UN DATO REVELADO:

  1. En las religiones reveladas es Dios quien sale al encuentro de los hombres para abrirles el camino de la salvación eterna. Encuentran su origen en la manifestación histórica de Dios por hechos y palabras, esto es, a través de un lenguaje inteligible al hombre. Son tres las religiones consideradas reveladas: el judaísmo, el cristianismo y el islam.
  2. Las religiones no reveladas son aquellas que encuentran su origen en la capacidad natural del hombre para conocer; es decir, son resultado de las inquietudes del hombre al buscar, desde esa capacidad natural, el sentido de su existencia.

4.               FORMAS RELIGIOSAS DERIVADAS

Resulta conveniente para perfilar completamente el concepto de religión distinguirlo de lo que podríamos denominar falsas actitudes religiosas o manifestaciones pseudoreligiosas, que constituyen o pueden definirse como una degradación de lo religioso. Son principalmente las siguientes:

4.1.       EL ANIMISMO

Consiste en la creencia según la cual están dotados de alma, no sólo los seres humanos, sino también los animales, vegetales e incluso objetos inanimados. Es compatible con la creencia en una divinidad lejana, que no influye ni en la vida de los individuos, ni en la historia de los pueblos. Esa lejanía e inactividad de la divinidad quedaría suplida por los espíritus, sobre todo de los antepasados, así como por el trato frecuente con ellos para

pedirles ayuda, consejo, favores, etc., No sólo los seres humanos y protegerse de su poder maléfico. están dotados de alma, sino

también los animales, vegetaDe las religiones universales sólo el les y objetos inanimados jainismo es, en cierta parte, animista

 

[1]              MARTÍN VELASCO, J. (2006) Introducción a la fenomenología de la religión, Madrid, p. 574.

[2]              GUERRA GÓMEZ, M. (1999) Historia de las religiones, Madrid, p. 26.

[3] ALESSI, A. (1991) Filosofia della religione, Roma, p. 288.

Tema 4: El Hinduismo

La India sobrepasa cualquier concepto de Estado a la manera occidental; no es un país, sino un continente, mayor que Europa sin Rusia, habitado por numerosas razas de los troncos más diversos. Todas ellas han aportado algo de su idiosincrasia, de sus ideas filosóficas y religiosas haciendo de la India un país fascinante. El 80% de los cerca de mil millones de habitantes de la India son hindúes. 

 

«Hindú» es una palabra persa que significa «indio» (río en persa). Se daba este nombre a los habitantes del valle del Indo. El Hinduismo era su estilo de vida y el resultado de un largo proceso de evolución que empezó hace más de cuatro mil años. El término hinduista es como los occidentales se refieren a los creyentes del «Sanatana Dharma» la «Ley eterna». Se hace difícil explicar el Hinduismo a los occidentales debido a su complejidad y en ocasiones aparente contradicción ya que es una religión que carece de fundador, de un libro sagrado, de dogmas, de una organización jerárquica, de unas ceremonias expresamente mandadas… y llama la atención la creencia en cientos de miles de dioses. Por ejemplo, en algunos lugares de la India se adoran a unos dioses que en otros lugares son desconocidos. O se celebran tradiciones y fiestas en lugares concretos y que no son consideradas de aplicación general a los fieles hinduistas.  Por consiguiente, en determinados momentos puede resultar más útil hablar de múltiples tradiciones hindúes y, en otros, de una sola religión.

 

1. Orígenes del Hinduismo 

 

En el Hinduismo no encontramos un origen ni un fundador claramente definido. El estilo de vida hindú es el resultado de un largo proceso de evolución de dos grandes civilizaciones: 

 

  1. El Indo: Hace más de 2.500 años a. C, en el valle del Indo existía una civilización muy próspera. En ella se daba culto a una divinidad representada con tres rostros y rodeada de animales. También adoraban a la diosa madre y muchas otras divinidades femeninas como diosas de la vida y la fertilidad.

 

  1. El Ganges: Hacia el año 1500 a C. los pueblos arios

(nobles), procedentes del norte y centro de Europa, invadieron la India. Se establecieron en el valle del Ganges. Se consideraban una raza superior, por este motivo no se mezclaron con los habitantes del lugar. Su religión era la Védica y adoraban a los fenómenos de la naturaleza como dioses. 

 

  1. En una evolución posterior, ambas experiencias religiosas se mezclaron y evolucionaron conjuntamente de forma compleja, lo que dio lugar al Hinduismo, el conjunto religioso de la India actual.

 

 

2. Dioses y diosas del Hinduismo

 

En la India hay una gran cantidad de templos y lugares de culto con imágenes de dioses y diosas que pueden ser locales, de un extenso territorio o adorados en toda la India. Algunos hindúes reconocen a muchas deidades pero creen que sólo hay un Dios supremo, mientras que otros consideran a todos los dioses y diosas por igual aunque adoran a uno como su favorito. 

 

No obstante, casi todos afirman que todas las divinidades son manifestaciones de una única deidad: el Brahmán, el Absoluto del que todo surge. En particular se manifiesta en una tríada, la trimurti: aparece como Brahma, el creador del mundo, como Visnú, conservador del mundo y como Shiva el destructor del mundo. 

 

Los dioses hindúes tienen emociones humanas, se asocian a animales, habitan en las montañas sagradas y descienden a la tierra en tiempos de necesidad. Muchas deidades tienen varias manos y en cada una de ella llevan un arma o una flor para proteger a sus devotos del mal. 

Œ Brahma: es el dios creador del universo, del los hombres y de los dioses. Nació de Hiranyagarbha, el huevo dorado o bola de fuego que emergió de las primeras aguas. Cuando el huevo se dividió en dos se formaron el paraíso y la tierra, con el cielo azul entre ellos dos. Tras haberse creado a sí mismo, Brahma creó a Saravasti: la diosa Tierra. Encantado por su belleza, quiso mantener relaciones sexuales con ella, pero ella, juguetona, decidió esconderse de él. Se transformó en vaca, pero él la encontró y se transformó en toro. Después de copular nació un ternero. Entonces ella se transformó en yegua y él en un semental, ella en oveja y él en carnero. Y así creo todas las criaturas. 

 

Se le representa montado en un cisne rojo, color del fuego o como un viejo con cuatro

brazos y cuatro caras con barba, que miran hacia cuatro direcciones representando los cuatro puntos cardinales. Sus manos sostienen los libros sagrados (los Vedas) y otros objetos de devoción.

 

 Visnú: es el dios protector y conservador del universo, está vigilante y su misión es mantener el orden y la armonía. Su mujer, Lakshmi, es la diosa de la fortuna y la desgracia. Ésta surgió del mar de leche –el primer océano- con una flor de loto en la mano. Cuando apareció, Brahma, Visnú, y Shiva la querían para ellos, pero Shiva ya había pedio la luna y Brahma la tierra, por lo que Visnú se quedó con ella. Visnú está asociado a la luz, cuando camina por el mundo lo hace en tres zancadas: en la tierra se mueve como fuego; en el cielo como un relámpago y en el paraíso se mueve como el sol. Controla todo lo que pasa en el universo y ejerce mucho poder sobre las cosas. 

 

Tiene cuatro brazos que representan las cuatro etapas de la vida y en sus manos

sostiene los símbolos de su autoridad. En su pecho luce una brillante piedra preciosa, incrustada en su corazón, que representa el conocimiento. A la izquierda de la joya hay un mechón de pelo de su amada Lakshmi. Alrededor del cuello lleva una guirnalda hecha de cinco hileras de flores que representa los cinco sentidos. Alrededor de las caderas lleva una fina tela amarilla que representan los libros sagrados hindúes: los Vedas. Cuando duerme, Visnú reposa sobre el rey serpiente Sesha Naga, un símbolo de la inmortalidad. Y cuando está despierto conduce un carro o va montado sobre el pájaro Garuda, que simboliza la mente. 

 

Ž Shiva: es el dios engendrador y destructor, protector y justiciero del universo. Por tanto es un dios dual: crea, actúa y destruye sin fin. Su mujer se llama Kali y es la diosa de la muerte. La primera manifestación de Shiva es el «linga» o falo (piedra cilíndrica que surge de una especie de vasija que representa la vulva). Pero el linga no es más que la representación material de la presencia del dios de la vida, del que engendra. La imagen más popular de Shiva se muestra danzando en medio de un círculo de llamas, aplastando a los demonios. Es «Nataraja«, el «Señor de la danza», el símbolo de la destrucción permanente del mundo, pero al mismo tiempo el símbolo de la liberación de las almas.

 

Se le representa sentado, con piel blanca (la iluminación), su cuello es azul por haber bebido veneno y tiene tres ojos que simbolizan el sol, la luna y el fuego. Dos son para ver y el tercero para la visión interior. Shiva viste una piel de tigre, destacando su victoria sobre las fuerzas. Tiene cuatro brazos, simboliza los cuatro elementos: fuego, agua, tierra y aire. Y en sus manos lleva varias armas de destrucción. 

 

Otros dioses del Hinduismo: Acarira: Divinidad del amor e hijo de Visnú; Agni: la personificación del Cielo; Akupera: Nombre de la tortuga que servía de sostén a la tierra; Apah: Dios de la naturaleza; Asuras: Demonios o espíritus malignos que luchan contra los dioses; Bali: Dios del infierno, fue vencido por Visnú y obligado a bajar al infierno; Barani: Nombre de la madre de Brahma, Shiva y Visnú; Bhadrakali: Deidad que provocaba toda suerte de enfermedades; Cama-Deva: Dios del amor hijo de Brahma;

Cuberen: Dios de las riquezas. Se le representaba cabalgando  sobre un caballo blanco; Danavandri: Médico de los dioses; Diava: Dios del aire; Gauri: Diosa de la abundancia; Gondopi: Diosa de las flores; Lama: Dios de la noche, de los muertos y de los infiernos; Indra: Dios de los guerreros; Kama: Dios del amor. Kartikeia: Dios de la guerra creado por Shiva a ruego de los otros dioses; Luki: Diosa de los granos y de la abundancia;  Maya: La madre de la naturaleza; Munis: Seres sobrenaturales protectores de los mortales y guardianes de su felicidad; Rakchasas: Divinidades maléficas que les encantaba la pereza, la lujuria, la glotonería, la mentira, etc; Rambha: Diosa de los placeres nacida como Afrodita de la espuma del mar; Varuna: Dios del mar; Vasanta: Diosa de la primavera. Vasudji: Diosa de las serpientes, provocadora de maleficios; Vayu: Dios del aire; Vidhata: Diosa de la noche; Yama: Dios de la noche, juez y arbitro de los muertos; Sarasuati: Diosa de la música…Y el octavo avatar del dios Visnú es Krishna.

@

 

 

 

 

   ACTIVIDADES

 

Completa la información de esta actividad mirando en las páginas 34, 35,36 y 37 del Diccionario Ilustrado de las Religiones, Ed. San Pablo

 

  1. Observa al dios Shiva y describe al dios:

 

  1. Contesta a las siguientes preguntas sobre estos dioses hinduistas.

 

Qué diosa es, y su descripción                Qué dios es y por qué se le reza          Qué historia se cuenta de él

 

 

 

3. Las creencias hinduistas

 

  • Dharma. Dharma proviene de una palabra sánscrita (lengua de la India) cuya raíz

«dhr» significa sostener, mantener. El dharma es la ley que mantiene el orden del mundo.

Esta noción es fundamental en el Hinduismo de modo que le da nombre («Sanatana Dharma»: La ley eterna). El «dharma» es el funcionamiento armonioso del universo: la relación de los hombres con los dioses; del orden en la naturaleza: los ciclos de astros, estaciones que regulan las cosechas y el brote de las plantas…

  

Dharma  es un conjunto de normas que garantizan la armonía entre los dioses, el universo y el ser humano.

 

  • Esta palabra, en sánscrito, significa «acto» y «obra«. El karma es el balance de los actos, de las buenas y malas acciones. Es por tanto una fuerza «invisible» que emana de todos los actos humanos y hace al «atmán» (el alma) prisionera de un cuerpo que le obliga a reencarnarse. El buen karma se consigue mediante la meditación, el yoga, la devoción a los dioses, las buenas obras…

 

El karma son las acciones buenas o malas de las personas. Si las acciones son buenas, habrá un buen karma y una reencarnación favorable; en cambio, las malas acciones tiene el efecto opuesto.

 

  • Reencarnación. El «atmán» o alma, está desterrada en el cuerpo. A esta situación de cautividad se le llama «hamsa«. Como un ave migratoria, el «hamsa» va volando de cuerpo en cuerpo, sin fin, durante toda la duración del ciclo cósmico. Pero el atmán, embarazada por el peso de sus malas acciones o karma negativo, va bajando en la escala de los seres, renaciendo en el cuerpo de un hombre o mujer de categoría inferior y hasta de un animal o una planta. O bien, aligerada por sus buenas acciones o karma positivo, se va elevando hasta alcanzar el «Brahmán», el Absoluto. La conciencia del karma acumulado desaparece con la introducción del atmán en otro cuerpo, por tanto el individuo no se acuerda de su vida anterior una vez que se ha reencarnado.

 

Los hinduistas creen que tras morir el atmán (alma) toma el cuerpo de otra persona y se reencarna en ella. Dependiendo del karma acumulado en la vida anterior la reencarnación será en una persona, planta, animal o piedra.

 

  • También es conocido como la «transmigración de las almas» o

«transmutación de un cuerpo en otro”. La palabra viene de «Sam si» (fluir con). El samsara es la corriente perpetua y cíclica que arrastra el «atmán» a través de las reencarnaciones sucesivas. Está simbolizado en una rueda siempre en movimiento, o también en la sucesión de las olas de un río incesante.

 

El samsara es el ciclo eterno de muerte y reencarnación: tras la muerte se nace de nuevo  y así sucesivamente

 

  • El objetivo de la existencia del ser humano, a pesar de los renacimientos es la liberación. Los hindúes la llaman «moksha». Dicha liberación deja el alma libre del «karma» y se funde definitivamente con el «Brahmán», el Absoluto.

  

El moksha es el fin de las reencarnaciones, la liberación del samsara y del karma, la unión del atmán con

Brahmán

 

En el Hinduismo existen varias vías o caminos para conseguir el Moksha y llegar a dios:

  

  • Camino de acción (karma): consiste en cumplir cada acto de la vida como una ofrenda a la divinidad haciendo obras buenas.

 

  • Camino de la devoción (bhaktí): consiste en adorar a la divinidad por medio de visitas a los templos, peregrinaciones, asistir a las festividades, oraciones…

 

  • Camino de la sabiduría (jñana): se pretende llegar a comprender la realidad última de la divinidad por medio del estudio de los textos sagrados.

 

  • Camino de la liberación (yoga): a través de ejercicios físicos y respiratorios y con meditación profunda se consigue la paz interior. El yoga ayuda a la concentración profunda, a la meditación eficaz y favorece actitudes como la no violencia y la

autodisciplina a través de la postura y la respiración. El objetivo final es alcanzar el nivel más alto de consciencia antes de conseguir el moksha. Por tanto el yoga es una disciplina moral, mental y física. 

4. Las clases sociales en el Hinduismo: las castas el  

 

En la India durante miles de años han existido las castas (clases sociales) en sánscrito es “varna” (color). Los textos sagrados afirman que cuando Brahma, el Dios creador, hizo el primer hombre, de su boca surgieron los sacerdotes (brahmanes), de sus brazos los guerreros (kshatriyas), de sus muslos los agricultores, comerciantes y ganaderos (vaishyas) y de sus pies los servidores (shudras). Aquí aparecen las primeras clases sociales. Su origen está hacia el año 1.500 a.C, cuando los arios, de piel blanca, procedentes del norte invadieron el país. Para imponer y asegurar definitivamente su dominio sobre los nativos, de piel morena, los conquistadores arios se reservaron todas las profesiones influyentes: sólo ellos podían ser «brahmanes», «de la nobleza», «grandes propietarios y guerreros», relegando a los nativos a los trabajos que consideraban más bajos, originando así el sistema de casta.

 

Œ La casta superior: Los Brahmanes o sacerdotes. Ejercen el poder religioso e intelectual, son por nacimiento sagrados y ellos han elegido consagrar su vida a la adoración de un dios. Ellos son los guardianes y transmisores de las escrituras y presiden los rituales. A dicha casta pertenecen los «pandit» (teólogos y sabios del Hinduismo), los «sadhu» o ascetas errantes, que practican el ayuno y el silencio como medio de alcanzar el Brahmán, huyendo del universo y los «gurus» o maestros espirituales…

 

 La segunda de las castas: Los Kshatriyas o militares. Pertenecen a ella los príncipes, los ricos terratenientes y la nobleza de las armas. Ellos defienden el orden, a su

divinidad particular le deben hacer ofrendas y estudian libros sagrados: los Vedas.

 

Ž  La tercera de las castas: Los Vaishyas o comerciantes. Es la burguesía que tiene derecho al trabajo productor de riquezas. Han de ser generosos y nobles en sus comportamientos: haciendo sacrificios, estudiando los libros sagrados y dando limosnas.

 

 La última de las castas: Los Shudras. La constituye la mayor parte de la población, y sobre ella pesan todos los trabajos manuales. Es la casta de los artesanos, labradores, obreros… Los «Shudras» están divididos en más de 3.000 subcastas diversas según las profesiones, tienen el deber de servir a los anteriores y realizan las tareas más

humildes…

 

 Excluidos de toda casta: Los Intocables o llamados los «parias«, es decir, «los sin casta», cuya cifra global asciende a 70 millones aproximadamente. Los «parias», despreciados, olvidados, obligados a vivir fuera de las poblaciones, apenas sí son considerados aptos para los trabajos más penosos.

 

Además de las castas principales existen más de 2.000 subcastas llamadas jatis, que se diferencian por sus profesiones, pertenencia a un territorio determinado u otros factores. Aunque la discriminación es cada vez menor en la actualidad, la separación de castas sigue siendo muy fuerte a la hora de los matrimonios. Para los hindúes creyentes, la casta no es un hecho social y económico, sino el resultado de una reencarnación. Se nace dentro de una casta, superior o inferior, o bien como paria, o como un animal, según la conducta que se ha observado en la existencia anterior. De ahí que no se revelen contra esta situación de discriminación social y los «parias» soportan resignadamente su propia suerte que entienden que es provisional.

 

La casta, cuya pertenencia se hereda por nacimiento, lo determina todo: la profesión a ejercer, la clase de persona con quien casarse, el alimento: qué han de comer y dónde. Cada casta se encierra en sí misma de forma que no se tratan entre sí personas de castas diversas.

 

Los parias no podían mezclarse con las demás castas ni entrar en sus templos hasta la Constitución de 1950, en que esta discriminación se prohibió. Se les llama intocables porque los de las demás castas no podían tener contactos con ellos. Este sistema es un modo terrible de desprecio y uno de los grandes problemas del Hinduismo que ha llevado a muchos a abandonar esta religión y hacerse, por ejemplo, musulmanes. Los intocables carecían de sitio dentro de la sociedad, incluso se les hacía vivir fuera de las aldeas. Malvivían realizando tareas serviles y contaminantes, como trabajar el cuero o barrer los excrementos de las aldeas. 

 

Gandhi o Teresa de Calcuta estaban totalmente en contra de la discriminación que sufrían los parias. Decían que no era correcto que la religión justificase algo tan inhumano. 

@

 

 

 

 

   ACTIVIDADES

 

  1. Une con flechas los siguientes conceptos:

 

Karma              

 

l

 

 

 

l Nombre con el que se le conoce al alma

Paria                

 

l

 

 

 

l Ciclo de la vida, muerte y reencarnación

Reencarnación 

 

l

 

 

 

l Son las clases sociales de la India

Atman              

 

l

 

 

 

l Actos buenos o malos de las personas

Castas              

 

l

 

 

 

l Ley que mantiene el orden en el universo

Yoga                 

 

l

 

 

 

l Clase social marginal 

Samsara           

 

l

 

 

 

l Ejercicios físicos y mentales

Dharma            

  

l

 

 

 

l Morir y volver a nacer en otro cuerpo

Sanatana Dharma 

l

 

 

 

l Es el nombre de la religión hinduista

 

  1. Indica si es verdadero (V) o falso (F).

 

(           ) El karma es solamente los actos buenos de las personas

(           ) Los hinduistas creen que cuando muere una persona su alma resucita

(           ) La ley que mantiene el orden en el universo se llama Dharma

(           ) El alma va renaciendo en distintas personas, animales, plantas y minerales

(           ) Para los hinduistas, la vida es: nacimiento, muerte y renacimiento

(           ) Una vez que el alma se ha reencarnado en una persona, la persona se acuerda de su pasado

(           ) Si el karma de una persona es bueno te puedes reencarnar en un animal

(           ) La reencarnación está condicionada por las malas o buenas obras de la persona

(           ) Hay un orden que mantiene la armonía en el universo, dioses, naturaleza…

(           ) El fin de las reencarnaciones se llama samsara

(           ) Se puede obtener buen karma mediante las adoraciones a los dioses

(           ) Dependiendo del karma acumulado en la vida anterior la reencarnación será buena o mala

(           ) El moksha es el fin de las reencarnaciones

(           ) Tras la muerte se vuelve a nacer, se muere y se renace, a este proceso se llama samsara

(           ) El nombre auténtico del Hinduismo es Sanatana Dharma: la Ley eterna

 

(           ) En la actualidad, la India ha eliminado el sistema de castas

(           ) Miembros de diversas castas conviven y viven de manera natural y normal en la India

(           ) Las castas son las clases sociales de la India

(           ) En la India tan sólo existe tres tipos de subcastas

(           ) La casta superior la forman los soldados y militares

(           ) Los intocables pertenecen a un grupo de castas de la India

(           ) El origen de las castas es muy reciente

(           ) Miembros de distintas castas se pueden casar, aunque no es lo normal

(           ) Los matrimonios entre miembros de distintas castas es lo normal en la India

(           ) En muchas ocasiones ni el gobierno ni los familiares ayudan a los pobres y necesitados

(           ) Los artesanos, labradores, obreros y pastores pertenecen a los intocables

(           ) Ghandi estaba muy a favor del sistema de castas en la India

(           ) Teresa de Calcuta no entendía por qué la pobreza se justificaba con el sistema de castas

(           ) Los intocables se conforman con su vida y muchos no luchan por salir de la pobreza

(          ) Pertenecer a una casta es el resultado de una reencarnación buena o mala

(           ) Los intocables son conocidos también como parias

(           ) La casta no se hereda por nacimiento viene impuesta por los dioses

4. Libros sagrados 

 

El Hinduismo no tiene un único libro sagrado, sino varios textos del siglo XII a.C. escritos en el antiguo idioma de la India llamado sánscrito. La colección de libros más importes se llaman Vedas y varios libros llamados Smriti compuestos por: Œ Rig Veda: es el libro más antiguo, contiene más de 1.000 himnos dedicados a los dioses y es utilizado en los rituales que se realizan en los templos donde se incluyen cantos y oraciones;  Upanishads: son textos basados en las enseñanzas de los grandes maestros del Hinduismo; Ž Las Leyes de Manu: Manu es considerado el primer hombre. Estos textos contienen instrucciones sobre la moral, los deberes sociales de los hindúes y las enseñanzas sobre las diferentes castas;  Mahabharata: es un

poema épico donde se cuenta una guerra que tuvo lugar entre dos familias rivales: los Pandavas y los Kauravas.  Cuenta la historia sobre la lucha de bien y del mal y aparecen enseñanzas sobre la política y la religión. Y por último está el  Ramayana: otro poema épico sobre el amor de Rama (un avatar del dios Visnú) por Sita y sobre el secuestro de Sita por el demonio Ravana y su rescate. 

 

Cantos sagrados: Los mantras son cantos en sánscrito de los libros Vedas, se usan en los rituales hindúes. Un mantra puede ser una sílaba, una palabra, una frase o texto largo, que al ser recitado y repetido va llevando a la persona a un estado de profunda concentración. Se cree que recitarlos pone en contacto con Dios.

 

5. Lugares sagrados el  

 

Varios millones de hindúes visitan regularmente ciudades sagradas, rezan en templos, se bañan en ríos santos y ascienden a montañas sagradas con el propósito de lograr la felicidad en esta vida y en la siguiente a través de la oración. La visión de la India como tierra santa ha hecho que sea conocida como “la Madre India”. En la India, a las celebraciones o culto religioso se llama puja. Las formas de celebrar los cultos son muy diversas e incluyen desde ceremonias íntimas en la propia casa hasta festividades que congregan a millones de personas. 

 

  • Los templos, son los lugares para adorar a los dioses, representados en imágenes de arcilla, ladrillo, madera o piedra. Los templos son visitados por miles de personas venidas de todas partes pues se cree que la divinidad puede entrar en la estatua para recibir las ofrendas de sus fieles y agradecerlas en forma de bendiciones: se le acoge, se les engalana, baña, alimenta, perfuma y a continuación se les adora.

 

  • Las casas de los hinduistas tienen altares, vitrinas o habitaciones con la imagen de algún dios o diosa para ser venerado por los miembros de la familia. A estos altares se le conoce como murtis. Los habitantes de la casa todos los días le dan culto a su dios rezando, ofreciendo flores o mantequilla, encendiendo lámparas y quemando incienso.
  • Las peregrinaciones a templos o lugares sagrados constituyen una parte importante del culto hindú. Pueden visitar ciudades sagradas donde se cree que nació un dios como la ciudad de Mathura, lugar de nacimiento del dios Krishna o la ciudad de Benarés donde se encuentra el rio sagrado más importe para los hinduistas como es el río Ganges.

 

  • Montañas sagradas. Muchos lugares sagrados se hallan junto a las montañas y cuevas, donde, según los textos sagrados, viven los dioses. Por ejemplo, Shiva vive en el monte Kailasa en el Himalaya

 

  • Animales sagrados. El respeto religioso a todos los vivientes es debido a que los hindúes ven a

Brahmán en todas las realidades que constituyen el mundo: puede ser una piedra, un árbol, un río, un ave, una hormiga o una vaca… De esta manera la mayoría de los hindúes piadosos son vegetarianos. Característica única en el mundo es la veneración de los hindúes por las vacas. Estas se pasean libremente en muchas de las ciudades y pueblos de la India y matar a una vaca se considera un delito muy grave. De ahí que algunos libros sagrados contengan la siguiente afirmación: «Quien mate una vaca irá al infierno tantos años cuantos pelos tenía el cuerpo de la vaca». La vaca es sagrada porque es un símbolo de la madre tierra y de la fertilidad.  

 

Igual respeto tienen los hindúes con las serpientes a las que dan de comer si se introducen en sus casas. O por los elefantes que consideran pecado usarlos para trabajar. El respeto se extiende a las hormigas o a seres tan desagradables para un occidental como las ratas a quien la gente sencilla le da de comer. En todos estos seres ve el hindú una ocasión de manifestar su amor a la creación, a Brahmán. 

  • Ríos sagrados. El agua, que simboliza purificación y santificación, juega un papel muy importante en el Hinduismo. Un rito muy importante en la religiosidad hindú es el baño sagrado.

 

El río más sagrado es el Ganges y a sus orillas se asienta Benarés, la ciudad religiosa, centro del Hinduismo. Los hindúes van en peregrinación para visitar los innumerables templos (más de 1400) y tomar el baño purificador en el río sagrado. Todos los hindúes desean morir en

Benarés. Los que allí mueren son trasladados a la orilla del río. Se

prepara una hoguera y el cadáver es incinerado. Día y noche arden estas piras a la orilla del Ganges. Ambiente siniestro para los occidentales, ceremonia festiva para los hindúes. 

 

Por otro lado, la gente espera conseguir la purificación de todos sus pecados mediante un baño, a la salida del sol, en las aguas santas del río. Para ello se distribuyen por unas anchas escaleras de piedra existentes a lo largo de toda la ciudad y que bajan desde los templos hasta el río. 

 

 

6. Celebraciones religiosas el  

 

  • Holi o del Año Nuevo (primavera): se lleva a cabo en el mes de marzo y conmemora que el dios Krishna venció al demonio del invierno. En su origen era una ceremonia de la fertilidad y daba comienzo la primavera.

 

La gente enciende hogueras donde se asan comidas especiales y contemplan las llamas de la hoguera porque se dice que la tierra más fértil el año próximo estará en la dirección de las llamas.  Los niños y jóvenes arrojan polvos de colores o rocían las aguas coloreadas a los demás recordando las posibles bromas que jugaba el dios Krishna de joven.

 

  • Diwali o fiesta de las luces (otoño): se celebra en el mes de noviembre y conmemora las victorias de Krishna sobre las fuerzas demoníacas.

 

Se encienden lamparitas de aceite por todas partes: casas, templos, calles. Muchos lanzan barquitos de papel por los ríos sagrados pues las luces simbolizan el triunfo del bien sobre el mal. También se decoran y limpian las casas y se dice que la diosa Laksmi las visita todas y trae prosperidad y felicidad a las que están bien decoradas. 

 

  • Janmashtami: celebra el         nacimiento      del       dios     Krishna.           Se        hacen representaciones de Krishna niño hechas con arcilla, pintadas en murales o hechas con tortas de harina. Se celebra una comida de fiesta familiar.   

 

También se recuerda el pasatiempo de Krishna cuando rompía los potes de mantequilla. Los devotos cuelgan potes de arcilla en lo alto y hacen pirámides humanas para romperlo y distribuir su contenido: dulces, frutas… 

 

 

  • Kumba Mela: se celebra cada 12 años en Allahabad. Su origen está cuando la gente empezó a llevar vasijas con granos al río Ganges para sumergir las semillas en el agua y asegurar así su fertilidad. Actualmente millones de personas se reúnen en las orillas del río para bañarse, orar y hacer ofrendas.

 

  • Raksha Bandhan: se celebra en julio y recuerda a los

hombres hindúes su deber de proteger a las mujeres. Las mujeres jóvenes atan brazaletes de cuerda en las muñecas de sus hermanos o de otros hombres, quienes devuelven el favor con un regalo y la promesa de protegerlas. 

 

  • Navaratri o fiesta de las nueve noches: se celebra en septiembre y octubre en toda la India. La fiesta está dedicada a las diosas Sarasvati, Laksmi y Durga.

 

Es un periodo en el cual los devotos rinden tributo a los utensilios de su profesión. En algunas regiones, los automóviles y los autobuses se decoran con guirnaldas y, desde hace unos años, los ordenadores son bendecidos con polvos sagrados y se les permite “descansar” durante el día. En algunas zonas de la India adoran la imagen de la diosa Durga, sentada sobre un felino, recordando la historia de cómo la diosa cabalgando sobre un tigre derrotó a un demonio. De ahí que Durga sea la diosa que protege del mal a sus devotos.  

7. Rituales de paso el  

 

Las samskaras son las etapas claves de la vida de una persona: nacimiento, mayoría de edad, matrimonio y muerte. Estas etapas están marcadas por ritos que las personas realizan desde cientos de años.

 

  • Concepción y embarazo. La cuarta noche después de la boda, toda pareja hinduista debe concebir a su hijo o hija. Para ello realizan una oración a Visnú y le piden que prepare el seno materno para el embrión. Varias celebraciones tienen lugar durante el embarazo. Al tercer mes, por ejemplo, los padres realizan un ritual para determinar el sexo del hijo o hija, y al cuarto mes, el padre divide el pelo de la madre y cantan himnos para prepararse a recibir a su bebé.

 

  • Después del parto y tras haber cortado el cordón umbilical, el padre toca los labios del niño o de la niña con una cuchara de oro mojada en miel, cuajada y mantequilla. El padre reza para pedir larga vida para su hijo y le susurra tres veces la palabra sagrada “Om”. Algunos padres escriben en la lengua del niño esta sílaba con una pluma de oro mojada en miel. Esta palabra compuesta por tres letras fue el primer sonido que hubo cuando se creó el universo, es el sonido del que emergen todos los demás sonidos. En seguida el niño recibe de sus padres un nombre sagrado que sólo ellos conocerán durante

la vida. Diez o doce días después, el niño recibe el nombre común. En otros lugares, hay la costumbre de perforar ritualmente la oreja derecha del niño y la oreja izquierda de la niña cuando tienen cinco meses. Hacia los tres años, afeitan la cabeza de los niños varones como forma de expresar dedicación a la comunidad. 

 

  • Mayoría de edad. En la ceremonia de la mayoría de edad, el joven es llevado ante un gurú para recibir instrucción religiosa e iniciar al joven en la vida espiritual. A los niños se les coloca un cordón sagrado sobre el hombro izquierdo y se lee un texto sagrado. Las niñas tienen esta ceremonia de iniciación a la edad adulta en la ceremonia del matrimonio donde reciben otro cordón sagrado. Este ritual recibe el nombre de upanayana.

 

 

û Matrimonio: Antes de la ceremonia del matrimonio, tanto el novio como la novia hacen ungir sus cuerpos con aceite, como signo de fertilidad. La ceremonia se celebra por la noche en casa del padre de la novia, generalmente bajo un dosel ritual de hojas de plátano y mango. La novia lleva el cordón alrededor de la muñeca y pisa tres veces la piedra de moler de la familia como signo de fidelidad. La pareja, enciende el fuego ritual que significa el hogar que tendrán y miran juntos las estrellas que significan lealtad y constancia. Finalmente, el pelo de la novia es dividido para prepararse para ser madre. La ceremonia puede durar hasta doce días. 

û Muerte: Los hindúes pueden incinerar o enterrar a sus muertos, aunque la cremación es el método más usual. Cuando alguien muere, la familia prepara el cadáver en casa; en procesión se lleva el cuerpo al lugar de la incineración o del cementerio. Se enciende una pira o el cadáver es depositado en la tumba y el hijo mayor del difunto camina alrededor del cadáver. Después se rompe una vasija de cerámica llena de agua sobre el fuego o la tumba y los miembros de la comitiva fúnebre toman un baño ritual.

Al finalizar, la familia coge las cenizas y las esparce en un río sagrado. 

 

 

8. Hombres devotos  

 

Los devotos de Shiva son hombres que dedican su vida a este dios. Como Shiva, los fieles se cubren con cenizas la cabeza y descuidan el cabello. Llevan líneas blancas de ceniza y una marca roja en la frente, que recuerda el tercer ojo de la iluminación de Shiva y significa su rechazo por la sociedad. 

 

Los gurús son los maestros espirituales del Hinduismo. Deben ser expertos en

las escrituras, sentirse libres de deseos y mentiras y ser hombres muy espirituales. Normalmente, los gurús enseñan los textos sagrados a los jóvenes de las castas superiores. Los hindúes recurren a los consejos de los gurús en momentos importantes de su vida, como el matrimonio o un nuevo trabajo.

@

 

 

 

 

   ACTIVIDADES

 

  1. Muchas de las fiestas cristianas se parecen a las fiestas que celebran los hinduistas, indica cuál sería la equivalencia para los hindúes:

EJ. Janmashtami

 

  • El día de Navidad los cristianos celebran el nacimiento de Jesús:

 

 

  • En el Cascamorras, los participantes se manchan con pintura todo el cuerpo:

 

 

  • En el día de San Valentín, los novios regalan rosas a las novias:

 

 

  • Algunos cristianos bendicen sus casas o coches antes de hacer uso de ellos:

 

 

  • En los días de San Juan, Santa Lucía y San Antón se encienden hogueras:

 

 

  • En Noche-buena se reúne la familia en las casas para cenar todos juntos:

 

 

  • El día 1 de enero, festividad de María Madre de Dios, comienza el nuevo año:

 

 

  • Para celebrar la Navidad, los cristianos hacen “portales de belenes”:

 

  1. Haz un cuadro comparativo de las celebraciones hinduistas y las cristianas.

 

 

HINDUISMO

CRISTIANISMO

 

Culto en los templos 

 

 

 

Culto en las casas

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Peregrinaciones

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Rito del nacimiento

 

 

 

 

 

Rito de la

muerte

 

 

 

 

 

Rito del  matrimonio

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

8

 

 

 

 

    ACTIVIDADES

 

En torno a la India, existen dos grandes personajes que han destacado por su acción caritativa y por conseguir la paz. Nos referimos a Madre Teresa de Calcuta y Mahatma Gandhi. Con la ayuda de Internet contesta a estas preguntas de su biografía (http://buscabiografias.com)

 

 

 

TERESA DE CALCUTA

  • ¿Cúal es el nombre de pila de Teresa de Calcuta?

 

  • ¿De qué país era originaria?                         ¿En qué año nació?

 

  • ¿Qué hizo a los 18 años de edad?

 

  • ¿Por qué dejó de ser directora de un colegio en Calcuta?

 

 

 

  • ¿Cómo se llama la congregación de religiosas que funda?

 

  • ¿Qué premio le concedieron en 1979 y a qué lo destinó?

 

 

  • ¿Cuándo fallece y por qué motivo?

 

  • ¿Qué realiza Juan Pablo II tras la muerte de Teresa?

 

  • ¿Cómo fue la beatificación y quienes asistieron?

 

 

 

MAHATMA GANDHI

  • ¿Cuál es su nombre verdadero?

 

  • ¿Dónde nació, estudió y vivió?

 

  • ¿Qué hecho le hizo propagar la política de resistencia pasiva?

 

  • ¿Cuál fue su labor social en Sudáfrica?

 

 

  • ¿Cuál fue una de las acciones más importantes del movimiento de resistencia pasiva?

 

 

 

  • ¿Cuántas veces fue encarcelado Gandhi y por qué motivos?

 

 

 

 

  • ¿Cómo muere Gandhi?

Tema 5: El Budismo

El Budismo se originó a mediados del siglo VI a.C. en el norte de la India cuando un joven príncipe, llamado Sidharta Gautama, abandonó su vida de riquezas y lujo para buscar y descubrir la manera de superar el sufrimiento humano. Su búsqueda terminó cuando tuvo una experiencia religiosa, tras la cual fue conocido como Buda, el Iluminado. Desde entonces dedicó su vida a enseñar y guiar a los demás. Para los seguidores de esta religión Buda no es un Dios ni un ser sobrenatural, sino un hombre que había hallado las respuestas a los dilemas más profundos de la existencia humana. El Budismo se difundió rápidamente por todos muchos países asiáticos, especialmente en China. 

 

1. Sidharta Gautama, el Buda

 

uSidharta Gautama, conocido universalmente como el Buda, nació en el año 560 a.C. en Nepal. Era hijo del rey de Sudhodana y de la reina Mahamaya, monarcas del pequeño reino de los Shakuyas. Según las tradiciones su nacimiento estuvo rodeado de una serie de señales prodigiosas y cuando recién nacido fue presentado por su padre a los principales personajes de la corte, algunos sabios invitados a la ceremonia predijeron que el niño no llegaría a ser rey y se convertiría en un maestro espiritual. Una leyenda, cuenta que su madre, soñó que un elefante blanco había entrado en su vientre. Diez meses después nació Gautama, del lado derecho, dio inmediatamente siete pasos y a su paso iban apareciendo flores de loto.

 

  • Como heredero el trono, el príncipe recibió una esmerada educación; vivía en tres palacios distintos: uno para el verano, otro para el invierno y un tercero para la estación de lluvias. A los dieciséis años de edad, el príncipe contrajo matrimonio con la princesa Yoshodara, elegida por su padre entre quinientas hermosas jóvenes de noble familias del reino. Fruto de este matrimonio nació su hijo Rahula.

 

  • Su padre, preocupado por la profecía de los sabios de que su hijo se entregaría a una vida de austeridades y preocupaciones religiosas, le había rodeado de todos aquellos lujos para evitar que entrara en contacto con el mundo exterior y sus crueles realidades. Por ello, el rey había tomado toda suerte de preocupaciones para que su heredero no saliera nunca de sus residencias. En una ocasión cuando Sidharta Gautama salió de su palacio, su padre ordenó que se ocultaran todos los indicios de sufrimiento humano. Pero a los veintinueve años, Gautama salió de sus palacios en varias ocasiones y descubrió los sufrimientos del mundo:

 

La vejez: Se encontró con un anciano maltrecho y aquejado por las debilidades propias de una edad.

 

La enfermedad: Se topó con un hombre gravemente enfermo, sucio, maloliente y abandonado por todos. 

 

La muerte: Y vio un cadáver de un hombre que era llevado a la pira funeraria para ser incinerado

 

Aquellos encuentros le revelaron los aspectos más dolorosos e insufribles de la vida, hasta entonces ocultos a sus ojos. Pero en otra salida encontró un anacoreta: persona que vive aislada del mundo y renuncia a los bienes materiales. Se dio cuenta que el anacoreta mostraba en su rostro una gran seriedad y deambulaba completamente feliz. En todas estas salidas, el príncipe iba acompañado de su fiel cochero, a quién sometió a una serie de preguntas para que le esclareciera aquellos hechos ignorados por él hasta ese momento. El cochero le explicó que todos los hombres estaban destinados a envejecer, que todos estaban dispuestos a sufrir enfermedades, y así mismo, todos sin excepción estaban destinados a morir. 

 

  • El príncipe se sintió profundamente emocionado por estas verdades. A partir de este momento Gautama quiso buscar una solución a aquellos hechos tan penosos. El recuerdo del apacible anacoreta que había visto en su última salida le hizo sospechar que algunos hombres, pese a conocer las crueles realidades de la vida, habían encontrado el remedio para tan grandes males. Y así, una noche, el príncipe abandonó el palacio decidido a encontrar la respuesta a las preguntas. Empezó a mendigar por la India, se vistió con un sayo y empezó una vida errante en la búsqueda de la verdad.
  • Primero estuvo con dos maestros espirituales, sin hallar en sus enseñanzas las respuestas a sus inquietudes. Pero estaba dispuesto a encontrar la solución al problema que le atormentaba y comenzó una vida de gran rigor ascético en compañía de otros cinco compañeros que como él buscaban la verdad. Durante seis años, Gautama, se sometió a grandes sacrificios, en una vida austera, creyendo que aquél era el camino para encontrar la verdad. Llegaba a comer tan solo cinco granos de arroz al día y

estuvo a punto de morir. Tras aquellos años de sacrificios, el príncipe comprobó que éstos resultaban inútiles y no le conducían al descubrimiento de la verdad sobre la vida por lo que pronto renunció a seguir aquellas prácticas austeras; volvió a alimentarse, se bañó y tras haber recuperado sus fuerzas físicas, se entregó a una profunda reflexión, dándose cuenta de que no necesita refugiarse en el sufrimiento sino eliminarlo.

 

  • Al cabo del tiempo, Gautama se sentó debajo de un árbol, conocido como bodhi cerca de la ciudad de Benarés y se dijo así mismo: “No me moveré de esta posición sentado en la tierra hasta que haya conseguido mi objetivo”. Tras un largo tiempo meditando, sufrió el asalto violento del demonio Mara y de todas sus sirvientas, que intentaron disuadirle por medio de promesas y amenazas de que no prosiguiera con sus propósitos. Todas estas tentaciones fueron rechazadas por Gautama. Y allí tras una larga noche en vela e intensa concentración mental, sumido en un profundo trance, Gautama recibió por fin las respuestas a sus preguntas; quedó iluminado y se transformó en el Buda.

 

  • Buda tenía entonces treinta y cinco años de edad y había constatado que la vida de los humanos, sujetos a una infinita cadena de reencarnaciones, estaba condenada inexorablemente al sufrimiento, al llanto, al dolor y a la muerte. Después de más de cuarenta años de predicador ambulante por todo el norte de la India logró crear una pequeña comunidad de seguidores y a los ochenta años murió al comer una comida envenenada. En este momento volvió a alcanzar el nirvana y escapó del ciclo de muerte y reencarnación (samnsara).

 

@

 

 

 

 

   ACTIVIDADES

 

  1. Resume la vida de Buda en estos apartados:

 

Nacimiento y vida en su palacio

 

 

 

 

 

Salidas del palacio

 

 

 

 

Buda se hace anacoreta

 

 

 

Buda deja la vida ascética

 

  

 

Buda, el iluminado

 

 

 

2. Creencias y enseñanzas budistas 

 

El objetivo del budismo es conseguir la felicidad eliminando el sufrimiento

Las enseñanzas de Buda se encuentran explicadas en el sermón que pronunció a sus discípulos en Benarés, y es conocido como “Las Cuatro Nobles Verdades”.

 

 

Œ La Noble Verdad del sufrimiento: El sufrimiento está presente en toda la vida. El nacimiento es sufrimiento, la vejez es sufrimiento, la enfermedad es sufrimiento y morir es sufrimiento.  

 

 La Noble Verdad del origen del sufrimiento: El sufrimiento está en el deseo, pues los seres humanos siempre quieren lo que no tienen. Por tanto, el origen de este sufrimiento se encuentra en el deseo.

 

Ž La Noble Verdad de la eliminación del sufrimiento: La solución para no sufrir es no desear nada. Hay que suprimir todo deseo para eliminar el sufrimiento.

 

 La Noble Verdad del Óctuple Sendero: Para eliminar la causa del sufrimiento, que es el deseo, hay que seguir un camino para alcanzar la cesación completa del sufrimiento y llegar al Nirvana.  

 

  1. Recta comprensión: comprender las Cuatro Nobles Verdades
  2. Recta intención: liberar el espíritu de pensamientos negativos y alejarse del placer

 

  1. Recta palabra: decir la verdad, no mentir ni utilizar un lenguaje grosero
  2. Recta conducta: tener buena conducta: no matar, robar ni cometer adulterio

 

  1. Recta forma de vida: trabajar para vivir y no aprovecharse del trabajo ajeno

 

  1. Recto esfuerzo: fomentar pensamientos, palabras y acciones buenas
  2. Recta conciencia: desterrar vicios como la pereza, la duda…

 

  1. Recta concentración: hacer meditación intensa para liberarse de todo deseo practicando el yoga. El yoga es un método de autocontrol para adquirir el dominio sobre los sentidos, el cuerpo y la mente.

 

El Budismo, al igual que el Hinduismo cree en el samsara (el ciclo eterno de la muerte y renacimiento); en la ley del karma (las acciones de una persona en una vida afectan a su renacimiento en la próxima) y en el moksha (fin de las reencarnaciones) para alcanzar el estado de iluminación: el nirvana. 

 

  • Los budistas siguen una serie de normas morales o cinco preceptos conocidos como El Panca Sila. El primer precepto es no hacer daño a los seres vivos, lo que ha conducido a muchos budistas a ser vegetarianos y pacifistas. Los otros preceptos son: no robar, evitar la mala conducta sexual, evitar las conversaciones indignas como mentir y hablar mal de los otros y evitar las drogas y el alcohol pues nublan la mente.

 

  • La forma habitual de representar los budistas el universo es a través de la rueda de la vida. Ésta muestra los seis reinos de existencia en los cuales un alma puede reencarnarse. Observando el dibujo y siguiendo el sentido de las agujas del reloj los reinos son: reino de los dioses, el reino de los asuras (seres demoniacos sedientos de poder), el reino de los espíritus hambrientos, el reino del infierno, el reino de los animales y el reino de los humanos. En el centro están los tres venenos, simbolizados por tres pecados capitales representados por el gallo (deseo), la serpiente (odio) y el cerdo (ignorancia). La rueda está sostenida por Yama, el señor tibetano de la muerte y a su alrededor aparecen los doce estados de la vida que determina la existencia del ciclo de la vida.

 

  • En el budismo los maestros que enseñan la doctrina de Buda se llaman Bodhisattva, son personas que han alcanzado la iluminación pero que deciden no pasar inmediatamente al Nirvana para ayudar a otros a alcanzar la iluminación. Estos maestros tienen seis virtudes: generosidad, moralidad, paciencia, valor, meditación y sabiduría.

3. Imágenes de Buda

 

Los templos y lugares sagrados están adornados con imágenes de Buda, aunque no representan a un Buda histórico sino idealizado y lleno de simbolismo. Por ejemplo, la parte saliente de la cabeza indica sabiduría, el tercer ojo simboliza la sabiduría de ver todo, los lóbulos de las orejas alargadas indican nobleza…  La posición de sus manos es conocida como mudra y la postura de los pies como asana

 

 

Œ Bhumisparsa: Buda está sentado con los dedos de su mano tocando la tierra. Este momento recuerda cuando Buda tuvo una larga meditación bajo el árbol de la iluminación y el diablo Mara intentó distraerle con demonios y tempestades. 

 

 Vitarka: En este mudra, los dedos pulgares e índice de Buda forman un círculo. Esto representa el movimiento de la rueda de la vida.

 

Ž Dhyana: Esta es la postura tradicional de meditación. Los dedos están alineados y los pulgares se tocan. Esto simboliza la intensa concentración para alcanzar la iluminación.          Œ                                                              Ž

 

4. Libros sagrados

 

Las enseñanzas de Buda, originariamente trasmitidas de palabra de una generación de monjes a otra, son preservadas en una serie de documentos escritos en pali, una lengua de la India antigua. Después los monjes, años después, en el año 25 a.C., escribieron estos textos y formarían el Canon Pali o el Tipitaca (tres cestas), título que hace referencia a tres colecciones, y por tanto al nombre de sus escrituras sagradas: 

 

Œ Vinaya-Pitaka: colección de escritos que contienen las reglas, normas y códigos de disciplina para los monasterios budistas. Incluyen además instrucciones para vivir en paz, cuidar a los enfermos y dar limosna a los pobres e historias sobre la vida de Buda. 

 

 Sutta-Pitaka: colección que incluye la vida y la enseñanza de Buda relatadas por su discípulo Ananda. Estos textos contienen también una serie de diálogos, ilustraciones y parábolas sobre la moral y la espiritualidad.

Ž Abhidhamma Pitaka: estos libros analizan las enseñanzas de Buda.  

 

5. Monjes budistas  

 

La vida monacal en el Budismo es muy importante. Monjes y monjas comienzan desde muy jóvenes su formación y estudio en las enseñanzas de Buda. Forman comunidades llamadas sangha y su misión es mendigar comida y ser fuente de inspiración y ayuda a los budistas. Realizan bodas y funerales y enseñan a la gente el camino de Buda. 

 

Cuando un joven ingresa en una comunidad budista ha de tener al menos 16 años, pedir la admisión a los otros monjes de la comunidad, prometer que aceptará las enseñanzas de Buda y cumplir la ley: 

 

No destruir la vida, ni robar, ni mentir, ni beber alcohol, abstenerse de danzas y diversiones, no adornarse ni perfumarse, ni dormir en camas de lujo…

 

El monje se viste con una túnica amarilla o marrón, se afeita la barba y el cabello, se dedica a mendigar, al estudio y a la meditación guiado por un maestro. Terminado el periodo de formación, si el resto de la comunidad lo acepta, ingresa como miembro de ésta, comprometiéndose a observar las reglas de pobreza que indica que solamente puede llevar nueve objetos personales: 

 

tres piezas de ropa, un cinturón, una aguja e hilo, una navaja de afeitar, un filtro para no tragarse un insecto cuando beben agua, un abanico y un platillo para mendigar su alimento.

@

 

 

 

 

   ACTIVIDADES

 

  1. Indica a qué noble verdad pertenecen las siguientes expresiones:

 

  • La liberación del sufrimiento puede adquirirse       –       siguiendo el óctuple sendero

 

  • Eliminado el deseo y la ignorancia se puede           –                 destruir el sufrimiento.

 

  • Toda la existencia implica sufrimiento             –

 

  • El origen del sufrimiento está en el deseo             –

 

  1. El Budismo nace del Hinduismo, de ahí que muchas creencias sean muy parecidas. Une con flechas las siguientes definiciones con sus conceptos.

 

 

Conjunto de acciones buenas o malas  

 

l

 

 

 

l  Reencarnación

Eterno ciclo de muerte y reencarnación

 

l

 

 

 

l  Karma

Estado de pureza, fin del sufrimiento 

 

l

 

 

 

l  Samsara

Volver a nacer en otro cuerpo              

 

l

 

 

 

l  Nirvana

 

  1. En el óctuple sendero, existe cierto paralelismo con los mandamientos cristianos, enuméralos e indica en paréntesis qué recto camino equivaldría para los budistas:

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  1. Define los siguientes conceptos relacionados con el Budismo:

 

  • Bodhisattva:

 

 

  • El Canon Pali:

 

 

  • Shanga:

6. Templos budistas

 

En los templos budistas no hay oraciones ni celebraciones regulares todos los días. Los templos son lugares de devoción personal, culto a los antepasados, meditación y ofrendas a los monjes. Cuando Buda murió, su cadáver fue incinerado y sus cenizas divididas en diez partes, cada una de las cuales fue enviada a un santuario llamado stupa. En general, los santuarios son lugares que conmemoran un acontecimiento sagrado o la muerte de una persona, en este caso la muerte de Buda. En la India, las stupas son edificios con cúpula, en Japón y

China son construcciones en forma de torre llamada

pagoda. Independientemente de su forma estas construcciones guardan alguna reliquia o trozo de texto sagrado y todas son monumentos en honor a Buda. El interior de las stupas está decorado con textos budistas y representaciones de la vida de Buda, el relicario se encuentra en una semiesfera y cuando los budistas las visitan la rodean en el sentido de las agujas del reloj.  

 

7. Rituales de paso

 

Los rituales de paso son las ceremonias que se realizan para celebrar las etapas más importantes de la vida de una persona:

 

  • Nacimiento y adolescencia: los budistas celebran once rituales tradicionales que comienzan con el nacimiento y concluyen a los doce años de edad. Una ceremonia para el embarazo, para el parto, para lavar la cabeza después del parto, afeitarse el pelo, colocar al bebé en una cuna, darle un nombre, ponerle su primer vestido, darle de comer arroz, perforar las orejas de las niñas, anudar el cabello de las niñas y una ceremonia de mayoría de edad donde los niños son llevados a los monasterios donde pasan al menos un día con los monjes. En estas ceremonias los monjes visitan las casas, cantan, predican un sermón… y acompañan a la familia en estos momentos importantes de los hijos. 

 

  • Matrimonio: las bodas no se consideran eventos religiosos. De hecho, los monjes no están en las bodas para casar a los novios sino como invitados y para que hagan alguna lectura. Por tanto, es una ceremonia civil donde un funcionario

“llama a los espíritus del novio y de la novia”, recuerda los valores de la vida matrimonial y ata simbólicamente los espíritus a los cuerpos de los novios. La ceremonia concluye con una ofrenda a los monjes y reciben de ellos una bendición.

 

  • Muerte: cuando muere una persona, el cuerpo permanece varios días en la casa del difunto donde un monje llega para leer textos sagrados. El ataúd normalmente está decorado con telas y flores y es llevado al templo en procesión, donde los monjes recitan las escrituras que se refieren al karma y la reencarnación. La mayoría son incinerados y otros enterrados.

 

8. Fiestas y celebraciones

 

  • El día del Wesak: es la fiesta donde se celebra el nacimiento, la iluminación y la muerte de Buda. La gente decora sus casas, hacen ofrendas y encienden velas recordando la iluminación de Buda. Los japoneses celebran el

nacimiento de Buda en el festival de las flores Hana Matsuri, haciendo flores de papel para recordar los jardines exuberantes donde nació el Iluminado. En cambio, los tailandeses ese día sueltan al agua una anguila simbolizando que hay que ser amables con todos los seres vivos. 

 

  • Año nuevo o fiesta del agua: la gente se viste con ropa nueva, comen alimentos especiales y los monjes budistas, sobre todo del Tíbet, ahuyentan a los malos espíritus del año anterior colocándose máscaras aterradoras. En otros lugares el agua juega un papel muy importante este día como elemento purificador, por eso las imágenes de Buda se limpian y la gente se baña o rocía con agua.

 

  • Asala Puja: este día se recuerda el primer sermón de Buda en Benarés. Los budistas hacen ofrendas a los templos y escuchan sermones de los monjes.

è BUDISMO THERAVADA. El budismo Theravada se practica en Sri Lanka,

Tailandia, Laos y Camboya. Para estos budistas Buda y sus enseñanzas están escritas en una lengua antigua llama pali. El sangha o comunidad de monjes, es también un elemento importante en este budismo. Se pensaba que solamente los monjes podían llegar a la iluminación. No obstante, hoy en día muchos budistas sin ser monjes meditan y esperan alcanzar el camino de la iluminación.  

9. Escuelas budistas

             

 

  • BUDISMO MAHAYANA. El budismo Mahayana se difundió a lo largo de China, Mongolia. Vietnam,

Corea y Japón, aunque surgió en la India. Estos miembros afirman que la oración y devoción a Buda es el medio para lograr la salvación, que está al alcance de todo el mundo, y no de unos pocos elegidos. En esta rama del budismo, los bodhisattvas (maestros) ayudan a los creyentes en su camino espiritual.

 

  • BUDISMO ZEN. En el siglo VI comenzó en China una forma de budismo llamado Ch`an (meditación) y que pasó a llamarse Zen al japones. El Zen es una forma de entender el budismo muy austero y casi sin rituales, ya que se centra en una meditación en la que el silencio, la respiración y la postura son la clave. El Zen tiene un estilo de enseñanza distintivo a través de cuentos y acertijos que ayudan a la gente a comprender mejor la naturaleza de Buda.

 

èBUDISMO TIBETANO

 

Historia: El Tíbet fue conquistado por China y se apoderó de sus tierras, destruyendo sus templos y provocando que muchos tibetanos abandonaran la zona ante esta invasión china. Uno de ellos fue el XIV Dalai Lama, que hasta antes de la llegada de los chinos era el gobernador político y guía espiritual del Tíbet. Muchos de los lamas, maestros espirituales, viven dispersados por todo el mundo esperando que el gobierno chino respete su religión y costumbres. En 1951 Mao Tse Tug el jefe supremo de China, anexionó el Tíbet a China. La respuesta de los tibetanos fue una gran manifestación pacífica que fue brutalmente aplastada por el ejército chino. Se estima que murieron 87.000 tibetanos y 100.000 salieron del exilio hacia el norte de la India.

 

Budismo tántrico: Esta forma de budismo tibetano está basada en los tantras: los manuales o guías que contienen las técnicas para alcanzar la Iluminación. El tantrismo desarrolló un sistema de creencias y prácticas comprendidas sólo por sus adeptos, llamados gurus, los cuales eran expertos en el uso de manuales. Los tantras utilizaban oraciones (mantras), diagramas ocultos (mandalas) y gestos manuales simbólicos (mudras). La meta consistía en alcanzar una unión mística con la realidad más allá de la realidad cotidiana.

 

Los monjes budistas: Los monjes budistas recitan mantras, una palabra o serie de palabras repetidas una y otra vez para ayudar a concentrar la mente durante la meditación. Por este motivo, la mayoría de los budistas llevan “cuentas de oración” para ayudarse a contar el número de veces que repiten un mantra. (Estos hilos se componen de 108 cuentas). También los monjes budistas suelen rezan a través de la “ruedas de oración”, una especie de “carrasca” que contiene en su interior un rollo de papel donde está escrito un mantra. La rueda gira y se repite constantemente. Los monjes utilizan la música para su meditación,

tocan una especie de pequeño tambor llamado damaru y una campanilla en sus rituales y oraciones. Por último, decir que los monjes realizan dibujos en el suelo llamados mandalas

                                                                                                                     con la finalidad de ayudar al devoto a alcanzar la iluminación.

Dalai Lama: Los monjes de mayor rango en el budismo tibetano se llaman lamas

(maestros espirituales). Por lo general, son personas que han logrado un dominio de la meditación. Se creen que estos lamas son reencarnaciones de algún santo,  llamado también bodhisattva, que vuelven a nacer para enseñar a la gente el Óctuple Sendero. 

 

Al final de su vida en la Tierra, un lama por lo general da pistas para ayudar a sus discípulos a encontrar el sitio del siguiente renacimiento. Después de su muerte, los monjes siguen estas pistas hasta que encuentran a un niño que responde a la descripción. El niño elegido es llevado al monasterio para comenzar una vida de estudio y espiritualidad. El actual Dalai Lama se llama Tenzin Gyatso.

@

 

 

 

 

   ACTIVIDADES

 

  1. Contesta a las siguientes preguntas sobre el Budismo:

 

¿Qué diferencia hay entre una stupa y una pagoda?

 

 

 

 

 

 

¿Cómo celebran la mayoría de edad lo niños

budistas?

 

 

 

 

 

 

 

El día del Wesak,

¿qué se celebra y cómo?

 

 

 

 

 

 

  1. ¿Cuál es la principal diferencia entre el budismo Theravada y Mahayana?

 

 

 

 

 

 

 

  1. Une los siguientes conceptos:

 

Mantra                       l

 

 

 

 

 

l  persona que se reencarna en un lama

Cuenta de oración  l

 

 

 

 

l  bolas unidas con hilos para la oración

 

 

Tantra

 

 l

 

 

 

 

l  líder espiritual y político del Tíbet

Damaru

 

 l

 

 

 

 

l  tambor utilizado en las oraciones

Lama 

 

 l

 

 

 

 

l  maestro espiritual

Mandala

 

 l

 

 

 

 

l  dibujo con formas geométricas

Bodhisattva

 

 l

 

 

 

 

l  oración que se repiten continuamente

Mudra

 

 l

 

 

 

 

l  gestos con las manos

Rueda de oración

 

 l

 

 

 

 

l  instrumento para rezar

Dalai Lama

 l

 

 

 

 

l  manual para alcanzar la iluminación

 

  1. ¿Qué elementos tiene el budismo Zen que lo diferencia de las demás ramas budistas?

 

 

 

 

 

Tema 6: Religiones orientales 

Religiones orientales:  Sijismo, Confucianismo, Taoísmo y Sintoísmo  

 

1. SIJISMO  

 

La religión Sij fue fundada en el siglo XV al norte de la India por el gurú Nanak. Este maestro espiritual rechazó las filosofías y creencias del Hinduismo y el Islam para crear su propia religión.

 

El símbolo del Sijismo es el Khanda. Está formado por tres partes. En el centro se encuentra una

è Orígenes. En 1499 el gurú Nanak recibió su llamada espiritual tras haberse bañado en el río Bein. Se quedó mudo durante un día y luego pronunció la siguiente frase: “No existe lo hindú ni lo musulmán, ¿qué camino debo seguir? Seguiré el de Dios”. Tras esta afirmación Nanak se convirtió en el maestro y líder de una nueva fe que se centraba en Dios. Nanak viajó mucho explicando el mensaje de su nueva religión por toda la India. Tras su muerte se nombró a Lahina como su sucesor y líder de los sijs y así formaron el grupo de los 10 gurús.

espada de doble filo que representa la libertad y la justicia. A un lado hay un par de espadas curvadas, una de las cuales representa las preocupaciones religiosas de los sijs, y la otra, las preocupaciones mundanas. El tercer elemento es un círculo, un símbolo de la unidad de Dios con la humanidad. Son aproximadamente 23 millones de creyentes los que hay en el mundo.

 

 

  • Los sijs creen que el único Dios creador eterno del universo llamado Sat Gutu (el verdadero maestro). Como los seguidores de otras religiones hindúes, los sijs creen en el concepto de Karma, la ley moral que determina la reencarnación de una ser en función de sus obras buenas o malas.

 

  • Libro sagrado. A medida que la religión se difundía, los sijs necesitaban recopilar sus himnos en un libro. Este trabajo fue completado por el gurú Arjan en el siglo XVII y el libro sagrado se llamaría Guru Granth Sahib. Contienen miles de himnos a Dios que exponen las creencias del Sijismo: Dios es el único creador, todas las personas son iguales, aparecen los comportamientos morales… Estos himnos son siempre cantados.

 

Los sijs tienen mucho respeto a su libro: lo guardan sobre un pequeño trono con un dosel que llega casi al techo, está cubierto por unas ropas que los sijs deben limpiar y cambiar a diario y por la noche lo colocan en posición horizontal para que descanse de forma ceremonial. En presencia del libro hay que estar descalzo y con la cabeza descubierta. Los sijs se inclinan ante el libro para demostrar su veneración  a Dios. El lector o un voluntario agita una especie de abanico sobre del libro como señal de respeto mientras se tiene lugar la lectura. Cuando es llevado en procesión lo llevan por encima de la cabeza para simbolizar la importancia del libro.

 

  • Normas y comportamiento. La ética del Sijismo está guida por el conocimiento de cinco virtudes: verdad, satisfacción, servicio, paciencia y humildad y por cinco pecados: lujuria, ira, avaricia, mundanería y soberbia. Con las virtudes pretenden a cercarse a Dios mientras que los vicios o pecados lo alejan de él. Una formar de servir a Dios es cuidar a los demás, obedecer a los padres, ayudar al necesitado, realizar obras benéficas, tener una dieta vegetariana, valorar la igualdad entre las personas de todas las razas, castas y estatus sociales. 

 

La comunidad de sijs se llama Khalsa. Los miembros de esta comunidad se rigen por unas normas muy estrictas: no pueden cometer adulterio ni tomar drogas, alcohol y tabaco, deben leer las Escrituras, se cubren la cabeza con un turbante dejándose

barba y pelo largo y las mujeres cubren su pelo con un pañuelo. Además deben usar cinco cosas

conocidas como las cinco K: el cabello sin cortar (kesh), significa aceptar el deseo de Dios; el peine de madera (kangha), representa la limpieza personal; la pulsera de acero (kara), es la fidelidad de Dios;  unos pantalones cortos de algodón (kaccha) atada con un cordón, simboliza la castidad; por último está la espada de un solo filo (kirpan) que representa la resistencia al mal. 

 

  • Como el Sijismo se originó en la India, los sijs adoptaron fiestas hindúes a su propia fe. Por ejemplo, ellos celebran la fiesta de las luces o Diwali aunque la llaman Melas y recuerdan la salida de prisión del sexto gurú. El Hola Mohalla es el equivalente al Holi o fiesta del año nuevo, los sijs recuerdan la formación de los primeros miembros del Khalsa en las artes marciales. Pero las fiestas más importantes se relacionan con el libro sagrado que es llevado por las calles en procesión, bajo un dosel y adornado con flores.
2. CONFUCIANISM0  

 

è Fundador. El fundador del confucianismo se llamaba del sabio Kung Fuzi (552-

479 a.C), conocido como Confucio, y su objetivo era proporcionar instrucción moral y enseñar a la gente a vivir bien según los valores del deber, la cortesía, la sabiduría y la generosidad. Nació en la provincia china de Shandong en una época de fuerte inestabilidad. Su juventud la consagró al estudio y también a viajar por distintos estados ofreciendo sus consejos políticos y éticos a príncipes y gobernantes. 

 

A los cincuenta años logró convertirse en funcionario público, pero abandonó este puesto al cabo de un año y volvió a su patria natal. Allí fundó una escuela en la que enseñó moral y literatura a un grupo reducido de discípulos a cambio de una pequeña retribución económica. Confucio enseñó el concepto de jen (bondad, humildad o benevolencia) y mediante sus enseñanzas animaba a sus seguidores a amar y respetar al prójimo, a hacer buenas obras y a respetar la tradición. 

 

Años más tarde, la corte imperial de la dinastía Han asumió las creencias de Confucio sin reservas. Los gobernantes de Han le dieron al Confucianismo una estructura organizativa mediante la fundación de una universidad y estableciendo unos exámenes competitivos para ser funcionario público basados en los principios del Confucianismo. La fe se extendió rápidamente por Vietnam y Corea. En la actualidad el estado comunista ha dejado de centrarse en los principios de Confucio, pero sus ideas siguen muy vivas en los chinos. 

 

  • Los confucianistas creen que una fuerza absoluta y desconocida llamada taiji ordena el universo. Pero a su vez, creen en una multitud de dioses, espíritus y antepasados que viven en el Cielo.

 

Cuatro textos ocupan el centro del pensamiento confuciano, llamados los cuatro libros: Analectos, Mencio, El Gran Saber y la Doctrina del Método. Estos libros se convirtieron en la base de educación china: los estudiantes tenían que memorizarlos. 

 

è Doctrinas éticas. El Confucianismo no es una religión como tal, es un estilo de vida, una doctrina ética orientada al perfeccionamiento de la existencia humana en el mundo a través de la educación. Al contrario que el Budismo, carece de una estructura religiosa jerarquizada y no tiene sacerdotes. Los únicos oficiantes son los llamados jus, letrados que ocupan todos los puestos en la administración estatal. 

 

Las virtudes principales que debe cultivar el confucionista para llegar a la excelencia son la fidelidad, la piedad con los padres, el amor fraternal y especialmente el ren, que significa “amor al prójimo”. Únicamente aquel que cultive todas estas virtudes podrá ser gobernante, porque será capaz de anteponer los intereses del Estado a los suyos propios y garantizar el bienestar de la humanidad. Al mismo tiempo, el Confucianismo sostiene que todo individuo deber ser promovido a los cargos públicos por su talento antes que por su posición social. 

 

Confucio no quería fundar una religión, sino enseñar un estilo de vida con base en reglas de buen comportamiento. Pero, después de su muerte, se construyeron santuarios y el Confusionismo se convirtió en la religión oficial de China.

 

  • Normas confucianas. Confucio ideó un sistema de educación y un camino de desarrollo personal práctico basado en una serie de principios o normas, cuyo cumplimiento conlleva la conversión en hombre de

bien y que se resumen en cuatro: Li: es un código de conducta que busca un comportamiento correcto. Ren: consiste en “amar a todos los hombres como a uno mismo”. Hsiao: es la piedad filial, basada en la obediencia a los padres y la obediencia a los mayores. I: consiste en ser honestos y tener una conducta recta. 

 

  • Rituales. El rito de paso más importante del Confucianismo es el matrimonio, pues señala la creación de una nueva familia en la que fomentar la armonía y la educación de los hijos. Para Confucio, las familias felices contribuyen a construir un mundo en armonía. Todos los miembros de la familia deben trabajar juntos para ayudarse y apoyarse mutuamente. Los padres deben enseñar virtudes, de modo que sus hijos crezcan como buenos ciudadanos, y los niños deben honrar a sus padres y ayudarles siempre que puedan. Otros de los rituales destacados es

el culto a los antepasados. Cuando un familiar muere se reúne con los antepasados. Los miembros de la familia llevan ropa de luto, el cuerpo se coloca en un ataúd junto con ofrendas de flores como comida y sus posesiones más preciadas. Junto al ataúd se lleva una rama de sauce que simboliza el alma del fallecido. Tras el entierro la rama se lleva al altar de la casa familiar.  

@

 

 

 

 

   ACTIVIDADES

 

 

 

 

 

 

  1. Los seguidores del Sijismo usan cinco cosas conocidas como las cinco k. Observa el dibujo e indica el nombre de estos objetos y su significado
  2. ¿Cómo manifiestan los sijs su respeto hacia su libro sagrado?

 

 

 

 

 

 

  1. Describe y explica el significado del símbolo del Sijismo: el

 

1:  

2:  

3 y 4:

 

  1. Une con flechas las normas morales confucianas con sus correspondientes enunciados.

 

Amar a todos los hombres como a uno mismo 

 

l

 

 

 

 

l   Li

Obedecer y querer a los padres                     

 

l

 

 

 

 

l   Ren

Ser honestos y tener una conducta recta     

 

l

 

 

 

 

l   Hsiao

Tener un comportamiento correcto               

l

 

 

 

 

l   I

 

  1. ¿Qué objetivo tenía Confucio cuando fundó el Confucianismo? ¿Y por qué para Confucio la familia es muy importante?

 

 

3. TAOÍSMO

 

Los seguidores del Taoísmo tienen como objetivo la búsqueda de un sendero espiritual, el Tao, trazado por los antiguos pensadores chinos.

Sin embargo, el Tao es algo más que un sendero; también se define

como la fuente de todo lo que hay en el mundo. Siguiendo este sendero, el taoísta intenta conseguir la unidad con el Tao y, por tanto, con las fuerzas del mundo natural. Esto implica abandonar las preocupaciones y relaciones con el mundo material para concentrarse totalmente en el sendero, alcanzando así el equilibrio y la armonía en la propia vida, y obtener la paz. Se dice que las personas que alcanzan estos objetivos se hacen inmortales tras la muerte. 

 

  • El sabio Lao Tsé (s. VI a.C) es considerado el fundador del taoísmo y venerado como un dios. De acuerdo con la tradición, Lao-Tsé creció en sabiduría a lo largo de su vida y fue consultado por muchos acerca de asuntos religiosos y políticos. Considerado un maestro enseñó a alcanzar la satisfacción espiritual animando a la gente a mirar en su interior para saber qué tipo de persona debían ser. Al hacerlo, encontrarían el Tao o el camino de la verdad.

 

  • Los taoístas creen que el mundo será próspero y las cosas irán bien cuando el yin y el yang estén en equilibrio y cuando las personas vivan en armonía entre ellas y con el cosmos. Este equilibro se consigue viviendo acorde con el Tao. Cuando la persona ha alcanzado el equilibrio espiritual llega a un plano por encima de las cosas mundanas y más allá de las materiales, por lo que se convierte en inmortal. Según la mitología taoísta las personas que siguen el Tao esperar unirse a estos seremos celestiales e inmortales tras la muerte. Para muchos chinos, estos inmortales son figuras a las de deben venerarse y pedir ayuda en momentos difíciles. De entre los inmortales, hay un grupo conocido como los ocho inmortales considerados seres legendarios que había alcanzado la inmortalidad con la práctica del principio del Tao en diferentes épocas. Cada uno de ellos representan una condición de la vida: pobreza, riqueza, aristocracia, nivel social bajo, edad, juventud, masculinidad y feminidad.

 

  • Dioses. Los devotos taoístas rezan a muchos dioses y seres inmortales y para ello utilizan el humo el incienso para enviar sus mensajes al Cielo. Estas ofrendas tienen lugar en los templos. En un templo puede haber varios altares, cada uno con la estatua de un dios a la que los taoístas le piden ayuda y apoyo. Entre las deidades chinas más populares están los tres dioses: Shou Hsing, dios de la larga vida, Lu Hsing, dios de la salud y Fu Hsing, dios de la felicidad.

 

Los demonios taoístas, o Kuei, pueden ser los espíritus de quienes murieron violentamente o de aquellos que no fueron enterrados con una ceremonia apropiada. 

 

Una diosa muy popular se llama Hsi Wang Mu, diosa del cielo que sostiene en su mano un melocotón de la inmortalidad que madura sólo una vez cada 3.000 años. Para el pueblo chino la longevidad es una bendición muy apreciada. Por tanto, Shou-lai, dios de la longevidad, es una deidad muy conocida por todos. 

 

  • Símbolos. La grulla mensajera. Las ideas chinas tradicionales con respecto a la muerte, la inmortalidad y los antepasados hacen que los funerales y rituales que los rodean sean importantes. Es habitual llevar una grulla de papel al frente de la procesión de sacerdotes que acompañan al funeral. La grulla simboliza un mensajero celestial. El alma del difunto vuela al cielo sobre el lomo del mensajero alado cuando se quema la grulla de papel.

 

El yin-yang. El pensamiento chino considera que todas las cosas que hay en

el mundo están hechas de dos materiales opuestos, el yin (femenino, tierno y receptivo) y el yang (masculino, duro y activo).  Para los taoístas el universo está gobernado por estas dos fuerzas antagónicas pero a la vez complementarias. El yin también representa lo oscuro, la muerte y la destrucción y el yang lo luminoso, la vida y la creación.  

 

 

  • El año chino tiene muchas festividades, una de ellas es la fiesta de Jiao, que tiene lugar en invierno. Los sacerdotes realizan rituales de purificación y se colocan ropajes fastuosos, mientras que el resto de los fieles dan culto a los dioses con música y bailes. Otra fiesta del calendario chino, es la celebración del Año Nuevo, una época para limpiar la casa y saldar viejas deudas. Otra celebración popular es la fiesta de los Fantasmas Hambrientos que marca el tiempo en que las puertas del infierno se abren dejando salir a los espíritus malvados. Los sacerdotes celebran ceremonias para animar a los espíritus a arrepentirse o a regresar al infierno.
4. SINTOÍSMO

 

La religión nativa de Japón se llama Sintoísmo, que significa “el camino de los dioses”. Se le dio este nombre en el siglo VI para distinguirlo del Budismo. En el centro del Sintoísmo hay seres o fuerzas divinas de la naturaleza llamada

Kami, a las que se rinde culto en las casas o santuarios. Es probable que el Sintoísmo ya existía miles de años antes, pues sus orígenes están en el animismo donde los fenómenos de la naturaleza como las montañas, árboles y animales está revestidos de poder divino.

                      

è Creencias. Los sintoístas creen en los Kami, son seres sobrenaturales o espíritus con un poder y una capacidad superiores a los del hombre, que residen o se materializan en objetos y seres. Estos espíritus influyen en la vida humana y en todo lo que ocurre en la Tierra. Se pueden condensar en dos grandes grupos:

 

Los kami de la naturaleza: entre ellos los árboles (especialmente los pinos), las montañas, las piedras (sobre todo con formas extrañas), los lagos, ríos… Los animales, muy especialmente los grandes ejemplares: lobos y ciervos. El trueno, los astros, o el viento, y demás fenómenos de la naturaleza.

 

Los kami de las personas: Cuando alguien muere su alma se une a los espíritus de los antepasados. Los japoneses fallecidos en la guerra también se veneran como kami en un santuario de Tokio llamado Yasukini.  

 

El Sintoísmo no tiene complejos códigos legales, listas de virtudes y pecados, sino que se basa en la armonía del universo con la persona. No obstante, el Sintoísmo defiende la conducta buena, tener buenas relaciones familiares, mantener unida a la sociedad y proteger el equilibrio natural mediante la conservación del medio ambiente. Los seguidores sintoístas deben una gran lealtad a la sociedad y a sus gobernantes. 

 

è Rituales. Los rituales sintoístas están encaminados a alabar y honrar al kami y a obtener la ayuda y el apoyo de los dioses. El santuario está presidido por un sacerdote, en donde se realizan ofrendas, oraciones y fiestas sagradas.

 

  • Harae: Rituales de purificación al entrar al templo, se usa agua, para lavarse las manos y la boca.

 

  • Ema y Fuda: Una ofrenda con forma de cuadro se conoce como ema, que significa “cuadro de caballo” y que proviene de

la creencia de que los caballos son mensajeros de los dioses. También se suelen dejar como ofrenda amuletos llamados fuda, que llevan el nombre de la deidad de un santuario.

 

  • O-Mikuji: Con frecuencia se dejan en los templos pequeños papelitos de adivinación, llamados o-mikuji. En ellos hay predicciones de futuro o peticiones dirigidas a los dioses.

  

  • Los santuarios sintoístas tienes una o más puertas de entrada llamadas torii. Simbolizan la separaron entre la santidad del santuario y el mundo exterior. La gente que entra en el santuario se inclina al pasar por el torii, pues se consideran puertas sagradas. Tienen forma de un par de postes inclinados que sujetan dos piezas cruzadas y pueden ser de piedra, madera o metal.

 

  • La fe sintoísta se centra en la creencia de una multitud de dioses:

 

  • El dios Hachiman: comenzó como un dios de granjeros y pescadores. Hacia el siglo XII se convirtió en dios de la guerra y los guerreros.

 

  • La diosa Amaterasu, es la diosa sol, gobernadora del cielo. Se dice que enseñó a los habitantes del Japón a cultivar el arroz. La identificación de Japón con el sol va desde el símbolo en su bandera hasta su nombre popular: la Tierra del Sol Naciente.

 

  • Inari, es el dios del arroz, asociado a la fertilidad y prosperidad agrícolas. En las entradas de los santuarios hay estatuas de zorros, que se consideran sus mensajeros.

 

  • Los siete dioses de la buena fortuna llamados Shichi Fukujin, son deidades populares de las que se dice que traen buena suerte. Cada uno está relacionado con un área de la vida que puede llevar felicidad o prosperidad: amor (Son Benten), guerra (Bishamonten), generosidad (Hotei-Oshu), larga vida (Jurojin), salud (Daikoku) y trabajo (Ebisu).

 

è Celebraciones. El Sintoísmo tiene varias celebraciones para las distintas etapas de la vida. El primero de ellos se llama Hatsumiyamairi, tiene lugar unos treinta días después de que nazca un niño. Éste es llevado al santuario, normalmente por la abuela para ser bendecido y para que el kami de ese santuario los proteja. Los niños vuelven a ser presentados a ese kami el 15  de noviembre en el ritual llamado Shichigosan, los niños deben de tener cinco años y las niñas tres y siete años para ser nuevamente bendecidos. El 15 de enero de cada año los hombres y mujeres que han alcanzado la mayoría de edad con veinte años, visitan el santuario para dar gracias durante la fiesta de Yakudoshi.

 

  • En las fiestas sintoístas, las estatuas de los kami son llevadas solemnemente a los santuarios donde se honran y se dan gracias a los kami. La fiesta más importante es la del Año Nuevo, en el que organiza una comida de celebración para todos. Son días de alegría donde la música y los bailes están muy presentes.

 

 

@

 

 

 

 

   ACTIVIDADES

 

  1. Explica el significado de estos dos símbolos del Taoísmo y Sintoísmo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  1. Define los siguientes conceptos:

 

 

 

 

 

 

 

 

ûEl tao

 

  • Lao Tsé

 

  • Los 8 Inmortales

 

û Kami

 

û Shichi Fukujin

 

Harae

 

û Yakudoshi

 

8

 

 

 

 

    ACTIVIDADES

 

  1. Un templo Sij se conoce como Guardwara y no tiene por qué ser una construcción especial. Siempre que el libro sagrado Guru Granth Sahib esté adecuadamente instalado, cualquier lugar, incluso una casa privada, puede ser un Guardwara. No obstante hay templos muy importantes sobre todo el Templo Dorado en el estado de Punjab. Busca información sobre este templo en Intenet:

 

  1. En el Taoísmo se venera a los ocho inmortales, personas que existieron hace muchos años y que destacaron por su virtud y su inmortalidad. Busca en la wikipedia información sobre ellos e indica: el nombre de cada uno de ellos, cómo se les representan o visten y de qué son patrones.
  2. El Tai Chi, tienen su origen en el Taoísmo, ¿en qué consiste esta práctica?

 

 

 

  1. El horóscopo chino. Según el calendario lunar chino, los sesenta años que componen su siglo se dividen en ciclos de doce años. Cada uno de los cuales queda representado por un animal determinante de la personalidad de cada persona. El Horóscopo chino se averigua por el año de nacimiento. Busca en la tabla de signos tu año de nacimiento y descubre todo sobre ti mismo, conociendo el animal que te corresponde.

 

                                                                                                                                        

Rata

1900, 1912, 1924, 1936, 1948,

1960, 1972, 1984, 1996.

Buey

1901, 1913, 1925, 1937, 1949,

1961, 1973, 1985, 1997.

Tigre

1902, 1914, 1926, 1938, 1950,

1962, 1974, 1986, 1998.

Conejo

1903, 1915, 1927, 1939, 1951,

1963, 1975, 1987, 1999.

                                                                                                                                        

Dragón

1904, 1916, 1928, 1940, 1952,

1964, 1976, 1988, 2000.

Serpiente

1905, 1917, 1929, 1941, 1953,

1965, 1977, 1989, 2001.

Caballo

1906, 1918, 1930, 1942, 1954,

1966, 1978, 1990, 2002.

Cabra

1907, 1919, 1931, 1943, 1955,

1967, 1979, 1991, 2003.

                                                                                                                                        

Mono

1908, 1920, 1932, 1944, 1956,

1968, 1980, 1992, 2004.

Gallo

1909, 1921, 1933, 1945, 1957, 1969, 1981, 1993.

Perro

1910, 1922, 1934, 1946, 1958, 1970, 1982, 1994.

Cerdo

1911, 1923, 1935, 1947, 1959, 1971, 1983, 1995.

 

 

Averigua cuál es tu signo zodiacal en el horóscopo chino e indica cuales que personalidad tienes según este horóscopo. (http://es.astrology.yahoo.com/chinese)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Tema 7: El Islam

El Islam («sumisión a Dios», en árabe) constituye la religión monoteísta universal más joven del mundo y, en cuanto a número de fieles, con unos 1.300 millones (una quinta parte son árabes), disputa el primer puesto al Cristianismo. Los musulmanes representan una cuarta parte de la población mundial y están repartidos fundamentalmente por un arco de 55 estados que se extiende desde la costa oriental de África hasta Indonesia, el país con la mayor comunidad musulmana. En Francia se calcula que viven unos 4 millones de musulmanes,  en Alemania, 3 millones, en España, medio millón, como en Holanda. Y en Estados Unidos, se calcula que la población de confesión musulmana se cifra en 10 millones.

 

1. Aclaración de términos

 

u Musulmán: Persona que pertenece a la religión del Islam. u Árabe: Raza originaria de Arabia Saudita.

Árabe no es sinónimo de musulmán. u Moro: Persona originaria de Mauritania, en el norte de África.            u Mahometano: Seguidor de Mahoma.

 

2. Arabia Saudita: El país del Islam

 

El Islam apareció en Arabia, a comienzos del siglo VII, en un ambiente pagano, judío y cristiano. Es un lugar árido, desértico, la sequía impide toda vegetación. Existen dos grandes ciudades vinculadas al profeta Mahoma: Medina y La Meca.

 

La ciudad de la Meca poseía su templo: la Kaaba, un edificio cúbico, de 15 metros de alto y 12 de ancho. Se dice que la Kaaba fue fundada por Adán y reconstruida

por Abraham y su hijo Ismael. En su interior habían colocado toda clase de estatuas, piedras sagradas e incluso un icono de Jesús y María. De entre todas las divinidades que se adoraban (360 ídolos), había un dios soberano: Allah, el Dios creador. Todos los años miles de árabes iban en peregrinación en una fecha fija a este templo pagano. En la actualidad la Kaaba está vacía y tan sólo se encuentra en una esquina la Piedra Negra, un meteorito, que Adán utilizó al construir este templo.

 

3. La vida de Mahoma

 

Muhammad ben Addallah, nació en el año 579 en la Meca. Perdió muy pronto a sus padres, y fue educado por su abuelo y después por su tío Abu-Talib. Pertenecía a una familia de notables de la ciudad. De mayor, Mahoma se dedicó al comercio, emprendió varios viajes, se casó a los 25 años con una viuda llamada Jadiva. Era un hombre profundamente religioso, bueno y justo. 

 

Mahoma tuvo una revelación, cuando se retira al desierto a los 40 años. Allí pasa varias semanas meditando, a este periodo se le conoce como el mes de Ramadán.

Tuvo un sueño donde se le apareció el ángel Gabriel diciéndole que Dios lo envía como mensajero para anunciar la salvación del hombre. Según la tradición, el ángel lo llevó en un caballo llamado Buraq de La Meca a Jerusalén, donde ascendió al cielo (Miraj) desde una roca, que posteriormente se convertiría en la Mezquita de la Cúpula de la Roca.  

 

Sólo algunos familiares creyeron en esta revelación, y los demás se burlaron de Mahoma. Éste huyó de nuevo a la montaña y se le volvió a aparecer el ángel Gabriel que le tranquilizó y le dio fuerzas para que predicara entre los habitantes de la Meca. Su predicación se pondría después por escrito en el Corán.

 

Empezaron las primeras persecuciones, y a los seguidores de Mahoma se les apartó del

comercio y de la vida social, incluso muchos se negaron a venderle comida. Mahoma se refugió al lado de un amigo no musulmán de La Meca. Fue entonces cuando intentó convertir a los peregrinos que acudían todos los años a la Kaaba, un templo pagano lleno de ídolos y dioses. 

 

Las persecuciones continuaron y Mahoma tuvo que huir de la Meca a Medina. Esto hecho se produjo en el año 622 y eso conocido como la Hégira. A partir de esta fecha comenzará el calendario musulmán. 

 

En Medina existían muchos problemas, enfrentamientos políticos entre clanes y tribus y todos tipos de desórdenes. Ante esta situación, Mahoma es elegido como jefe de las distintas tribus de La Meca. Éste confecciona un código moral (sunna) para regular el funcionamiento de la sociedad. La sunna es un conjunto de normas y leyes para solucionar los problemas de convivencia en Medina: sobre el matrimonio, la herencia, los contratos, la guerra, obligaciones religiosas, orientaciones políticas.

 

Poco a poco la pequeña comunidad islámica va creciendo y a través de pactos entre tribus y ciudades se van convirtiendo en seguidores de Mahoma. Y el Islam llega a la Meca, donde la Kaaba se purifica de todas las idolatrías y cuyos peregrinos serían a partir de este momento los musulmanes.

 

La Meca se convertiría en la ciudad santa, la ciudad del monoteísmo. Los textos del Corán dirán que Abraham construyó este templo con la ayuda de su hijo Ismael,  para dar culto a un solo Dios.

 

Mahoma, tuvo nueve esposas, de éstas tuvo una hija llamada Fátima, casada con Alí.  Muere en el año 632 de una fiebre, y será enterrado en Medina, en la mezquita. Se nombrará al califa Abu Barkr como sucesor del profeta. Tras la muerte del profeta, el Islam se expandió rápidamente por todo el norte de África y fueron los califas los que dirigieron el mundo islámico. 

 

 

A la piedad musulmán le gusta respetar los nombre le dan a Dios: m generoso… y así hast tienen un collar llamado misbah nombres de Alá. 

 

Los ángeles o malaika cuatro arcángeles: Gabriel:

mundo; Mikhail: es el ángel del juicio o Iblis, que fue rechaza

 

 

Las almas que han tenido un precioso jardín donde

4. El credo musulmán

 

como Moisés (Musa) y el propio Jesús n sólo recogió dicha

el Judaísmo y el Cristianismo han deformado el

Mahoma como profeta

El nombre que dan los un Dios creador, omnipotente,

nfinitamente bueno y misericordioso, duro con los que se astiga severamente a los infieles.   y la tradición abio, testigo, uno, s, los musulmanes

representa a uno de los 99

encargado de cuidar del

Hay ángeles malos como su jefe Satán

jinn que pueden adoptar

 

paraíso. Éste es descrito como un

condenados van al infierno.

 

Según el Islam, los primeros profetas

(Isa) propusieron una doctrina sobre Dios y Mahoma ta doctrina. Según el Islam mensaje de Dios, y por este motivo Dios envía a encargado de recordar a los hombres la verdad y la ley. musulmanes a su Dios es Alá. Para ellos, Alá es trascendente… i

oponen a él, que perdona pero que c

s y los atributos que el Corán

uy bueno, el santo, soberbio, inmenso, grande, oculto, s a 99 nombres. Para recordar todos estos nombre  con 99 bolas y cada cuenta

son «mensajeros», seres alados, asexuados, soplos de Dios. Hay portador de las órdenes divinas; Miguel:  e Izrail: el arcángel de la muerte.

do del paraíso por desobedecer a Dios. 

De acuerdo con la doctrina oficial del Islam existen unos seres o genios llamados multitud de formas y que no son ni hombres ni animales. Estos espíritus del fuego habitan en los desiertos. juicio final favorable van al al-jannab o

los salvados están junto a Alá y en cambio los

 

4. El Corán

 

El Corán significa: leer o recitar.  Mahoma recitaba a su pueblo lo que le comunicaba el arcángel que toma forma humana y habla como un hombre, y a veces como un ser especial con alas, y le trasmite a modo de dictado la revelación contenida en el Corán. 

 

 

Zaíd, secretario de Mahoma, recogió en hojas esta revelación dicha por el profeta, y después la recopiló y clasificó en 114 capítulos o suras (azoras), según su dimensión de la más larga a la más corta. Los capítulos están divididos en versículos o aleyas.  Éste método de composición multiplica las repeticiones, mezcla la cronología y no hay encadenamiento de ideas. El Corán contiene todo lo que un musulmán debe creer y cómo debe actuar: Dios, los profetas, la moral, los principios religiosos, la legislación social, las leyes… La lectura del Corán ha de hacerse en árabe. 

 

Después del Corán, existe unos escritos llamados los hadiths o dichos que forman una colección de enseñanzas del profeta y de sus compañeros que sirven de guía en muchos aspectos de la vida. 

@

 

 

 

 

   ACTIVIDADES

 

  1. Indica si es verdadero o falso.

 

Todos los musulmanes son árabes

 

 

Un musulmán si quiere puede ser cristiano

 

 

Una persona que nace en España puede ser musulmán

 

 

Todos los moros son musulmanes

 

 

Un árabe puede ser cristiano

 

 

Los moros son árabes

 

 

Los mahometanos son cristianos

 

 

Los islámicos son musulmanes

 

 

 

  1. Ordena del 1 al 9 los acontecimientos de la vida del profeta Mahoma.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

A los 40 años de edad se le aparece el arcángel Gabriel quien lo envía como mensajero

El mensaje del arcángel Gabriel fue puesto por escrito en el Corán

El profeta empieza a predicar en la ciudad de La Meca, especialmente en la Kaaba

El profeta Mahoma muere en Medina

En el año 622 tuvo que huir de la Meca a Medina ante el temor de ser asesinado

En Medina se convierte en un líder político y espiritual

Mahoma vuelve a la ciudad de la Meca y purifica el templo de la Kaaba

Mahoma se quedó huérfano de pequeño y fue educado por su abuelo

Tras la muerte del profeta Mahoma el Islam se extendió rápidamente por el mundo

 

  1. Une los siguientes conceptos con sus definiciones.

 

Mamad ben Addallah              l                                                           l  Nombre que el Islam da a Jesús

 

Kaaba                                      l                                                         l Templo que había en La Meca

 

Miraj                                        l                                                         l  Primer código moral en Medina

 

Hégira                                     l                                                         l  Son los ángeles para el Islam

 

Sunna                                      l                                                         l  Dichos del profeta

 

Isa                                          l                                                         l  Rosario con 99 bolas o cuentas

 

Aleyas                                     l                                                         l  Viaje del Profeta a Jerusalén

 

Iblis                                        l                                                         l  Genios o seres espirituales  

 

 

Hadiths                                    l                                                           l  Nombre que el Islam da a Satán

 

 

Misbah                                    l                                                         l  Nombre del paraíso para el Islam

 

Jinn                                         l                                                         l  Huída de La Meca a Medina

 

Malaika                                   l                                                         l  Versículos del Corán

 

Al-jannab                                 l                                                         l  Nombre el profeta del Islam

 

Allah                                       l                                                         l  Sucesores del profeta

 

Califas                                    l                                                         l  Nombre del Dios del Islam 

 

5. Los pilares del Islam

 

Todos los musulmanes deben realizar determinadas acciones, conocidas como los cinco pilares del Islam, como parte de sus obligaciones para con Dios. 

 

Œ La profesión de fe. (Sahada).  El primer pilar es la Sahada o profesión de fe.

Sus palabras proclaman la unicidad de Dios y la importancia del profeta. Por eso este testimonio de fe consiste en decir con fe y con convicción «la Ilaha illa Allah, Muhammad rasúl Allah«, es decir: «No hay más dios que Alá y Mahoma es su profeta”.  

 

La Sahada se susurra a los niños musulmanes al nacer y en los ancianos o enfermos en el momento de su muerte. Se repite continuamente en las oraciones y con tan sólo pronunciarla y en presencia de dos testigos, es suficiente para ser considerado musulmán, tras una ablución.

 

 La oración. (Salat). Los musulmanes rezan cinco oraciones diariamente en distintos momentos del día: al amanecer, al mediodía, a media tarde, en la puesta del sol y por la noche. Cada oración dura aproximadamente cinco minutos y debe realizarse en árabe. La oración en el Islam es la conexión directa entre Dios y el creyente.  

 

Todos los viernes al mediodía, tras la llamada del muecín o almuédano desde el minarete, los musulmanes asisten a la mezquita donde tienen la oración comunitaria. La oración es guiada por el imán.  Allí se lee el Corán y el imán realiza su predicación.

 

Antes de realizar cualquiera de estas oraciones, el musulmán ha de purificarse lavándose

distintas partes del cuerpo con agua corriente en las fuentes de la mezquita o del grifo de la casa. Cuando esta preparación ha terminado, el musulmán se quita los zapatos, y de pie sobre suelo limpio o en una alfombra, se pone de en dirección a la Meca y empieza a rezar. Las palabras de la oración van acompañadas de movimientos como estar de pie, inclinarse, postrarse y sentarse.  

 

Ž La limosna. (Zakat). Los musulmanes están obligados a ayudar a los necesitados dando limosnas. Esto se conoce como el zakat y es una limosna casi oficial, ya que está regulada por toda clase de leyes. El 2,5% de los ahorros son destinados a los más necesitados. También se puede ayudar a través de donaciones a hospitales, colegios, a víctimas de catástrofes naturales, construcción de mezquitas…

 

 El ayuno en el mes de Ramadán (Saum).  Mahoma recibió la

primera revelación del Corán en Ramadán, por eso este mes tiene un significado muy especial. En el noveno mes del calendario lunar, todos los musulmanes ayunan desde la salida del sol hasta la puesta del mismo, absteniéndose de comer, beber y tener relaciones sexuales. Aunque el ayuno es obligatorio, están exentos los niños, los ancianos, mujeres embarazadas y aquellos que estén de viaje. 

 

Durante el Ramadán los musulmanes levantan el ayuno después del ocaso con un ligero tentempié, que pude consistir en algunos dátiles y agua antes de cenar. Después de las oraciones sigue la comida principal que normalmente es una sopa de vegetales con pan. El fin del Ramadán termina la fiesta de Id al-Fitr, con una oración donde toda la comunidad se reúne en un área abierta para rezar y durante estos últimos días se dan limosna a los pobres y los amigos se intercambian regalos. 

 

 

 La peregrinación a la Meca (Hajj). La peregrinación anual la

Meca es una obligación a cumplir una vez en la vida, para aquellos que tengan los medios económicos de realizarla. Cerca de dos millones de personas van a Meca todos los años de todos los rincones del planeta. A pesar de que Meca está siempre llena de visitantes, el Hayy anual comienza en el duodécimo mes del calendario islámico. Los peregrinos varones visten vestimentas especiales y

simples (dos piezas de tela blancas) que hacen desaparecer cualquier tipo de distinción cultural o de clases. 

 

En principal acto es la umrah o dar siete vueltas a la Kaaba: el templo cúbico que hay en la Meca dedicado a Dios y cubierto con un paño negro adornado con versículos del Corán y que es cambiado cada año tras regalar fragmentos del anterior. Otros rituales son: los peregrinos caminan de ida y vuelta entre dos colinas en honor a la madre de Ismael, cuando ésta fue a por agua; visitan el monte Arafat lugar donde el profeta pronunció su último discurso; en Muzdalifa hacen noche y cogen siete pequeñas piedras para después tirarlas a tres pilares que representan las tres tentaciones de Satanás a Abraham cuando iba a sacrificar a su hijo Ismael y éste espantó al demonio tirándole piedras; en Mina se sacrifica un cordero en recuerdo al sacrificio de Ismael y por último regresan a la Meca con la cabeza rapada simbolizando la nueva vida y dan otras 7 vueltas a la Kaaba.

6. La mezquita

 

La mezquita es el lugar de oración de los musulmanes. Y en muchas de ellas se imparten enseñanzas, se discuten temas religiosos y se organizan obras de caridad. Está abierta todos los días, pero los viernes es cuando se reúnen el mayor número de fieles para rezar. En cuanto al diseño, las mezquitas varían bastante: desde cuartos muy austeros en bajos de casa y pisos hasta inmensos edificios muy decorados y ostentosos. Normalmente todas las mezquitas tienen varias partes: 

 

Œ Sala de oración. Esta es el área principal de la mezquita orientada a La Meca donde se reza. No hay asientos ni bancos, pues durante la oración el creyente está de pie, postrado y de rodillas sobre el suelo cubierto con alfombras o tapetes. Los fieles antes de entrar en esta zona se deben de quitar los zapatos y cubrirse la cabeza. En las mezquitas grandes hay un balcón destinado a las mujeres, si no existiera, las mujeres rezan separadas de los hombres. Dentro de esta sala se encuentra el mihrab, un nicho adornado que indica la dirección de la Meca. El muro que contiene el mihrab se llama quibla. El imán está a un lado del mihrab y dirige la oración desde el mimbar, una plataforma escalonada donde hace el sermón. 

 

 Patio de las abluciones. Es la zona donde los musulmanes se purifican o realizan las abluciones con agua antes de entrar a la sala de oración. Se lavan ritualmente la boca, la nariz, las manos, los brazos y los pies. 

 

Ž El minarete. Mahoma tuvo un sueño en el que oía una llamada a la oración. Por ello ordenó a uno de sus seguidores que convocara a los fieles a la oración cinco veces al día. Por este motivo, el muecín o almuédano sube a unas torres llamadas minaretes desde donde cantando versos del Corán llama a la oración a los fieles musulmanes. 

  

7. Festividades y ceremonias

 

El calendario de las fiestas musulmanas se basa en las fases de la luna. Cada año tiene 12 meses lunares de 29 ó 30 días, y un total de 354 días. Cada mes comienza con la luna nueva. Pues bien, durante este año hay importantes fiestas que conmemoran eventos del Profeta y de la historia del Islam. 

 

  • Mawlid a-navi: fiesta que recuerda el nacimiento de Mahoma. Se adornan las casas, hay procesiones por las calles y se distribuye comida a los pobres.

 

  • La fiesta del cordero: se sacrifica un cordero y se come en familia.

 

  • Id al-Fitr: se celebra al final del mes de Ramadán con una gran cena a la luz de linternas con forma de estrella. También se inflan globos de colores mostrando la alegría de este día.

 

  • Muharram: es el primer día del calendario islámico. Durante estos días hay procesiones que recuerdan la muerte del nieto de Mahoma, Husayn, en la batalla de Kerbela. En algunos lugares, los musulmanes se flagelan y caminan por las calles cubiertos de sangre para simbolizar la tristeza y dolor de la muerte de Husayn.

 

  • Cuando un niño nace en una familia musulmana es costumbre susurrar la sahada al oído del bebé. Siete días después del nacimiento tiene lugar una ceremonia de poner nombre, una parte de la cual consiste en afeitar la cabeza del niño y ofrecer el peso del cabello cortado en plata a los pobres y le ponen un poco de miel en la lengua. Entre los siete y doce años los niños son circuncidados en una ceremonia llamada khitan. Aunque este ritual no está en el Corán, los musulmanes la vienen realizando desde los tiempos bíblicos en señal de alianza entre los hombres y Dios.

 

  • La boda entre los musulmanes puede realizarse en la casa del hombre o de la mujer o en la mezquita, y es habitual que el imán presida la ceremonia. Generalmente los hombres entregan una dote o regalo del novio a su esposa. En muchos lugares, el matrimonio es acordado entre los padres. La mayoría de los matrimonios son monógamos, aunque los hay polígamos llegándose a casar hasta con tres mujeres cumpliendo dos requisitos: quererlas por igual y mantenerlas económicamente a cada una de ellas.

 

  • Los funerales varían dentro del Islam, aunque generalmente prefieren enterrar a sus difuntos lo más pronto posible tras su muerte. El cadáver es envuelto en un hábito blando de dos piezas de tela sin costura que se enrolla alrededor del cuerpo (ihram) y es llevado a la mezquita para celebrar el ritual funerario.  

 

@

 

 

 

 

   ACTIVIDADES

 

1. Relaciona cada una de las afirmaciones que se dan con el “pilar del Islam” que le corresponde

 

Pilares del Islam

 

1. La profesión de fe

Definiciones

 

a. No hay más Dios que Alá

 

 

 

 

2. La oración

c.  Es obligación ayudar a los pobres

 

d.  Mes de ramadán

 

 

 

3. La limosna

f.  Suele destinarse el 2,5% de los ingresos anuales

 

g.  Su duración es de 29 días

 

 

  1. Acto que se realiza 5 veces al día

  

 

  1. Todo musulmán debe de ir al menos una vez en su vida

  

 

4. El ayuno

i.  Mahoma es el profeta de Dios

 

j.  Se arrodilla en una alfombra de cara a la Meca

 

  1. Gesto de generosidad con los más necesitados

  

 

5. La peregrinación a la Meca

 

m. La meca es la ciudad sagrada

 

  1. Ante del ritual, debe lavarse partes del cuerpo

  

  1. Todo musulmán se abstiene de comer durante el día
  2. La Kaaba es el templo donde se dan siete vueltas

 

ñ. Son las primeras palabras que escucha el niño musulmán

 

  1. Observa bien los dibujos, describe e indica todo lo que sepas sobre la ilustración

 

 

 

 

 

 

  1. Define los siguientes conceptos:

 

 

 

 

 

Imán

Almuédano

Zakat

La umrah

  1. Indica las partes y elementos que conforman una mezquita.

 

 

  1. ¿La mayoría de los matrimonios musulmanes son polígamos? ¿Por qué?

 

 

 

 

 

  1. ¿Cómo son los ritos funerarios en el Islam?

 

 

 

 

 

  1. Indica si es verdadero (V) o falso (F)

 

 

Tanto los niños como las niñas de circuncidan

 

Normalmente los matrimonios son acordados por los padres

 

Al poco tiempo de nacer un niño musulmán, se le afeita la cabeza en señal de pureza 

 

Cuando un musulmán mure es llevado a la mezquita

 

 

La fiesta de cordero consiste en sacar en procesión por las calles la imagen de un cordero

 

Algunos musulmanes se empapan de sangre y sales por las calles en la fiesta de Muharran

 

El calendario de los musulmanes es lunar y tiene 365 días

 

El fin del mes de Ramadán termina con una importante fiesta

 

 

Hombre y mujeres pueden rezar en la misma sala de oración de las mezquitas

 

Hay mezquitas que están en bajos de pisos y casas

 

Dentro de las mezquitas hay imágenes de Alá y del profeta Mahoma

 

El minarete sirve para que se suba el imán y mire el paisaje que hay cerca de la mezquita

 

 

Todos los años los musulmanes deben de realizar la peregrinación a la Meca

 

 

Los musulmanes están obligados a dar limosna a los más pobres y necesitados

 

 

Los musulmanes rezan cinco veces al días y dura media hora cada oración

 

 

La Sahada es: “No hay más Dios que Mahoma y Alá es su profeta”

 

8

 

 

 

 

      ACTIVIDADES

 

  1. Busca en Internet las siguientes prendas de vestir de las mujeres musulmanas: Burka, Shayla, Chador, Hiyab y Niqab e indica debajo del dibujo qué tipo de vestimenta llevan esta mujeres.

 

Burka:

 

Shayla:

 

Chador:

 

Hiyab:

 

Niqab:

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  1. Busca en Internet la definición del concepto Jihad.

 

 

 

 

 

   

 

 

 

  1. Observa las fotografías e indica el nombre de la mezquita y el país donde se encuentra.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Mezquita de Xian

Mezquita de Samarra

 

Mezquita Azul

Mezquita Kutubia

 

Mezquita de la Roca Mezquita de Djenné

 

Mezquita de Nabawi

Tema 12

Tema 8: El Judaísmo

El judaísmo es la religión más antigua que enseña la creencia en un único Dios todopoderoso. Los judíos se creen un pueblo elegido por Dios, que les reveló su palabra en la Torá: los primeros libros y más importantes de la Biblia judía. Tiene más de tres milenios de historia. En la actualidad tiene unos 17 millones de fieles, concentrado principalmente en Israel y Estados Unidos.

                                                                                 

1. Historia del pueblo judío

 

Los patriarcas. Los antepasados de los judíos se conocen como patriarcas. El primero fue Abrahán, seguido de su hijo Isaac, su nieto Jacob y los doce hijos de éste, de quienes surgieron las doce tribus de Israel.  

 

  • Abrahán: En el año 2000 a. C Dios hizo una alianza con Abrahán. Dios prometió que sería fiel a su pueblo de Israel a cambio de que Abrahán se convertiría en el padre de una gran nación. Para ello Dios le prometió una tierra (Canaán) y una gran descendencia.

 

  • Isaac: Para probar la obediencia. Dios pidió a Abrahán el sacrificio de su único hijo Isaac. Abrahán obedeció, pero en el momento en que estaba a punto de matar a Isaac, Dios intervino.

 

  • Jacob: Cuenta el Génesis que Jacob engañó su padre para obtener los derechos de primogenitura en lugar de su hermano Esaú. Jacob tuvo doce hijos, las doce tribus de Israel. Uno de ellos sería José, que vendido por sus hermanos fue a parar a Egipto donde llegó a ocupar un gran puesto en la corte faraónica al interpretar los sueños que atormentaban al faraón.

 

  • Moisés. El libro del éxodo describe el exilio de los judíos en Egipto (s. XIII a. C.). Moisés, su profeta, le condujo a la Tierra Prometida. En el viaje, Dios dio a Moisés las tablas en el Monte Sinaí que contenían los Diez Mandamientos: las leyes según las cuales debían vivir todos los judíos. Los Israelitas hicieron un cofre de madera y guardaron el decálogo en la llamada Arca de la Alianza.

 

Jueces y reyes: Durante muchos siglos, los israelitas fueron gobernados por jefes tribales, conocidos como jueces. Los más conocidos fueron Gedeón y Sansón. Más tarde el pueblo pidió a Dios reyes para poder gobernar y así unir las tribus para luchar contra los enemigos.

 

 

  • Saúl: Los israelitas y el profeta Samuel, rogaron a Dios para que les diera un rey, Saúl, célebre por su valentía, fue elegido como el primer rey de Israel.

 

  • David: David, yerno de Saúl, reinó 30 años y unió las tribus bajo una misma autoridad central. También derrotó a los filisteos, y conocida es por todos la victoria contra Goliat.

 

  • Salomón: Salomón, hijo de David, fue el tercer rey. Durante su gobierno el reino prosperó, construyó muchos edificios magníficos, entre ellos el primer Templo de Jerusalén. Pero poco después de su muerte, el reino de dividió entre Roboam, hijo de Salomón (reino del norte) y Jeroboam, un jefe militar (reino del sur).

 

El exilio a Babilonia. En 721 a.C. los asirios acabaron con el reino de Israel y el reino de Judá gracias a Nabucodonosor, rey de Babilonia. El templo de Salomón fue destruido y muchos judíos fueron deportados a Babilonia. Años más tarde, los babilónicos fueron vencidos  por Ciro rey de Persia, en 539 permitió que los judíos regresaran a Palestina y volver a reconstruir el Templo. 

 

La dominación griega y romana. Alejandro Magno, emperador de Macedonia y Grecia, conquistó

Judá y puso fin a la dominación persa. A la muerte de Alejandro, Judá fue conquistada por musulmanes, que dominaban Asia Menor. Con el tiempo se prohibió al pueblo judío practicar su religión. Esto desencadenó una revuelta en 164 a.C., encabezada por un sacerdote llamada Matatías. Su hijo, Judas Macabeo reconquistó el Templo y restableció la religión judía. Cuando los romanos conquistaron Judea en 63 a.C. impusieron a un nuevo gobernante llamado Herodes el Grande quien llegó a ser rey de toda Judea. Muchos judíos no aceptaron estar bajo la dominación romana y se rebelaron otra vez y el Templo fue destruido en el año 70 d.C. Con el tiempo los judíos fueron dejando Israel y asentándose en otros puntos del Imperio Romano. 

 

3. Creencias judías

 

Los judíos creen en un solo Dios, creador, justo y bondadoso. Es tan santo que incluso se pensaba que su nombre, tradicionalmente representado por las cuatro letras hebreas YHWH (Yahveh), era demasiado para pronunciarlo. En su lugar, los escritores judíos usaban locuciones como Adonai para referirse a él. 

 

El Judaísmo ve a Dios como el Absoluto que está detrás de la totalidad del universo y de la vida. Es un ser trascendente, imposible de representarlo y pese a su lejanía se comunica con las personas a través de diversas maneras como puede ser la Ley transmitida por Moisés. 

 

Los primeros cinco  libros de la Biblia judía exponen y explican la alianza de Dios con los creyentes y las instrucciones que los judíos deben seguir. Destacan los diez mandamientos dados a Moisés y las más de 600 leyes y normas que tratan los distintos aspectos de la vida:

comida, forma de vestir, las fiestas… 

 

4. Libros sagrados  

 

  • El libro sagrado de los judíos de llama la Torá, que en hebreo significa “ley” o “instrucción”. La Torá, que en la Biblia cristiana corresponden al Pentateuco, cuenta la historia de los primeros judíos y recoge los mandamientos y leyes de Dios a su pueblo. Todas las sinagogas (templo judío) tienen una copia de la Torá, escrita a mano en hebreo en un rollo de pergamino y que se guarda en un armario llamado Arca, que es el centro de la sinagoga. Siempre se usan mangos para desenrollar o sujetar el rollo.

 

El texto es tan sagrado que no puede ser tocado con la mano, y cuando una persona lee la Torá en la sinagoga unas un puntero especial (yad) que tiene una manita de metal en la punta para seguir las palabras. Esto asegura que el texto no puede ser marcado y manchado. Si eso ocurriera, el rollo de pergamino se consideraría inutilizable y se enterraría en un cementerio judío dentro de una jarra de arcilla.

 

  • El resto de la Biblia hebrea está compuesta por los discursos de los Profetas y amplio grupo de textos de historia, poesía, salmos… que conocidos como  las  

 

­ Desde los principio los judíos han debatido e interpretado las palabras de la Torá. Las primeras interpretaciones se transmitían oralmente hasta que se pusieron por escrito en el siglo II d. C. Esta colección se llamó la Misná y está dividida en seis partes: agricultura, matrimonio, leyes civiles, ofrendas y sacrificios, pureza e impureza ritual y fiestas establecidas. 

­ Existen también otros escritos conocidos como el Tadmud. Es una recopilación de leyes judías con explicaciones intercaladas por sabios judíos. Los escritos terminados en el siglo V, abarcan todos los aspectos de la vida judía, desde las oraciones hasta normas comerciales.  

 

 

  • Y por último está el Midrás, una recopilación de escritos que facilitan la comprensión de los relatos de la Biblia hebrea. Se utilizan una amplia variedad de historias, parábolas, mitos y juegos de palabras para explicar las Escrituras. Y la Cábala es el nombre dado a una colección de ideas místicas judías transmitidas oralmente y mantenidas en secreto.  

 

5. La sinagoga

 

La sinagoga, centro de oración y el estudio, es el principal lugar de reunión de cualquier comunidad judía. Normalmente tiene planta rectangular, con asientos en tres de sus lados. El edificio está orientado a Jerusalén y destaca el Arca, lugar donde se guarda la Torá. 

 

El rabino es ante todo y sobre todo un maestro que estudia la Torá y la aplica a la vida diaria. Aunque un rabino no es un sacerdote, desempeña muchos roles de los sacerdotes de otras religiones: puede predicar, visitar enfermos, aconsejar a los miembros de su comunidad judía… 

 

Cualquier miembro de la comunidad puede dirigir las oraciones, pero en las sinagogas más grandes lo hace una persona conocida como cantor, pues normalmente las oraciones y las escrituras de cantan sin acompañamiento musical. 

 

@                                                                      ACTIVIDADES

 

 

1. Une el personaje con su actuación en la historia del pueblo de Israel.

 

Construyó un gran Templo en Jerusalén            l                                                          l

 

  Abrahán

Hijo de Abraham                                               l                                                          l

 

  Isaac

Interpretaba los sueños                                    l                                                          l

 

  Jacob

Primer patriarca y padre de los creyentes l                                                                 l

 

  José

Primer rey del pueblo judío                               l                                                          l

 

  Gedeón

Tuvo doce hijos, las 12 tribus de Israel            l                                                          l

 

  Saúl

Venció a un gigante filisteo                               l                                                          l

 

  David

Uno de los jueces del pueblo judío                    l                                                          l

 

  Salomón

Emperador griego que conquistó Israel             l                                                          l

 

  Alejando Magno

Primer rey romano                                             l                                                          l

 

2. Observa los dibujos e indica el nombre del personaje bíblico que hace r Salomón, Abrahán, David y Moisés).

 

 

 

 

 

  Herodes el Grande eferencia. (Sansón,

 

 

 

  1. Define brevemente los siguientes conceptos relacionados con el judaísmo:

 

 

 

 

 

 

 

TORÁ

 

RABINO

 

SINAGOGA

 

YAHVEH

 

YAD

 

CÁBALA

 

 

  1. Contestas a las siguientes preguntas sobre la Torá:

 

  • ¿Qué cuenta la Torá?
  • ¿Cómo y dónde se guarda la Torá?
  • Si la Torá se ensucia o se mancha, ¿qué se hace con ella?

 

8

 

 

 

 

    ACTIVIDADES

 

  1. Jerusalén tiene tres lugares sagrados para las tres religiones, busca información en Internet y explica cada uno de ellos.

 

  1. La menorah y la estrella de David son dos de los símbolos más importantes del Judaísmo. Busca información sobre estos símbolos.

 

                                            

7. La oración

 

La oración es central para el judaísmo, como en otras religiones. Los judíos rezan tres veces al día: por la mañana, tarde y noche. Las oraciones pueden decirse en privado, pero es preferible rezar con un grupo de por lo menos 10 personas. 

 

Al libro de oraciones se le llama siddur, y la oración más famosa se llama Shemá, que declara la su premacía de Dios: “Escucha Israel, el Señor es nuestro Dios, el Señor es uno”.  Existe un pequeño estuche llamado mezuzah que contiene el pergamino en el que están escritas las palabras del Shemá. Puede ser de

cualquier material y a menudo está profundamente adornado. Se coloca en la puerta de entrada del hogar judío y a veces en todas las puertas de la casa, excepto en el baño.

 

Cuando un judío reza en casa o en la sinagoga, se cubre normalmente la cabeza con un gorro llamado kippa,  como señal de respeto a Dios. Mientras otros la usan todo el tiempo como muestra de respeto para recordar que Dios está siempre presente. 

 

Durante las oraciones, algunos judíos se revisten con un manto blanco con doce rayas azules con un cordón morado llamado tallit. Los judíos más conservadores usan las llamadas filacterias, que son cajas que se atan a la frente, y se dice que hace que el portador piense en su fe. Y otra caja se enrolla en el brazo izquierdo, porque es el más cercano al corazón. 

 

8. El día sagrado

 

El sábado o sabbat es un día de descanso y la religión prohíbe desarrollar cualquier tipo de trabajo, recordando que Dios, tras la creación de mundo en seis días descansó.  

 

La celebración comienza el viernes por la tarde, cuando se encienden dos velas dando la bienvenida al sabbat y finaliza con la caída del sol del sábado. La comida que se consume durante este día es especial y debe ser cocinada con anterioridad, el viernes por la tarde. 

 

El primer acto que se realiza antes de comenzar a comer es la división del pan y la bendición de la mesa. El sábado por la mañana se debe asistir a la sinagoga para que toda la comunidad judía pueda celebrar la festividad a través de la lectura de la Torá. Al llegar a la sinagoga se saluda al resto de la comunidad con un saludo especial, que significa “que la paz sea contigo en el sabbat”. En la sinagoga se reza el Shemá, la lectura de los salmos y una oración con diecinueve oraciones llamada Kaddish. Después de participar en la celebración comunitaria de la sinagoga, la familia vuelve a su casa, donde permanece descansando hasta la caída de la noche. En cualquier caso, hoy en día no todos los judíos cumplen del mismo modo las normas de santificación del sábado. 

 

9. La vida judía

 

El Judaísmo tiene cientos de mandamientos e instrucciones para conseguir una vida acorde con los principios divinos. Entre otras acciones, los judíos ayudan especialmente a los débiles, mayores y enfermos. Un valor fundamental es la caridad, y para ello los judíos ponen una hucha (tzedakah) en la  sinagoga antes de empezar el Sabbat. Como pueblo que ha tenido que sobrevivir durante siglos en condiciones difíciles y han tenidos que vivir a menudo lejos de casa, de ahí que los judíos valoren mucho la hospitalidad. 

 

Familia. Dios ordena a su pueblo casarse y tener hijos. Tener una familia es por tanto una bendición. Se espera que los padres eduquen bien a sus hijos y de acuerdo con la fe, enseñándoles su religión y su ética. 

 

Nacimiento. Cuando nace un niño o niña, al bebé se la asigna un nombre común y otro nombre que se utilizará en las ceremonias religiosas, a menudo el nombre hebreo es el de un pariente recién fallecido. El nombre hebreo de los bebés varones se anuncia en su ceremonia de la circuncisión o extirpación del prepucio; y el de las niñas se anuncia en la sinagoga el primer

sabbat después de su nacimiento. La ceremonia de la circuncisión se realiza el octavo día del nacimiento del niño. Cuando Dios selló su alianza con Abrahán, le ordenó que todos los varones judíos fueran circuncidados como signo de pertenencia de su pueblo. Un rabino o médico es el que lleva a cabo esta operación. 

  • Mayoría de edad. A la edad de 13 años, se considera que un niño es responsable de sus actos religiosos (si es niña a los 12 años). Los niños ortodoxos reciben un juego de filacterias como regalo en su Bar Mitzvá (mayoría de edad). A partir de entonces se espera que use la filactelias para reza  r todos los días. Cuando no se usan, se guardan en una bolsa, que puede decorarse con el nombre del niño.

 

En el Bar Mitzvá, el niño o niña lee una sección de la Torá, que ha preparado con antelación. Esto simboliza su aceptación de los mandamientos. Después se hace una comida celebratoria y el niño o niña pronuncia un discurso. 

 

  • Matrimonio. Los judíos prácticamente ven el matrimonio como un regalo de Dios y es una importante ceremonia religiosa. El matrimonio es el inicio de un nuevo hogar y, a menudo, de una nueva familia que contribuirá a perpetuar las prácticas y tradiciones del judaísmo. Las bodas judías pueden hacerse en cualquier sitio: sinagoga, hogar o al aire libre. 

 

El contrato nupcial judío, que detalla las obligaciones del novio hacia la novia se llama ketubah. El novio lo firma al principio de la ceremonia, aunque en las bodas modernas lo firman tanto el novio como la novia. Este documento se lee durante la ceremonia nupcial y

después se puede exhibirse en la casa. Al final ceremonia, el novio rompe una copa de vino, que simboliza la destrucción del Templo y la fragilidad del matrimonio. 

 

En muchas bodas judías se acostumbra que la novia se vista de blanco y a veces también el novio. El intercambio de anillos es

una práctica romana adoptada por varias religiones, incluida el judaísmo. En las bodas judías tradicionales, el novio coloca el anillo en el dedo de la novia. 

 

  • Costumbres funerarias. Las costumbres tradicionales relacionadas con el último rito de transición tienen dos propósitos: mostrar respeto por el difunto y ayudar en el proceso de luto. Es habitual que los dolientes expresen su pena inicial rasgando su ropa. También es importante sepultar pronto al difunto, aunque muchos judíos prefieren la cremación.

 

El cuerpo del difunto no se deja solo en ningún momento hasta la sepultura. Se enciende una vela especial llamada yahrzeit y se coloca junto al cuerpo en señal de respeto. En la víspera del aniversario, se enciende otra vela que debe de estar prendida 24 horas y la llama simboliza el alma del difunto. 

 

El día del entierro comienzan un periodo de siete días de luto que se conoce como shiva (significa siete), y por lo general, tiene lugar en la casa del difunto. Todos los espejos de las casa se cubren y los dolientes se sientan en taburetes bajos y recitan la kaddish, una oración en alabanza a Dios que afirma la vida. Para la familia cercana del difunto, el luto continúa doce meses, durante los cuales se evitan todas las fiestas y celebraciones. 

 

10. Leyes alimenticias

 

Hay leyes que rigen todos los aspectos de la vida judía, y esto se extiende a la comida. Las leyes alimenticias se denominan kosher, es decir apta y prescriben los alimentos que pueden comerse y cómo deben de prepararse. Muchas de estas leyes se mencionan en la Torá y otras proceden de interpretaciones de rabinos o maestros. 

 

Además de constituir un mandato bíblico, las leyes sobre la alimentación

cumplen una función higiénica y son un factor muy poderoso de integridad grupal. El grado de observación de estas normas varía entre los judíos: unos siguen todas las leyes y otros sólo algunas.

 

La comida kosher comprende la carne de animales que tienen pezuñas hendidas y rumian, como la vaca y las aves domésticas, como el pollo. La comida prohibida comprende el cerdo, el marico y las aves rapaces. Para regulas esta comida existen tiendas propias que venden sólo comida kosher. La mayoría de los alimentos tienen una etiqueta para indicar que un rabino visitó la fábrica y certificó que se prepararon correctamente.

 

La carne y los productos lácteos no pueden comerse juntos. Comida kosher son también: frutas, arroz, huevos, verduras, lentejas… el pescado don aletas como el salmón, trucha y bacalao, se consideran puros. Y por último se permite beber vino aunque las bodegas cuentan con un rabí que cerciora que se hayan cumplido todos los requisitos.  

@

 

 

 

 

   ACTIVIDADES

 

  1. Observa el dibujo e indica con flechas dónde está…

 

La torá

 

Las filacterias 

 

Tallit

 

Kippa

 

 

 

  1. Haz un cuadro comparativo e indica cómo celebran los judíos y los cristianos los acontecimientos más importantes de la vida.

 

Acontecimiento

Religión Judía

Religión Cristiana

 

Nacimiento

 

 

 

 

 

 

 

 

Matrimonio

 

 

 

 

 

 

 

Funerales

 

 

 

 

 

 

 

 

  1. Define los siguientes conceptos:

 

 

 

 

 

 

 

Sabbat

 

Shemá

 

Tzedakah

 

Circuncisión

 

Ketubah

 

Comida

Kosher

8. Fiestas religiosas

 

El año judío está salpicado con diversas solemnidades que recuerdan acontecimientos importantes en la historia de los judíos. Durante el Rosh Hashanah (Año Nuevo), los judíos recuerdan la creación de Dios y celebran la renovación de la alianza de Dios con Israel. Se señala con una oración especial cuando se sopla el shofar o el cuerno de carnero, en recuerdo del carnero que Abraham  Por la tarde algunas personas van a un río o al mar a rezar. Como gesto simbólico vacían sus bolsillos y arrojan migas de

pan en el agua que representan sus pecados. Esta costumbre se llama tashlij y significa expulsar. También, en la víspera de esta fiesta los judíos tienen la costumbre de comer alguna fruta exótica o un trozo de manzana bañado en miel con la esperanza de que el año nuevo sea dulce. 

 

El décimo día del Año Nuevo se celebra la fiesta del Yom Kippur, (día del perdón). Los judíos ayunan durante 25 horas, excepto los enfermos, pasan todo el día en la sinagoga  y piden perdón por los pecados. El día termina con el toque del shofar. La fiesta más importante es el Pesach o fiesta de la Pascua, donde se recuerda los tiempos e  n que Moisés liberó a los judíos de la cautividad en Egipto. Ese día se re  aliza una comida especial y se leen las historias del Éxodo. El plato de ese día se llama seder, y sus alimentos simbolizan la historia de los israelitas en Egipto. Se coloca un vaso de agua salada en la mesa recordando lágrimas amargas de los israelitas esclavizado, se come pan sin levadura pues los judíos cuando salieron de Egipto salieron a toda prisa y se llevaron pan sin fermentar, hierbas amargas para recordar el sufrimiento en Egipto, un huevo para simbolizar los sacrificios que los judíos realizaron en tiempos pasados, vegetales para simbolizar la primaveras y la nueva vida en la Tierra Prometida, carne de cordero pues fue el animal que comieron esa noche los hebreos en Egipto y una pasta de nuez y fruta color rojiza para simbolizar el mortero usado por los esclavos judíos para construir las ciudades.

 

Otra fiesta es el sukkot (fiesta de las tiendas), que conmemora el éxodo de Egipto a la Tierra Santa Prometida cuando los judíos tenían que vivir en tiendas o cabañas provisionales. Hoy en día, la gente se construye su propia tienda, tienen tres paredes y se deja un orificio en  el techo para poder ver las estrellas, como recordatorio de que Dios vela por ellos. Los  niños acostumbran a decorar la tienda con dibujos, cadenas de papel y frutas de la cosecha de otoño y durante siete días realizan la comida en las tiendas y alguno hasta duermen en ellas. El Shavuot o Fiesta de las Semanas, es la festividad de la cosecha, celebrada siete semanas después de la Pascua. Los judíos decoran sus casas y sinagogas, comen fruta de verano y hacen lecturas de la Torá. 

 

La fiesta de Purim, se trata de un festival alegre y divertido do  nde se lee la historia de la judía Esther, quién con la ayuda de su primo Mardoqueo, idearon un plan para impedir que un soldado llamado Amán matara a los judíos que vivían en Persia. La ceremonia se realiza en la sinago ga en un ambiente festivo, y siempre que se menciona el nombre de Amán la gente silba, patalea o hace sonar matracas conocidas como gregger. Además de ir a la sinagoga, los judíos comen platos especiales, regalan alimentos y dan dinero a obras benéficas. Niños y adultos se ponen disfraces coloridos para fomentar el ambiente festivo. 

 

 

9. Holocausto nazi

 

El Holocausto fue la persecución y el asesinato sistemático organizado y auspiciado por el Estado nazi de Adolt Hitler de aproximadamente seis millones de judíos. «Holocausto» es una palabra de origen griego que significa «sacrificio por fuego». Los nazis, que llegaron al poder en Alemania en enero de 1933, creían que los alemanes eran una «raza superior» y que los judíos, al ser «inferiores», eran una amenaza extranjera para Alemania. 

 

En 1933, la población judía de Europa ascendía a más de nueve millones, y la mayoría de los judíos europeos vivía en países que la Alemania nazi ocuparía o dominaría durante la Segunda Guerra Mundial. Para el año 1945, los alemanes y sus colaboradores habían asesinado aproximadamente a dos de cada tres judíos. europeos como parte de la «Solución final», la política nazi para asesinar a los judíos de Europa. Muchos judíos iban encarcelados a los llamados campos de concentración, donde la mayoría eran asesinados, sobre todos niños y ancianos y donde el resto trabajaba para el estado nazi. El campo de concentración más conocido por sus dimensiones, número de víctimas y simbolismo es el de Auschwitz.

@

 

 

 

 

   ACTIVIDADES

 

Completa la información sobre las fiestas judía con la ayuda del Diccionario Ilustrado de las Religiones en las páginas 80 y 81. 

 

  • Pesach: La Pascua. ¿Qué celebra la Pascua?    

 

 

 

 

La comida especial del Pesach o seder, consiste en un cordero acompañado de matzah. ¿Qué es el matzah y qué simboliza?  

 

 

 

Todos los alimentos seder son símbolo de la historia del éxodo. Indica qué alimento indica la flecha y que simboliza.   

 

 

 

 

 

 

 

  • Hanuka: La fiesta de las luces. ¿En qué mes y qué se celebra?

 

 

 

 

¿Por qué el candelabro tiene nueve velas?

 

 

 

  • Rosh Hashanah: Día del año nuevo ¿Qué doble acontecimiento se celebra el Rosh Hashanah?

 

 

 

¿Qué es el shofar y para qué sirve?  

 

 

  • Purim ¿Qué celebran los judíos este día? 

 

 

 

 

 

 

 

 

  • Yom Kippur: Día de la expiación. ¿Qué hacen los judíos este día?

 

 

¿Qué hacía antiguamente el Sumo Sacerdote?

 

 

 

¿Qué se hace en la actualidad?

 

 

 

 

 

 

lYom Ha-shoah: Las semanas del luto ¿Cuándo se celebra el yom Ha-shoah?

 

 

¿Cuánto dura y qué se recuerda?

 

 

 

Observa la escultura del holocausto, ¿qué representa?  

 

 

 

¿Qué recuerdan los judíos en el Tishah Beav?

 

 

 

  • Yom Ha-Atzmaut: Fiesta de la independencia ¿Por qué recibe esta fiesta el día de la independencia?

 

 

 

¿Qué símbolo tiene la bandera de Israel?

¿Qué es el cristianismo?

El cristianismo, junto con el islam y el judaísmo, es una de las 3 grandes religiones monoteístas. Surgió en el siglo I d. C. en la región de Judea, que en ese momento formaba parte del Imperio romano.

La propuesta de igualdad entre las personas y de amor y perdón de los enemigos hicieron a esta religión muy popular entre las clases más bajas de la sociedad. Aunque al principio fue prohibida por los emperadores romanos, en el siglo IV se transformó en la religión oficial del imperio y consecuentemente se difundió por toda Europa.

En la actualidad, en sus distintas ramas, es la religión con más seguidores en el mundo, con unos 2400 millones de creyentes.

Origen del cristianismo

El cristianismo surgió del judaísmo, a partir de las enseñanzas de Jesús de Nazaret, llamado «el mesías» (Cristo en griego) por sus seguidores.

Según los textos evangélicos, en los cuales se basan las creencias de los cristianos, Jesús fue concebido por el Espíritu Santo en una joven judía llamada María. A los 30 años se manifestó como hijo de Dios y, luego de ser bautizado, comenzó a predicar junto a 12 discípulos.

Durante aproximadamente 3 años difundió unas ideas revolucionarias para la época: en el contexto de una sociedad esclavista y desigual predicaba, entre otras cosas, que todas las personas eran iguales y un mandato de amor al prójimo y perdón a los enemigos.

Jesús fue condenado a muerte por el Sanedrín, la máxima autoridad religiosa de Judea, bajo el cargo de blasfemia por declararse a sí mismo el mesías, es decir, el salvador anunciado por los profetas.

El cristianismo como religión se inició después de la muerte de Jesús, el día de Pentecostés; cuando de acuerdo con los textos sagrados, sus discípulos recibieron al Espíritu Santo y comenzaron la difusión de la fe cristiana, según un mandato del mismo Jesucristo.

A partir de la prédica de los apóstoles, el cristianismo se difundió primero por Asia Menor y luego pasó a Europa. Aunque al principio fue una religión perseguida por el Estado romano, en el año 313 d. C. fue legalizada y en el 380 se convirtió en la religión oficial de Roma. De esta manera se expandió por todo el territorio del imperio.

Luego, a partir de la llegada de los europeos a América en el siglo XV, el cristianismo se difundió también por ese continente.

pintura el sermón de la montaña

El Sermón de la montaña, por Carl Bloch. Muestra a Jesús de Nazaret predicando para una multitud.

Características del cristianismo

Las principales características del cristianismo son las siguientes:

  • La fe en la divinidad de Cristo constituye la creencia central de diversas iglesias y religiones, tales como el catolicismo y las distintas ramas del protestantismo, entre otras.
  • Conservó del judaísmo los libros sagrados que conforman el Antiguo Testamento, a los que agregó el Nuevo Testamento para formar la Biblia, su libro sagrado.
  • Los cristianos se comunican con Dios a través de la oración, que puede ser una práctica individual o colectiva. Además, existen distintas formas de rituales comunitarios, por ejemplo la misa en el catolicismo.
  • La evangelización, es decir la difusión del cristianismo, es considerada un deber para los fieles.
  • Con diferencias en las distintas ramas del cristianismo, existen rituales que se realizan en cada etapa de la vida de las personas.
  • Tiene un calendario litúrgico festivo cuyas fechas más importantes son la Navidad, que conmemora el nacimiento de Cristo, y la Pascua, que celebra su resurrección.

Creencias del cristianismo

Las creencias del cristianismo varían de acuerdo con las diversas ramas. En general, las más importantes para la mayoría de ellas son las siguientes:

  • Creencia en un único dios que existe como 3 personas distintas: el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. Dentro del dogma cristiano, esto se corresponde con el misterio de la Santísima Trinidad.
  • Concibe a la divinidad como un ser creador que participa activamente de su creación.
  • Cree que Dios se reveló a lo largo del tiempo, a través de los profetas.
  • Considera a Jesús de Nazaret como el mesías profetizado en el Antiguo Testamento, el cual corresponde con la persona trinitaria del Hijo que encarnó en forma humana. Su muerte, crucificado, fue un sacrificio por la salvación del pueblo de Dios. Además, cree en su resurrección al tercer día después de su muerte y en su ascensión al cielo.
  • La muerte física es concebida como un pasaje a la vida eterna, en la que los virtuosos accederán a la gloria de dios y los pecadores serán privados de ella.

Ramas del cristianismo

Las principales ramas del cristianismo son las siguientes:

  • Iglesia católica: es la más numerosa de todas las ramas del cristianismo. Está integrada por la Iglesia latina y las 23 iglesias orientales. Es la rama originaria de la Iglesia fundada por Cristo. Su autoridad es el Papa, considerado descendiente de San Pedro, el primer pontífice designado por Cristo para sucederlo. Su sede se encuentra en la Ciudad del Vaticano, Roma.
  • Iglesia católica apostólica ortodoxa: a partir de su separación de la Iglesia católica latina, el 16 de julio de 1054, esta se difundió por el territorio del Imperio romano de Oriente y es la religión predominante en los países de Europa del Este, Rusia y Grecia, entre otros. Actualmente está constituida por 15 iglesias denominadas autocéfalas, porque niegan otra autoridad más allá de la de sus propios patriarcas.
  • El protestantismo: se conoce con este nombre a diversas ramas de la iglesia reformada a partir del proceso iniciado por Martín Lutero, en 1517. Estas niegan la autoridad del Papa y consideran que Dios se manifiesta a través de su gracia y de su palabra, contenida en la Biblia.
Bibliografía:
  • Deiros, Pablo. Historia global del cristianismo. El Paso, Editorial Mundo Hispano, 2016.
  • González, Justo. Historia general del cristianismo. 2 Tomos. Miami, Unilit, 1994.
  • Johnson, Paul. Historia del cristianismo. Ediciones B, 2014.

 

Autor:

Para seguir aprendiendo: